Crítica del videoclip "Mientras se ponga el sol" + entrevistas al director y a NONNO

13/01/2016
Por Fran Vegas

Mientras se ponga el sol”, dirigido por Zoe Berriatúa, plasma la cruda situación de un sintecho (Pedro Beitia) consumido sin resistencia por la amargura y el recuerdo de un tiempo mejor, el cual viene catalizado por un colgante de cristal rojo que conserva como único tesoro. Esta situación se prolonga hasta que este objeto le es robado, tras lo cual decide encarar la situación y disponerse a recuperarlo.

 

 

 

Guión y dirección


La acción se divide en 3 partes. La primera, nos pone en situación haciendo bailar planos generales con otros detalle, todos ellos estáticos e intercalando un flashback entre los mismos en un exterior/día/periferia urbana. La segunda parte comienza cuando el colgante le es robado, donde empiezan a verse algunos travelling que acompañan a la persecución y algunos letargos de cámara para recrear situaciones de liberación como cuando se produce el cambio estético del protagonista o el intercalo de varios planos iguales para pretender cierta tensión en la escena, todo ello entre la periferia mencionada anteriormente y un centro urbano. La tercera parte se desarrolla en exteriores e interiores, con un transcurso de la noche al día y jugando entre el interior de un club y una limusina, así como de nuevo algunos flashback.

Tres partes bien diferenciadas pero con un dinamismo propio en cada una que hace sostener en cierta medida la tensión del espectador con un desenlace “más o menos” claro.

Producción y dirección de fotografía:

Rodado en Madrid, cuenta con un reparto bastante medido en cuanto a la figuración del local, pero no tanto en los exteriores, lo cual intuimos por las franjas negras de anonimato en el rostro de los demás transeúntes.

 
La dirección de fotografía, a cargo de Iván Román, se centra en conseguir la continuidad lógica de la escena en la mayor parte del clip, cuidando en buena medida los contrastes entre los diferentes escenarios y consiguiendo escenas de interiores nocturnos muy cuidadas, con la dificultad añadida de jugar con algunas luces de color en estas mismas. No obstante, y de cara a la posproducción, queda en algunas ocasiones algo manchado el trabajo durante el rodaje por algunos efectos que pueden llegar a resultar algo agresivos (reflejo del sol en cámara) o a generar cierta controversia en cuanto a la ubicación de la fuente lumínica.

Dirección artística:

Vestuario y sobre todo atrezzo muy cuidado y armónico, sobre todo en la primera parte del videoclip. La colorimetría en espacios abiertos coincide con la ópera prima del director “Los héroes del mal”: desaturación que devora tonos de viveza media, por lo que el resultado queda en una escala de grises con sólidos puntos de colores primarios como tonos de contraste.

Además, se usa una pequeña dominante roja en la imagen, que no proviene tanto de la luz como del material empleado en pantalla, aunque viene siendo reforzada por el mismo efecto de posproducción como demuestran los verdes también agrisados,


los amarillos algo anaranjados y los grises violáceos.

En algunas escenas esta dominante roja se intercalada con otra amarilla, se vuelve más agresiva, siendo propia de los efectos de flashback que se usan por ejemplo en la primera parte del vídeo. En este caso, se generan principalmente con posproducción:

 
En otras, como las de la tercera parte del vídeo rodadas en el local, provienen directamente de luces utilizadas en la propia escena, que obviamente ayudan a situar al espectador en el escenario, y aportan dramatismo al metraje derivado de las acciones que (se intuye) se desempeña en él: seducción, alcohol y negocios turbios. Además, aporta también más dramatismo al enfrentamiento del protagonista con uno de los clientes del lugar.


Cabe mencionar que, si bien es propia esta luz de este tipo de lugares y por tanto no tendría por qué tener un sentido exclusivamente intencional para con la banda, debemos percatarnos de un detalle: la bebida. Y es que, en la última imagen, vemos que la chica parece estar bebiendo algo parecido a vino, al igual que las otras bebidas dispuestas en la barra.


