Entrevista a SAD EYES y su cerebro, Santi Gzlez

21/08/2015
Por Rubén Montejo


Poco después de encargarnos de la review del último trabajo de SAD EYES (ver aquí), tenemos el enorme gusto de charlar con su cerebro, Santi Gzlez. A continuación podéis leer la entrevista íntegra. ¡Esperemos la disfrutéis!

MK:Buenas, encantado de poder bombardearte un rato con algunas preguntas, Santi. Lo primero de todo, me gustaría que me comentases cuándo y por qué montaste este proyecto llamado Sad Eyes. ¿Cuales fueron los motivos para comenzar un one-man-project?.

 
Santi: Adelante entonces con el ataque de preguntas, aquí estoy para defenderme con respuestas. Sad Eyes surgió cuando todavía estaba metido de lleno en Rex Devs, en una época en la que dicha banda me ocupaba casi todo mi tiempo pero eso no quitaba que mis inquietudes necesitaran de algo más, algo en lo que yo fuera el único y principal responsable, algo en lo que todo lo que hiciera me sirviera para aprender en cada movimiento y en lo que el reto fuera algo fundamental. Fue por esto por lo que poco a poco me fui metiendo en algo así, hasta que un parón largo en la actividad de Rex Devs me permitió dedicarle al proyecto todo el tiempo que se que necesita, así este one-man-project fue consiguiendo toda mi atención, al principio debido sobre todo a lo que me llenaba, que era aprender a componer todo yo solo, mezclar, grabar y editar, y ahora que ya es mi única propuesta musical sigo con las mismas ganas que el primer día.

La trilogía conceptual de SAD EYES

MK: Como sabrás, yo mismo escribí la review de tu último trabajo, y pude notar mucha influencia de otros estilos de metal extremo aparte del death, como black y thrash. ¿Cuáles son tus influencias musicales? Aparte de metal extremo, ¿escuchas otros estilos?.

Santi: Está claro que el hecho de llevar escuchando metal toda mi vida, y tocando la guitarra gran parte de ella es lo que hace que poco a poco las influencias formen parte de tu personalidad como músico sin darte cuenta. Lógicamente, yo no empecé en esto de la música escuchado metal extremo. Al principio, de niño, escuchaba rock urbano, para después ir pasando por el heavy clásico, thrash, speed, para después adentrarme más de lleno en el metal extremo en todas sus vertientes. 
 
Una vez descubierto este estilo la verdad es que casi escucho esto en su totalidad, en absolutamente todos sus sub-estilos, aunque no siempre de manera global ya que según han ido pasando cosas en mi vida uno se decanta más por uno u otro estilo. O quizás sea porque lo escucho muy profundamente hasta que creo que le he sacado mucho jugo y luego cambio, no sé, pero vamos, soy melómano además de músico, eso sí. Ahora mismo, cuando me siento a escuchar música prácticamente nunca pongo algo que no sea metal extremo, pero eso no quita para que sepa disfrutar de otros estilos, y si en mi camino se cruza cualquier tipo de música, cualquiera, me gusta escucharla para ver que me puede ofrecer, aunque quizás la falta de tiempo me impide meterme en ella por iniciativa propia.


MK: ¿Cuales son tus expectativas con este proyecto? Se que no te planteas llevar a un escenario tu música, así que, ¿Cual es el futuro de Sad Eyes?

Santi: Cuando creé Sad Eyes mi única expectativa era disfrutar con ello, componer, tocar, editar y conocer gente, además de aprender y aprender. Y la verdad es que esto no ha cambiado. No me gusta crearme grandes expectativas que se que luego no se van a cumplir. Yo hago esto simple y llanamente por pasión y quiero que siga siendo así. El día que me sienta obligado a hacerlo ya no será una pasión, sino una obligación, y eso lo cambia todo. Todo lo que me venga será bienvenido, pero no voy a buscar nada fuera de mis posibilidades. Solamente quiero disfrutar y si es posible que el público disfrute conmigo, pues aún mejor. Que la escena conozca mi propuesta y poder seguir ofreciendo más trabajos.
 
MK: Coméntanos un poco el tema de la trilogía conceptual de tus álbumes. ¿En qué se diferencian y qué tienen en común?. ¿Cómo ha evolucionado tu música en cada una de las partes de la trilogía?

