Camorock “Rompe las Reglas” con PRIMAL FEAR como gran aliciente, y DÜNEDAIN sobresaliente

15/06/2017
 

 

Un año más el Camorock se supera, ni la final de Champions, ni otros dos festivales en Andalucía han impedido al publico desplazarse en masa. Hay que decir que el cartel de este año era sobresaliente, compuesto por jóvenes valores españolas, y un gigante de nivel mundial.
 
Como el año anterior, vamos con el bus organizado desde la capital de la provincia, y he de decir que la gente iba muy ilusionada.
 
El calor aprieta, y antes del inicio del festival nos tomamos unas cervezas con la gente que ya conocemos, mientras Primal Fear realiza la prueba de sonido. Si en el calentamiento suenan así, no me quiero imaginar cómo sonarán más tarde, espectacular.


La primera banda en tocar fue ETERNITY, y su heavy power de corte español,. La banda es muy buena, y se desenvuelve a las mil maravillas en el escenario. Después de tener que cancelar su actuación del año pasado por problemas laborales de un miembro, los aragoneses venían con las ganas de quitarse la espina clavada, y se la quitaron, No puedo destacar ningún tema en particular, pero me quede enganchado desde el principio. Energía, melodías, actitud, son de las pocas palabras que me vienen a la cabeza pensando en ellos. Deseo volver a verlos, pero estudiándome la discografía, para no quedarme sin poder corear sus temas.

 
Intro
 
Asesinos De La Verdad
Alma En Pena
Nada Que Ganar
En Llamas
La Última Noche
Oscuro Deseo
Mi Eternidad
Nueva Vida
Confianza Rota
Lenguas De Hielo
 
 
Toco el turno a CENIZAS DEL EDEN, directo de Huelva. Si en los últimos tiempo dejé de lado el Thrash, con bandas como CENIZAS DEL EDEN es posible que vuelva a engancharme. Temas bien elaborados, cantados de manera justa, con coros rocosos. Estos chicos son jóvenes, y prometen. El toque divertido fue cuando anunciaron un “balada” que se quedó a medio camino entre Pablo Alboran y Slayer… pues era más cercano a Slayer. Pasé un buen rato y ha sido una grata sorpresa, os seguiré con atención chicos.
 
Intro
Revolución
Perder El Control
Jaula De Poder
Oportunidad
A Mi Merced
Sententia
Sangre
 
 
Destacar que desde el principio el público se ha amontonado delante del escenario, y han arropado a las dos bandas que lo dieron todo. Y eso que había fútbol, y que algunos realizaban un ida y vuelta al bar para ver cómo iba. Pero en todo momento el público ha estado presente.

 
Ya tocaba el turno a DÜNEDAIN, banda que siempre me había llamado la atención por mi afición al Señor De Los Anillos (los Dünedain son un linaje elfico). Escuché un par de discos, pero no me acababan de convencer. Pero allí en Camorock me conquistaron, dieron toda la explosividad a los temas, todos los sentimientos, todo el espectáculo que se espera de una banda de gran nivel. Me quedé impactado con Carlos en su papel de frontman, qué grande, se mueve, tiene voz, interactúa, y actúa, y sobre todo da volumen a los temas. El resto de la banda sobresaliente, sobre todo Tony Delgado, verdadera alma del grupo, representa el espíritu DÜNEDAIN, velocidad, potencia y melodía. El tema que más me gustó fue “Vuela” que me pareció digno de los más grandes. Esta actuación revestía un toque especial porque era la despedida de Jesús Izko el bajista que esa noche dejaba la banda. Esta noche Dünedain ha conquistado mi corazón, y el de muchos.


Legado
Bola de cristal
Vuela
Fiel A Mi Libertad
Noche de Sueños
Hechizo
Confía En El Amanecer
1000 Golpes
La Rosa Negra
Una Razón
Mi Alma Sigue En Pie
Tu Sueño
Por Los Siglos
Corazón De Invierno


 
No sé por qué se han puesto de moda las intros muy largas, ese momento en que empezó la música, y el que entraron los músicos se me hizo eterno. Y asaltaron el Camorock, una descarga de Power Metal como rara vez he visto. Ralf y sus secuaces son unos profesionales, y actúan como tal. El set list es imparable haciendo sitio tanto a los clásicos de la banda, pero dejando espacio a cuatro temas de su último trabajo “Rulebreaker”. Entrando con “Final Embrance” clásico donde los haya. Ralf juega con el público, lo tiene en sus manos, le hace cantar, le hace dar palmadas, o mover los brazos como si fueran olas gigantes, y las huestes congregadas se prestan al juego. Los teutones saben jugar con el ritmo, y pasan de temas rápidos, a temas más lentos, o de temas más pesados a temas más “ligeros”, unos maestros del metal. También destacar el juego de luces durante su actuación que fue impresionante, otro gran punto a favor de Camorock. Cuando entonaron “Metal Is Forever” ya nos preparamos para la despedida. El tradicional amago de retirada, y “Running In The Dust”, ese título es muy apropiado, ya que solo dejaron cenizas y polvo, PRIMAL FEAR no hace prisioneros.


 
Coutdown To Insanity (Intro)
Final Embrace
In Metal We Trust
Angel in Black
Rulebreaker
Nuclear Fire
Sign of Fear
Seven Seals
Let There Be Drums
Angels of Mercy
The End is Near
Fighting the Darkness / The Darkness / Reprise
When Death Comes Knocking
Chainbreaker
Metal is Forever
Running in the Dust
 


Después de tal derroche de metal, los pobres chicos de Gato Negro se quedaron un poco deslucidos. Me sorprendió bastante constatar que a pesar de la hora el público seguía al pie del cañón. Yo personalmente no soy muy de LOS SUAVES, pero he de reconocer que lo hicieron bastante bien. Dediqué ese rato en gastar los últimos tickets en cervezas, y escuchar distraído buena música.


 
En titular pongo “Rompiendo las Reglas” no es solo un juego de palabras con el título del último trabajo de PRIMAL FEAR, Camorock rompe las reglas porque son capaces de ofrecer un festival de manera profesional, y gratis, nada que ver con algunas chapuzas vistas por ahí. El Festival es serio, respeta los horarios. Camorock demuestra que más que un presupuesto alto lo que hace un festival grande son las ganas de la gente que trabaja en él, y esa gente se deja la piel para que nosotros disfrutemos. Organización de 10, enhorabuena, nos vemos el año que viene.
 
Las cosas del directo, me toca organizar un autobús desde Málaga, eso conlleva tratar ´de que el rebaño no se extravíe, y que no falte nadie a la vuelta, al final salimos muy tarde ya que al chófer le faltaba un rato para acabar el descanso, y sobre las 4:20 emprendíamos el regreso a casa.
 
Me quedé medio dormido, con las imágenes de la noche en la cabeza, y la que más ese momento en que Carlos de DÜNEDAIN se subió al andamio cantando al puro estilo Bruce Dickinson, esa imagen, y cientos más. ¡Sí señor, una gran noche!

Web Independiente de Apoyo al Rock & Metal