Algo que, en esta ocasión, si puede alejarse bastante del tipo de bebida que se consumiría en tal lugar.

Llegados a este punto, cabría preguntarnos a quién debemos acuñar la intencionalidad de dicha disposición de tonos en la escena. En primer lugar, y como ya hemos visto, parece inherente al estilo del director el emplear este tipo de colorimetría o al menos, su familiarización con la misma. No obstante, y ya que bajo esta función Zoe Berriatúa sólo ha realizado otra pieza, tal vez debamos acuñar dicho uso a esta familiaridad o incluso simultaneidad entre ambos metrajes (videoclip y película), ya que el primero vio la luz en noviembre de 2015 y el segundo solo un mes antes.

Por otro lado, y bajo el prestigioso paraguas del dramatismo en pantalla y su conceptualización en el imaginario colectivo, tal vez sea esta última cuestión el hilo conductor entre las piezas. Un videoclip sobre un hombre enfrentado a la nada que toma venganza contra el semejante y una película sobre tres adolescentes en la misma situación tal vez deban compartir el mismo escenario tonal. Además, esta colorimetría ha sido empleada por otros en metrajes con situaciones de una crudeza parecida, como el video en “The worst is yet to come” de los estadounidenses Still Remains.


Finalmente, y teniendo en cuenta la identidad corporativa de Nonno, no es de extrañar que el planteamiento base venga, una vez más, del propio cliente. El logo de Nonno, así como todo el material que exhibe en web y otros medios, se caracteriza por un blanco sobre negro con un punto de rojo. Además, en el videoclip de su canción “Quién dijo miedo” usan una colorimetría muy parecida, salvando las diferencias del uso de croma.


Y no es que la banda sea descuidada en cuanto a las peculiaridades de los lanzamientos. 

Con motivo de su disco “El que ríe el último”, donde se incluye el tema de este clip, muchos de los grafismos de su web han comenzado a teñirse de un amarillo cadmio bastante suave, en armonía con la portada del disco y con el resto de puntos rojos de su identidad corporativa. Incluso, material promocional audiovisual aparentemente creado por la propia banda, consta de dominantes amarillas, como es el caso del Teaser falso documental Making-of "El que Ríe el Último".

 
Ante tal disyuntiva, hemos podido preguntar directamente a las dos partes de la ecuación: banda y director, por lo que os ofrecemos esta pequeña entrevista que os prometemos arrojará bastante luz sobre todas estas cuestiones planteadas.

Entrevista a Zoe Berriatúa

MK: ¿Cómo surge la idea sobre la que gira el videoclip? Quiero decir, ¿viene por alguna inspiración en concreto respecto al orden narrativo  (esta especie de bucle metafórico) o directamente va surgiendo por algún dato o datos de la letra de la canción?

ZB: Es una mezcla entre lo que la canción sugiere y un crossover de ideas y personajes de mis películas. El guarda jurado que yo mismo interpreto es parte de “Los héroes del mal” y el mendigo es un ensayo de tono estético para el personaje que interpretará Karra Elejalde en mi siguiente película “En las estrellas”.

MK: Hemos podido ver que hace poco hacías tu debut como director con la película “Los héroes del mal”, casi solapando el lanzamiento con el de “Mientras se ponga el sol”. ¿Qué beneficios o, por el contrario, dificultades (independientemente de las ligadas a tiempo y recursos, obviamente) encuentras sobre escenificar una canción con respecto a un guión cinematográfico?

ZB: Un videoclip es siempre un enorme respiro de libertad, narrativamente hablando. Yo suelo dirigir cine en función a música ya compuesta, a diferencia de la tendencia general, por lo que disfruto mucho de ilustrar música en un videoclip.

MK: ¿Hasta qué punto puede costar a un recién estrenado director de cine ceñirse a siete minutos aproximadamente para contar una historia?

