La figura del Cid en la música: TIERRA SANTA

23/03/2016
Por Nacho Medel
 
 
Seguro que todos habéis oído hablar de Rodrigo Díaz de Vivar, el Cid; y si no lo habéis hecho, ya podéis echarle un vistazo al «Cantar del Mío Cid», donde se relata su historia. Por un lado tenemos la figura literaria del Cid (por cierto, significa señor en árabe), legendaria con el paso de los años… pero que choca con la visión histórica que se tiene de él, sacando a la luz la imagen de un guerrero que luchó en su propio beneficio, abrazando ambos lados de la frontera durante la Reconquista.
 
Durante su juventud, Rodrigo se hizo amigo del infante Sancho, hijo del rey Fernando I. Rodrigo empezó a destacar en el arte de la guerra, ganando fama, lo que le valió conseguir un alto puesto en la corte de Sancho que, tras la muerte de su padre, en 1065, hereda el reino de Castilla, mientras su hermano Alfonso se hace con el reino de León. Pero en 1072 Sancho muere a manos de Bellido Dolfos durante el asedio de Zamora.

A partir de este episodio se articula la jura de Santa Gadea, que no posee una base histórica, en la que Alfonso VI juró que no tuvo nada que ver en la muerte de su hermano.

Con esta premisa de traición, el Cantar del Mío Cid narra el destierro del Cid y sus aventuras en tierras catalanas y valencianas, destacando la conquista de la ciudad de Valencia, donde morirá. Todo el cantar ensalza la figura de Rodrigo, mientras deja a Alfonso VI como un mal rey. De ahí una de las más famosas frases que nos han quedado del cantar: «Dios, que buen vasallo, si oviesse buen señor».

Pero las investigaciones históricas nos hablan de un caballero que siempre luchó por su propio beneficio, y no como una forma de hacer ver a su señor (el rey) su valía. Es más, los destierros que sufrió son consecuencia de haber desobedecido las órdenes del monarca.

Así pues, os recomiendo que leáis por un lado el cantar y, para comprender la figura histórica del Cid, la obra «El Cid histórico», de Gonzalo Martínez Díez.
 
 
La figura del Cid aparece en la canción «Legendario» del grupo riojano TIERRA SANTA, corte número seis de su segundo disco «Legendario». El grupo, lógicamente, se queda con la parte literaria, la épica…haciéndole defensor y estandarte de la Reconquista iniciada por los reinos cristianos en contra de los musulmanes, tal y como aparece en los primeros párrafos de la canción.
 
Sangre y sudor
Cabalga por castilla su libertador
Para expulsar infieles y pedir a Dios
Que acabe de una vez con su estandarte
Le llaman El Cid
Y lucha por reconquistar
Para su rey
La tierra que hoy está en manos del invasor
Que lleva media luna en su estandarte

La canción se cierra, en un ritmo más tranquilo que el inicial, con una imagen que seguro se os ha quedado grabada si habéis vistola película de 1961 «El Cid», protagonizada por Charlton Heston y Sofía Loren: tras la muerte de Rodrigo, y para engañar a los musulmanes, se coloca el cuerpo inerte en un caballo para que comande las tropas cristianas, consiguiendo el efecto deseado: hacer ver a sus enemigos que el Cid es inmortal y que, a pesar de acertarle en pleno corazón con una flecha, nada ni nadie puede con él.
 
Después de muerto
Una guerra ganó
Con una flecha
Clavada en el corazón
Oooh!
 
Para finalizar. el vídeo de la canción con imágenes de la película de Anthony Mann. ¡Disfrutadlo!
 


Web Independiente de Apoyo al Rock & Metal