Héctor Carrión (Valencia)

Me llamo Héctor Carrión y mi pasión por la música, sobre todo por el metal y el rock, viene desde mi cuna, o incluso antes. Mis padres utilizaban un cinturón con altavoces para ponernos música a mi hermano y a mí cuando aún estábamos en la barriga de mi madre. Siempre me han contado que, cuando me ponían música clásica, hacía alboroto y pateaba la barriga de mi madre. En cambio, cuando me ponían algo de rock o metal, me quedaba completamente tranquilo y calmado. Así pues, una vez nacido, la tradición siguió y me ponían metal y rock para dormir. 

He crecido escuchando Avantasia, Dire Straits, Led Zeppelin, Héroes del Silencio, Celtas Cortos, y un largo etcétera. No obstante, donde realmente empezó mi pasión consciente por el rock y el metal fue cuando un amigo que veía varias veces al año me enseñó Mago de Oz y me pasó todas sus canciones. Ya había escuchado antes este grupo, puesto que mi tío tenía como tono de llamada Fiesta Pagana, aun así, me enamoré de este grupazo que marcaría no solo mis preferencias musicales, sino también mi vida. Fue por esta temporada también, un par de años antes seguramente, cuando mi hermano se apuntó a música y empezó a tocar el piano. Aunque con un teclado de menos de 4 octavas en casa no daba para mucho, de vez en cuando me sentaba e intentaba aprender lo que mi hermano quería enseñarme. Cuando tuve la edad, sobre los 5 o 6 años, me apuntaron a preparatorio, y desde entonces nunca he dejado de tocar el piano. Esto, junto con mi afición a la lectura de libros de fantasía y a las películas de este género, hizo que desarrollara un curioso gusto musical en el que dominaban las bandas sonoras y el metal, pero que se mezclaba con obras maestras de la música clásica. Por ello, mi sorpresa y alegría al escuchar The Wizard Last Rhymes de Rhapsody of Fire, dónde fusionaban la Sinfonía del nuevo mundo de Dvorak con el metal fueron enormes. Empecé a indagar en este grupo, y, sobre todo, en este estilo, pues vi que tenía características de la música clásica juntadas con el metal. Gracias a esto y a la influencia anteriormente mencionada de Mago de Oz se abrió un gigante abanico de grupos sensacionales y que me han marcado en mayor o menor medida. Los que más he escuchado seguramente sean Ensiferum, Epica, Alestorm, Tierra Santa, Saurom Lamderth y, como no, Opera Magna. También tuve una época de escuchar bastante Thrash, Death y Black Metal. No obstante, no todo fue metal a partir de aquí.

Para fiestas de mi pueblo vino Obrint Pas, así que decidí ir a verlos por curiosidad. Tan bien me lo pasé en el concierto que a la semana me sabía prácticamente toda su discografía de memoria. Desde niño había escuchado Lluis Llach y Serrat por mi padre, así que me gustó bastante, por lo que tuve una temporada de Ska, música protesta y “nova cançó”.

Sin embargo, el grupo que más me ha marcado no ha sido ni Mago de Oz, ni Rhapsody of Fire, ni tampoco Obrint Pas. El grupo que más me ha marcado es Sapere Aude. Hace unos meses me enteré de que buscaban teclista, así que me ofrecí y me acogieron con los brazos abiertos. Al principio me sentía raro, eran todos más mayores que yo y además simplemente tenía que limitarme a tocar lo que el anterior teclista, que había hecho la carrera de composición, había compuesto junto a ellos. Sin embargo, al segundo o tercer ensayo todo esto se me olvido. El ambiente era más que inmejorable, ellos tocaban de maravilla, y yo disfrutaba tocando con ellos. Gracias a su ayuda y motivación me dio tiempo de aprenderme el repertorio en 2 semanas, y llegar a tiempo para tocarlo en concierto. Ahora mismo, ellos son una parte de mi vida, como una pequeña familia para mi. Y esto es, básicamente, mi biografía musical. He omitido algunos detalles para que no se hiciese demasiado pesada, como por ejemplo el tema de clásicos como Scorpions, Iron Maiden, Nirvana, Kiss o Metallica, que por supuesto que he escuchado. No obstante, al no marcarme tanto como los otros grupos no he visto realmente necesario dedicarles una mención tan especial. Ahora mismo soy una mezcla de ritmos de ska, junto con melodías y virtuosismo de la música clásica y el doble pedal, las guitarras y los increíbles gritos del metal. Ese soy yo, musicalmente hablando.

Entradas


MK Radio

Web Independiente de Apoyo al Rock & Metal