ZB: Después de 15 años rodando cortos…

MK: A lo largo del artículo, se ha encontrado una cierta coincidencia respecto a la colorimetría entre el videoclip y tu película: una cierta dominante roja, grises que tienden a apoderarse de tonos de viveza media y un pequeño auge en la intensidad de los primarios derivado de lo anterior. Varias hipótesis han llenado la baraja al respecto: una mera cuestión de estilo, haber podido compartir recursos de “Los héroes del mal” o una cuestión interpretativa: tal vez situaciones crudas contemplen como acertado ese tratamiento de la imagen. ¿Podrías arrojar un poco de luz al respecto?

ZB: Sorprendente que os hayáis dado cuenta. Si, comparte con “Los héroes del mal” los decorados grises, urbanos, la falta de luz del sol directa en casi todo el video, (Odio la luz directa del sol. La uso muy poco, en contadas ocasiones, si tiene sentido dramático y la evito si puedo.) y la suciedad en las cosas. También hay personajes en contra de la sociedad para dominarla. Criminales. Eso estaba en la anterior película y estará también en la siguiente. El cine de denuncia social es, por naturaleza, molesto, duro, aspero, no tiene final feliz… pese a lo que impera en España: un “buenismo” complaciente para una sociedad meona y encantada de conocerse. En mi caso, yo retrato antihéroes, los hijos de puta de la sociedad y cómo nos convertimos en ellos sin darnos cuenta.  Buscando “inocentemente” la libertad contra la sociedad opresora… nos convertimos en  algo peor que ella. Al final la sociedad somos nosotros, de ahí que en el video el hombre rico que roba al mendigo es él mismo en su futuro. Pero ninguno de los dos es malvado, son más bien víctimas de sus propias elecciones y actos morales erróneos. Esa es otra constante de mis trabajos, me encanta entender a los malos. Los malos somos nosotros. Somos los hijos de puta que odiamos y que creemos que no somos.

MK: Este tratamiento, por otro lado, armoniza de forma perfecta con el resto de material visual del grupo: logo, maquetación web, cartelería e imagen corporativa en general. ¿Cómo ha podido influir todo ello en la puesta en escena de la canción?

ZB: Algo ha influído al arte previo, si… tratamos de seguir esa línea aunque otro tema del mismo disco hubiera tenido un video de animación mucho más ligado a esa estética.

MK: ¿Cómo ha sido el flujo de trabajo con la banda de cara a la dirección? ¿Has podido disfrutar de total autonomía durante el rodaje y algo menos respecto al montaje (como suele ser usual) o se ha dado otro tipo de dinámica?

ZB: Ha sido fantástico trabajar con el grupo, Tanto Dani como los demás me han dado una libertad absoluta pero además se implicaron en la producción. Dani vivió una semana con nosotros como alguien más de producción. Estuvo EN TODO. Impresionante.

MK: Respecto a la planificación en escena, sería interesante conocer qué herramientas se han podido utilizar en los tiempos de pre-producción para canalizar la idea de cara a la banda: storyboards, concepts de personajes, bocetos sobre atrezzo y otros útiles…

ZB: Nada. Todo está en mi mente. Esa es la razón de que mi equipo de rodaje me tema. Siempre tengo sorpresas que “se me ha olvidado comentar”. Tengo que arreglar esto…

MK: ¿Y para facilitar la realización? Hay momentos donde la interacción de planos armoniza sin tapujos con los golpes de la canción ¿se han utilizado storyboards técnicos para pre-visualizar la sincronización de la música con la imagen  u otro tipo de recursos gráficos?

ZB: Como te decía, escuché la canción unas mil veces. Es más fácil así.

MK: ¿Cuál ha sido la parte más difícil de rodar? ¿Entraba dentro de tus expectativas o pensabas que podría haber sido otra?