Santi: El concepto, así, muy resumido de la temática es, ni más ni menos, que la de un individuo cualquiera, que podría ser cualquiera de nosotros. Debido a la monotonía de la vida diaria, su asfixia y su agonía, ha caído en diversas debilidades mentales, fobias y adicciones que se van tratando en cada uno de los trabajos. Esto hace que cada uno de los CDs sea independiente del interior, tanto en temática como en sonoridad, pero a su vez formando parte de un todo que es una trilogía conceptual. Lo mismo ocurre con cada uno de los temas de cada CD, que son entidades propias, individuales, pero a su vez globalizadas en un CD que hace que todo se entienda mejor, y cobre un sentido que individualmente no posee más a corto plazo.
 
Lógicamente eso hace que cada uno de los trabajos tenga algo diferente entre ellos, sobre todo por el hecho de que toda la música está compuesta al servicio del concepto lírico, con lo cual según este concepto va cambiando a lo largo de los trabajos, la música debe ir cambiando. Si a esto unimos que los músicos van cambiando como personas, que en cada momento componemos de una forma y que la vida no nos acepta de la misma forma a la hora de crear, pues esto implica una diferencia musical lógica en cada una de las obras. Aun así, las obras, y mi manera de hacer las cosas, tienen siempre una coherencia acorde con mi manera de trabajar. Lo cual hace, yo creo, que tenga una similitud inherente, que consiste simplemente en que yo soy el creador, y como tal la obra tiene algo plasmado que hace que sean similares, la trilogía y todo lo que pase por mis manos.

 
MK:En este nuevo trabajo, "Ad Dicti On", en tus letras he observado que hablas del deseo irrefrenable, de la necesidad impetuosa. Pero también he captado cierta bipolaridad y cambios psicológicos bruscos. ¿Nos puedes contar algo más sobre el concepto lírico del álbum?

Santi: No andas en absoluto desencaminado teniendo en cuenta que la principal base lirica del CD es el brutal desorden mental que sufre un individuo cualquiera, el cual, debido a las diversas vicisitudes de la vida, de su monotonía y angustia, ha caído en la desdicha de las adiciones, con todo lo que te puedes imaginar que ello conlleva. Esta persona es incapaz de controlar sus emociones, sus impulsos, su vida social y por lo tanto tampoco su vida individual, en definitiva, está en el más absoluto de los desquicios emocionales e intelectuales, con lo cual, lógicamente, la bipolaridad está totalmente presente en su desdicha. Su incapacidad para relacionarse, comprenderse, superarse, todo esto causado por un intento de superar las fobias que formaban parte de su vida en el anterior capítulo de esta desquiciante vida, la cual se intentó plasmar en "9h0b1a", mi segundo trabajo.
 
MK: Cuéntanos cómo es trabajar con tantísimos músicos distintos. ¿Qué tal es la experiencia? ¿Se hacían las grabaciones presencialmente o a través de la red?

Santi: La verdad es que ha sido fácil y una maravilla, aunque muy prolongado a lo largo del tiempo debido a que no solo se trata de que estos músicos colaboren conmigo, sino que en muchas ocasiones también ellos mismos compongan y creen sus partes, con lo cual esto no se puede forzar, hay que dejarlo crecer para que una vez este todo listo entonces empezar a trabajar en el estudio. 

Aun así, teniendo en cuenta que han sido 16 colaboradores y de diferentes instrumentos, pues la forma de trabajar ha sido diferente en cada uno de los casos. Algunos han venido a mi estudio, otros han grabado en el suyo, otros han grabado en algún estudio de su ciudad. No es lo mismo el tipo de trabajo y colaboración de un guitarrista que va a hacer un solo de guitarra que el trabajo de Dani que grabó todas las líneas de bajo, o de Kike que hizo lo propio con las voces. No existe una forma general de trabajar, ni de grabar.


MK: En el hipotético caso de que Sad Eyes hicieran una gira, ¿cuáles son los músicos que te gustaría que te acompañasen? ¿Algún vocalista o guitarrista por el que tengas predilección? ¿A qué banda internacional te gustaría telonear?

Santi: Hipotético y muy hipotético (risas), pero bueno, soñar es gratis, con lo cual vamos a ello. A mí me gustaría que los músicos con los que pudiera contar fueran los músicos con los que he grabado, así que esto es aún más sueño, porque serían más de 30 músicos para poder tocar en el escenario los temas de los tres CDs. Sin predilecciones de ningún tipo, todos y cada uno de ellos. Lógicamente sé que esto es totalmente imposible, así que ni se me pasa por la cabeza, pero sí que sería uno de los mayores shows que podría imaginarme, aunque el nivel de trabajo que llevaría esto sería insufrible (risas).

