RESURRECTION FEST (o de cómo los sueños se hacen realidad a veces)

31/05/2017
Por Ritchie Moreno
 
 

Sí, amigos. A veces, los sueños se hacen realidad. Puede sonar a topicazo, pero si no, que se lo digan a los dos Ivanes, Pérez y Méndez, que se metieron en este fregado, allá por el año 2006, con pocas ayudas, luchando contra los elementos, y con un comienzo no muy esperanzador (Sick Of It All, su primera gran apuesta, les dio plantón en la primera edición).

Que se lo digan después de haber sido capaces de traer, en un país donde siempre hemos echado en falta festivales grandes, de la talla de un Hellfest, un Sweden, o un Wacken, a monstruos de la talla de Iron Maiden, Motörhead, Rammstein, Slayer, Korn, y algunas otras vacas sagradas del rock y el metal, y nada más y nada menos que a un pequeño pueblo de Galicia, donde creo estarán locos de contentos cada vez que las hordas bárbaras les inundan de vil metal (también, en forma de euros) allá por el mes de Julio.

Concebido en principio como un festival más alternativo, con grandes dosis de hardcore y punk, después de varias ediciones se subieron al carro también del metal, con lo que su oferta pasó a ser de lo más ecléctico, siempre hablando en términos de rock.

El “Resu” se ha convertido, por méritos propios, en el gran referente de los festivales patrios. Se lo ha ganado edición tras edición, y después de agotar prácticamente todo el papel a la venta durante los últimos años. Ya no tenemos que cruzar la frontera, o hacernos un agotador viaje en autobús para disfrutar de bandas macizas y de primer orden en nuestro país. Estamos de acuerdo en que, al éxito del Resu, se han unido después grandes festivales como el Rock Fest, el Leyendas del Rock o, más recientemente, el Download. Pero lo que todos esperamos todos los años, con verdaderas ganas, es el anuncio de las bandas del Resurrection.

Y, por si fuera poco, el enclave es más que ideal, prácticamente, en plena naturaleza, y al lado del mar, con lo que la opción de darse una escapada a Galicia, con la excusa del Resu, convierte el viaje en unas “mini-vacaciones”.

Más de 54.000 personas en el año 2015, señores. Se dice pronto. El año en que, creo recordar, Motörhead nos pateó el culo por última vez en España. Y, al año siguiente, Maiden, en una de sus últimas (si no la última) apariciones por aquí. Si las grandes bandas eligen un festival como éste para descargar en España, será por algo.

Lo dicho, el sueño de dos emprendedores, que han visto como un pequeño festival a nivel local se ha convertido, con el tiempo, en el monstruo que actualmente es. Pondremos rumbo norte una vez más para dar de comer al monstruo. Para ver a Rammstein, Mastodon, Airbourne, Suicidal Tendencies, Arch Enemy… y así hasta más de 60 bandas que componen el cartel de este año.

No veo el momento…

 
 

Web Independiente de Apoyo al Rock & Metal