ZB: La casa de los mendigos. Fue una localización real. Previo pago estaban de acuerdo en dejarnos grabar sus cosas. Luego llegó otro que intentó matarnos con un cuchillo de 20 cm.

MK: Por último, ¿hasta qué punto ha podido influir sobre un trabajo como un videoclip el aprendizaje que hayas podido adquirir de trabajar con alguien como Alex de la Iglesia? ¿Hay disparidad respecto a cómo habrías realizado este tipo de pieza antes de “Los héroes del mal” o el refuerzo de lo aprendido no se cuela hasta producciones más escuetas como las de la pequeñísima pantalla?

ZB: Como dice mi director de producción, José Luis Jiménez, “no hay rodajes fáciles”. En todos se aprende, y mucho. Alex me ha aportado mucho pero sobretodo, confianza mediática. Es decir, si él dice que yo valgo para algo, el mundo le escucha. Me ha costado muchos años que alguien con poder crea en mí. Yo no lograba levantar mis cosas. Alex de la Iglesia tendrá mi admiración, respeto y agradecimiento de por vida.
 
Entrevista a Nonno

MK: ¿Por qué trabajar con Zoe Berriatúa? ¿Surge por alguna cuestión de estilo de cara al videoclip?

N: Ya hemos trabajado anteriormente con Zoe haciendo ‘Quién Dijo Miedo’, un trabajo de animación que le implicó mucha postproducción. Estábamos seguros de que la ficción iba a ser maravillosa, es su medio natural. Después de ver ‘Los Héroes del Mal’ no nos quedó ninguna duda.

MK: He podido ver por otros vídeos vuestros como el de “Quién dijo miedo” que la colorimetría de dominancia de rojos se repite a juego con vuestro logo y, en definitiva, con casi toda vuestra identidad corporativa. Por otro lado, la película de  Zoe, “Los héroes del mal”, comparte prácticamente la misma paleta de colores. ¿Hasta qué punto “Mientras se ponga el sol” tiene el sello de Zoe y hasta qué punto el de Nonno?

N: Como te hemos comentado antes es fruto de la coincidencia entre la cabeza de Zoe y nuestros gustos…no ha sido algo forzado, salió así.

MK:¿Cómo ha sido el proceso de trabajo? Quiero decir, ¿vais recibiendo información de cada parte del proceso del videoclip mientras se va haciendo o participasteis todos en cada una de forma directa?

N: Hemos participado de forma directa pero desde la distancia, como meros colaboradores. Creo que ha sido maravilloso haber dejado trabajar tranquilo a Zoe,  Pedro Beitia nos tenía alucinados con cómo daba vida al personaje en todas las secuencias y además hemos aprendido muchas cosas en el rodaje.

MK: ¿Qué parte de todo el proceso de producción os ha presentado más dificultades? ¿la pre-producción (planteamientos, planificaciones, conceptualizaciones), la producción (el propio rodaje) o la posproducción (decidir las escenas, los efectos, montar, cortar, reducir…)?

N: El primer día de localización Daniel y Zoe tuvieron que vérselas con un mendigo que llevaba un machete…al día siguiente rodando una persecución en la Gran Vía, dos policías casi arrestan a Pedro salvo esos dos incidentes, el resto ha ido relativamente normal.

MK: Muchos grupos cuando utilizan a un actor en pantalla, suelen entrelazar bastantes planos del mismo con otros de la banda. Sin embargo, vuestra aparición en escena es notablemente menor que la del protagonista ¿Por qué dedicar tan poco tiempo en escena la banda? 

N: No hemos puesto ninguna pega en ese sentido, al final esto es una pieza artística y si algo no pega con el todo no hay que forzar. Ya saldremos en otro…o no…lo que pida.

MK: Y finalmente, ¿cuál es vuestra parte favorita del videoclip?

N: La catarsis final tiene mucha fuerza.

Web Independiente de Apoyo al Rock & Metal