REPORTAJE: El Folk Rock y el Folk Metal, a la conquista de Madrid

12/01/2017
 
BREVE NOTA INICIAL: Este reportaje es uno de los trabajos que he tenido que realizar, junto con mi compañera Tania para el máster. Es por este motivo que encontraréis quizás demasiadas aclaraciones ya que va dirigido a un público generalista. Sin embargo, por el interés que puede causar he decidido publicarlo en Metal Korner. De paso gracias a todos los que nos dedicaron un poco de su tiempo sin saber que este reportaje sería finalmente publicado.
 
Dentro de la música existen diversos estilos. Uno de ellos es la música Folk, es decir, la música folclórica moderna. Esta manifestación musical tiene sus vertientes en muchos géneros como por ejemplo el Rock y el Metal. Folk Rock y Folk Metal son dos subgéneros que tienen cabida en la capital madrileña pero… ¿Cuándo surgieron? ¿Tienen futuro? 
 
La noche es oscura, pesada y la niebla oculta el cielo. El clima es el típico de las últimas semanas en Madrid: llueve casi a diario y hace frío. A pesar de estas circunstancias es sábado y la gente disfruta en la calle. Pero en un local de música en directo y apartado de la multitud se encuentran nuestros protagonistas. Son hermanos y acumulan varios años sobre sus espaldas: el Folk Rock y el Folk Metal. Ambos se presentan, nos ofrecen una copa y prometen contarnos su historia.
 
Características
 
El más anciano y americano, el Folk Rock, inhala el humo de su cigarrillo y sonríe. A pesar de compartir la etiqueta de ‘Folk’ poco tiene que ver con su compañero. El Folk Rock es un estilo musical que se caracteriza por su parte sonora como lírica. Su parte musical cuenta con voces armónicas, sonidos con poca distorsión y el empleo de instrumentos o ritmos propios del folclore popular. Por otra parte, “mis letras suelen reivindicar la cultura autóctona o incluso una lejana”: explica. Se suelen narrar, contar y exaltar las costumbres populares.
 
De fondo se escucha una melodía irlandesa pero el sonido de la lluvia al impactar contra los cristales sigue constante, persistente, impasible. El Folk Metal, con larga melena y aires nórdicos, aguarda a que termine su antecesor. Impaciente tamborilea con los dedos sobre la mesa un ritmo de los suyos. “Bueno, yo bebo mucho de mi hermano. Yo también tengo una serie de elementos musicales, líricos y además estéticos que me hacen ser lo que soy”.  De este modo, el Folk Metal combina el Metal (con ciertas características del Heavy) con influencias de la música folclórica del lugar de origen del grupo. “Mis letras también hablan de las leyendas locales, de las costumbres o las tradiciones. Pero con una música mucho más alegre, rápida o épica”. 
 
El Folk Metal hace además uso de una estética propia que propicia que en la mayoría de ocasiones los miembros de los grupos se vistan con ropas o complementos de su cultura. “Puedes encontrarte fineses disfrazados de vikingos, escoceses de celtas o hasta asiáticos con sus trajes típicos” matiza el Folk Metal. Aparte, una de sus características irreverentes es el empleo de la lengua materna de las bandas en sus letras.
 
Orígenes: Del mundo a Madrid
 
The Kingston Trio
Los hermanos intercontinentales se acomodan una y otra vez en sus taburetes. Vuelven a beber y un brillo nostálgico y algo ausente se apodera de sus pupilas. Uno es americano y el otro finés. A simple vista son distintos: el Folk Rock tiene un notable acento estadounidense y su cabello es oscuro y corto. Mientras el Folk Metal es completamente rubio y sus rasgos del Norte marcan su rostro. Es curioso que solo compartan el nombre.
 
“Para entender mi nacimiento hay que hacer un pequeño ejercicio de retrospectiva”, afirma el Folk Rock. El Rock and Roll surgió en los años 40’s y 50’s en la zona sur de Estados Unidos. Poco a poco sus sonidos iniciales fueron evolucionando hasta que a mediados de los 60’s nació el Folk Rock con grupos como Kingston Trío o New Lost City Ramblers. No obstante, “tendría como grandes exponentes a Bob Dylan y The Byrds” matiza el Folk Rock. A Europa no llegaría hasta los 70’s en Reino Unido, cuyo máximo exponente sería Jethro Tull.
 
El finés escucha a su hermano y asiente: “El Folk Metal vendría más tarde. Nací en torno a 1980 cuando los ingleses Skyclad publicaron su disco The Wayward Sons Of Mother Earth”. Pero no sería hasta los 90’s y 2000 cuando se consolidaría como género gracias a el boom nórdico con grupos como Falkenbach, Finntroll, Moonsorrow y Svartsot entre otros. “Es importante recalcar que al igual que mi hermano me diversifico en varios subgéneros: el Viking Metal, el Celtic Metal, el Oriental Folk Metal, etc”. Etiquetas que hacen referencia al tipo de folk: vikingo, celta, oriental, etc.
 
También en España y en Madrid desembarcaría el Folk. Ñu se creó en 1974 en Madrid bebiendo de las influencias de Jethro Tull. Como banda de Folk Rock se centró en transmitir lo campechano, lo real, es decir, las experiencias del pueblo llano. Por su parte, en 1988 surgiría el otro gran palo: el Folk Metal. Mägo de Oz también tuvo como escenario de nacimiento Madrid pero enfocaría más su música por el tema de la tradición empleando melodías célticas y sus letras en la tradición. Por otra parte, en Cádiz se consolidó la tercera variante: el Folk Metal de Saurom que se autodenominan ‘juglares’ y buscan transmitir historias.
 
