Crónica de ODDHUMS + DEGRAEY en Granada (29-4-17)

08/06/2017
Resto del reportaje fotográfico en Rubén Montejo MusicPhoto
 
 

Esta crónica llega con retraso. Pero al final, ha llegado. Lo primero, quiero disculparme ante las bandas y, sobre todo, ante MizakeProd, la gente que organizaron esta maravillosa gira por toda Andalucía. Por temas laborales, esta crónica se ha demorado más de lo que hubiera querido. Ojalá pudiera dedicarle a Metal Korner todo el tiempo que me gustaría, pero es imposible. Lógicamente no iba a dejarla en blanco. Lo que prometo y me comprometo, lo cumplo. Y aquí está.

Aclarado este punto, pasemos a lo interesante de la pasada noche del 29 de Abril. Como decía, MizakeProd organizó una gira andaluza donde actuaban los jiennenses ODDHUMS con los barceloneses DEGRAEY y entre sus fechas, Granada era una de las paradas seleccionadas. El sitio elegido, Boogaclub, es una sala que lleva más de 15 años abierta al público programando todo tipo de eventos musicales bastante eclécticos. Un sitio con solera y muy reconocido en el ambiente de la ciudad de la Alhambra.

Me presenté a la hora que se indicaba, unos minutos después de las 23:00. El caso es que empezó bastante después, sobre las 23:45 aproximadamente. El retraso era totalmente comprensible: faltaba mucha gente por llegar a Boogaclub, ya que al principio estaba prácticamente vacía. En esta espera aproveché para tomarme una refrescante cerveza Alhambra mientras charlaba con los miembros de ODDHUMS, que me comentaron cómo había transcurrido su anterior concierto en la Velvet de Málaga, de la que salieron realmente contentos por el enorme sonido que consiguieron sacar de sus instrumentos.

 
ODDHUMS saltaron al escenario y el sonido era bastante bueno. Eché en falta un poco más de potencia en general, pero la verdad es que el sonido fue bueno. Su propuesta que oscila entre el post, doom, sludge y pinceladas grungeras e industriales maravilló a los pocos asistentes (unas 30 personas). El sonido, grueso y compacto, retumbaba en toda la sala y yo disfrutaba como un enano. La luz era horripilante (focos fijos rojos) pero hacer fotografías realmente hoy era lo de menos. El sonido y la puesta en escena era muy buena.
 
 
Will al bajo y voz dio un muy buen show, se dejó literalmente el pellejo y la gente lo agradeció. Freg a la guitarra también hizo un buen trabajo aunque estuvo algo esquivo y escondido frente al público, con una capucha negra al principio que después se quitó. No creo que sea timidez, ya que es un músico experimentado con cientos de conciertos en sus espaldas. Tal vez sea la puesta en escena. El espectáculo. La personalidad de la banda. A mi me gustó.
 
 
Keke a la batería se dejó literalmente la piel y es que incluso sangró por una de sus manos tras aporrear la caja de una manera desmesudara. ¡Vaya bestia que está hecho! Pero la pegada es necesaria y mucho más en estos sonidos fangosos y arrastrados. Sonaron los temas de su The Inception que me sonaron a gloria. Muy buen concierto de ODDHUMS que por cierto actúan esta misma semana también en el REMATE FEST de Pegalajar (Jaén) junto a bandas como FOSCOR o ALTAR OF SIN, entre otros muchos.
 

Más tarde llegaría el turno de los barceloneses DEGRAEY, banda compuesta por 4 músicos. Su apuesta es arriesgada y juega entre el post-metal y el rock progresivo, con una enorme cantidad de arreglos, cambios de ritmo y temas extensísimos. Sinceramente no había escuchado nada de ellos antes del concierto y me sorprendieron gratamente, sobre todo el aspecto progresivo, que me encandiló. No es una banda instrumental, pero las partes cantadas son escasas y además, me llamó poderosamente la atención que el baterista hacía las voces más rasgadas y guturales mientras que el guitarrista principal hacía unas voces más sosegadas y ambientales.
 
 
 
Su álbum debut Chrysalis salió a la venta a finales de 2016 y gracias a su empeño y gran trabajo han conseguido hacerse hueco en la edición del Resurrection Fest de este año, junto a bandas del calibre de Rammstein, Anthrax, Airbourne, Napalm Death, Pentagram o Arch Enemy entre otras muchas más. El concierto fue íntimo, con muchas partes calmadas que invitaban a la pura reflexión y otras mucho más violentas. Es una banda a descubrir y que ya se han ganado un fan más. Además pude charlar con los miembros después del concierto durante unos minutos y eran realmente humildes y majos. Un grupazo tanto dentro como fuera del escenario.
 
 
Os recomiendo que no os los perdáis si tenéis la oportunidad. Os sorprenderán.
 

Web Independiente de Apoyo al Rock & Metal