En cuanto a la banda internacional… uf, ahora mismo no sabría ni que decirte (risas), son tantas y tantas bandas las que tienen un nivel brutal que no puedo elegir solo una, pero bueno, ya puestos a pedir cosas imposibles voy a pedir una más imposible aún. Voy a nombrar a una banda que no existe ya: Edge Of Sanity. ¡Qué bonito es soñar!

MK:¿Qué opinión tienes sobre la industrial musical actual? Sad Eyes no dan conciertos, por lo que tus ingresos por este trabajo son exclusivamente de la venta de tus CDs. ¿Qué opinas sobre las descargas digitales ilegales? ¿Crees que el modelo de negocio está cambiando? Cuéntanos tus impresiones.

Santi: Difícil responder a esta pregunta… yo no vivo de esto de la música, para mi es sólamente hobbie, con lo cual lo que es la industria propiamente dicha para mí no existe, aún más teniendo en cuenta, como dices, que mis ingresos vienen solamente de la venta, con lo cual, aún menor concepto de industria, pero bueno. Actualmente las ventas son mínimas para todas las bandas y solistas, imagínate para un proyecto como el mío. Esta claro que internet ha dado la posibilidad de conocer bandas nuevas, de escucharlas antes de comprarlas, pero a su vez de descargarte música sin pagar. ¡Qué voy a decir! Cuando yo era un chaval también hacia tape trading, que no está muy alejado de lo que me preguntas sobre las descargas ilegales. Cada uno sabe lo que tiene que hacer. Es más duro cuando un músico, que sabe el esfuerzo y dinero que lleva esto, se descarga un grupo, le gusta y luego no lo compra, eso sí que es duro. Pedir un apoyo que uno mismo no da, pero como digo, cada uno es libre.

En cuanto al modelo de negocio, no es que esté cambiando, es que ya ha cambiado… Ahora hay grandes promotoras, festivales, giras y tienes que estar tocando continuamente para poder subsistir como banda, siempre con apoyo externo, sin concesiones, pagando por ello para poder recuperar. Ya no sirve con tener los trabajos editados. Ahora eso es imprescindible para poder hacer giras, muchas veces pagando, para darte a conocer y ver si en adelante puedes hacerlas sin pagar… en definitiva, esto es un chorreo de dinero que no te puedes hacer a la idea, pero o entras en ello o sigues en el más absoluto de los anonimatos, es lo que hay, de nuevo, es cuestión de elegir, cada uno sabe lo que puede y debe.

MK:En mi opinión, tu trabajo, pese a ser metal extremo, me parece tremendamente artístico, con mucho romanticismo (en el uso correcto de la palabra) oscuro. ¿Qué opinas del concepto violento y sanguinario en el metal extremo? ¿Se puede hacer metal extremo sin letras violentas sobre guerras, satanismo, blasfemia, mutilaciones, asesinatos y vísceras?

Santi: Muchísimas gracias por tus palabras, me halagan, la verdad. Creo que ya está más que demostrado, desde hace unos cuantos años, que no hace falta ser el más "malote" para hacer metal extremo de calidad. Esta es música y actitud, técnica y pasión, y a todo esto le tienes que añadir algo que decir, ya sea gore o romanticismo, pero algo. Creo que la música, como tal muestra de expresión artística puede servir para expresar cientos de cosas. En el pasado, cuando todo esto del metal extremo empezó a rular, como todo era sangre, pues parece que era lo único que pedía este tipo de música, sangre.
 
Pero en cuanto bandas y proyectos empezaron a hacer cosas más que interesantes sin necesidad de esa agresividad en la imaginería, unos cuantos empezamos a subirnos al carro. Creo que la vida es ya suficientemente dura como para que el hecho de hablar de ella ya sea brutalmente extrema. Es más, creo que se podría incluso hablar de amor con música death metal, todo es cuestión de la manera de expresarlo. De momento no me veo haciéndolo, pero creo que se podría. Todo es crear con buen gusto y calidad.

MK: Pues aquí te dejo un espacio para contarme lo que más te apetezca, ¿algo más que contarnos?​
 
Santi: Poco más, solo darte las gracias por todo tu apoyo, por tu tiempo y por tus palabras hacia mi trabajo. Gracias también a todos tus lectores por haber llegado leyendo hasta aquí. Espero que disfruten de mi trabajo, se adentren en el universo Sad Eyes y piensen lo que un individuo en esas circunstancias pasaría, sufriría, viviría, y cuál sería la música que sonaría.

Enlaces de interés
 


Web Independiente de Apoyo al Rock & Metal