El Folk en Madrid
 
“Hoy en día, esa doble ramificación del Folk sigue presente en Madrid” confiesan el Folk Rock y Folk Metal. “Tenemos una escena (sector) muy rica, compuesta por muchas bandas” explica el Folk Metal. La lista es la siguiente: Pimeä Metsä (Viking Metal), Ocelon (Folk Metal), Septem Custodes (Folk Rock), Cuélebre (Folk), Heid (Pagan Metal), Survael (Epic Metal), Sechem (Oriental Folk Metal), Andanzza (Folk), Dracunus (Viking Metal), Ars Amandi (Folk Rock) y tres nuevos grupos: Ulfsark (Viking Metal), Endoval (Folk Metal) y Ekyrian (Folk Metal).
 
Ñu, considerado por muchos como el primer grupo de Folk Rock
“Muchos se preguntan por qué eligen este subgénero”, señala el Folk Rock. “Estas bandas se mueven por pasión y buscan un estilo de música totalmente diferente que solo se consigue con el Folk”, subraya el Folk Metal. Miguel Morón de Pimeä Metsä afirma que “el metal ofrece algo nuevo y diferente, mediante la mezcla del Folk y del Metal con elementos épicos y sinfónicos”. Añade que consiguen millones de posibilidades, melodías y armonías: “Algo que resulta ser muy divertido de componer y de tocar”. Para Dani Iturriaga, miembro de Ocelon, el Rock es el principal motivo para tocar. “Se disfrutan más de las líneas melódicas definidas y armónicas, del sonido en acústico, la madera y los sonidos raros de instrumentos diferentes”. Según él, este estilo da mucho con lo que jugar.
 
Cada banda busca unos determinados objetivos y pretende alcanzar a todos los públicos a través de temáticas muy diferentes, desde reivindicaciones culturales, hasta reivindicaciones de nuestras propias raíces. Para Yhandros Huergo de Cuélebre: “Nuestra música utiliza antiguos textos de la península, de tal forma que en casi todas nuestras canciones intentamos dar a conocer al público las culturas pre romanas”. Por otro lado, Ocelon busca algo muy diferente: “Buscamos conseguir un relato que asiente el respeto por la naturaleza y apele a lo que la sociedad occidental está perdiendo poco a poco.”
 
¿Podemos hablar de una escena madrileña como tal? “Obvio que sí”, comenta el Folk Metal. Miguel Morón le apoya: “Sí existe una escena, y es de las pocas que está creciendo dentro del metal madrileño. La situación no es idílica pero hay nuevos grupos, algunos de ellos muy buenos, y el público muestra interés”. Por el contrario, Dani Iscariote, vocalista de la banda Septem Custodes, no puede hablar de una escena como tal: “Hablar de una escena madrileña sería mentir. Para poder decir que tenemos una escena musical, hace falta algo más que grupos. Tiene que haber una interrelación entre los grupos que no se base únicamente en intereses.”
 
¿Se puede vivir del Folk?
 
Mägo de Oz, considerado por muchos el primer grupo de Folk Metal
“Resulta muy difícil conseguir la rentabilidad y llegar a vivir de este estilo musical”, confiesa el Folk Rock. Pero, ¿por qué? ¿Qué tipo de apoyo reciben estos grupos? Huergo afirma que reciben siempre apoyo por parte del público, sin embargo, no reciben demasiado apoyo de discográficas, promotoras y salas. Se han acostumbrado a montar casi todo por ellos mismos. Al igual que Ocelon: “Las promotoras son bastante malas y nos vemos obligados a gestionarlo todo por nosotros mismos” Por otro lado, Morón coincide en que el gran problema está en los grandes medios, promotores y salas que no les apoyan. Además cree que “intentan lucrarse con la aparición de nuevos grupos”.
 
“Afortunadamente, existen cada vez más medios y promotores underground que apoyan la escena ofreciendo espacios gratuitos en sus programas, webs y revistas”, señala Morón.
 
Los promotores, que se encargan de todos los temas relacionados con la industria musical, desde la promoción de una banda hasta la producción musical o la organización de eventos, tienen una visión muy diferente de la escena madrileña del Folk Rock y Folk Metal. Pero, ¿cuál es el gran problema de las promotoras?
 
Según Tomás Quilez, director de la promotora On Fire Rock Promo, el gran problema es el siguiente: “Hay pocas salas y encima son caras. La responsabilidad de atraer al público recae exclusivamente sobre los hombros del promotor. El problema es que el público se encuentra apoltronado en el sofá y la cultura musical es nula en nuestro sistema educativo”. Elías Ferreres, director de la promotora Chroma Nation reafirma nuevamente los aspectos negativos de las salas, “Las salas son caras a la hora de producir un evento y las prestaciones podrían ser mejorables”. Mientras para la promotora Kivents, que lleva cuatro años funcionando, el problema reside en el público: “El público del metal es extremadamente conservador, puede ver 100 veces a una misma banda, y no darle una sola oportunidad a nuevas promesas”. 
 
¿Quién sabe qué le deparará al Folk Rock y al Folk Metal madrileño en un futuro? Lo único que sabemos a ciencia cierta es que existen multitud de bandas que luchan cada día para sacar este estilo adelante, que transmiten y comparten con su público la pasión del género. Un estilo musical que a pesar de sus ventajas y toda una lista de problemas, sin duda continúa siendo cercano y atemporal. El Folk Rock y el Folk Metal están vivos y una vez más abandonan el local pero sabiendo que mañana volverán.
 

Web Independiente de Apoyo al Rock & Metal