Crónica del AVALON SUMMER FAERIE FEST: Luces y Sombra en Avalon

14/07/2017
 

Son las diez de la mañana y la imponente silueta del castillo de Belmonte se muestra ante nosotros con el mismo esplendor de siglos pasados, mientras su infranqueable barbacana la rodea completamente y parece engullirla mientras sonríe con su dentada sonrisa. Grandes pendones verdes nos dan la bienvenida mecidos por el suave viento de La Mancha, que los agita sin parar mientras el duro sol del verano descarga ya sin clemencia toda su fuerza sobre sus legendarias piedras. El metálico tintineo de las armaduras da vida a las impasibles siluetas de los guardias que se recortan en los adarves exteriores. El chocar de las botas contra el duro suelo de piedra nos recibe al entrar a la fortaleza, revelando el bullicioso ir y venir de la gente a lo largo del patio de armas. Los guardias de la fortaleza con sus relucientes armaduras, portando grandes alabardas y escudos, flanquean la entrada a los primeros visitantes que comienzan a hacer acto de presencia. Nobles caballeros, rudos bárbaros y valientes vikingos se entremezclan con princesas, amazonas, elfos, hadas, orcos y demás seres fantásticos. Trasladándonos a épocas pasadas y tiempos inmemoriales.
 

Pero no nos encontramos en la edad media ni en ningún libro de Tolkien o George R. R. Martin, nos encontramos en el AVALON SUMMER FAERIE FEST, que tuvo lugar el día 24 de junio en el Castillo de Belmonte (Cuenca), donde se mezclaron tantos actividades deportivas, exposiciones, música y juegos de rol, entre otros tantos como ya veremos más adelante.

Nada más llegar, nos encontramos la puerta de acceso que se encuentra en la muralla barbacana que rodea al castillo, donde nos acreditaron sin tener que esperar en la cola de entrada de acceso público, donde ya se encontraban varias decenas de personas esperando. Entramos en el recinto amurallado que rodea la fortaleza y nos encaminamos al patio central. En la puerta principal, que da acceso al patio de armas como en las murallas ya nos encontramos con personal caracterizado para la ocasión montando.
 

Mientras que comenzaban algunas de las actividades no dirigimos a explorar el interior del castillo y aprovechar para ver las exposiciones que había preparadas. Junto a la sala de exposiciones, en los soportales del patio de armas se habían dispuesto varias mesas para juegos de rol. Subimos a la primera planta, donde se encontraban las exposiciones. En el recibidor principal pudimos disfrutar de las fotografías de fantasía de ArtDrómeda y Dark Triskel, así como las de los ilustradores Marta Sarmiento, Alex Díaz Bouza y David Ilustrador.

Después nos dirigimos a ver las obras de efectos especiales del maestro David Ambit (Inside FX), donde entre dragones, máscaras y demás obras más de uno se llevó un susto con una réplica de la muñeca de REC 4. En el resto de dependencias superiores también podíamos encontrar otras propias del castillo sobre la vida en él en la Edad Media y épocas posteriores.

Salimos del castillo por la parte trasera y desafiando al fuerte sol veraniego, bajamos las interminables escaleras que dan acceso a la explanada principal del castillo (también amurallada) situado a las faldas de este, donde tendrían lugar gran parte del resto de actividades.
 

Rodeando la explanada se encontraban el Goblin Market, lleno de puestos de artesanía donde se podía encontrar cualquier cosa, hidromiel, artesanía de cuero, ropa medieval y de fantasía, etc. En los lados más cortos, encontramos una gran barra con bebida y comida habilitada para la ocasión y justo enfrente, terminando de rodear la plaza, se encontraba el escenario, flanqueado por unas carpas habilitadas para los artistas a un lado y al otro una caseta donde reponer energías y varias mesas grandes con bancos protegidos del sol por lonas.

Haciendo tiempo para ver otras actividades en la zona del castillo nos dirigimos a ver las actividades deportivas. Nos encontramos con un partido de quidditch entre Madrid Wolves y Dementores de La Coruña, talleres de combate jedi, softcombat y jugger. También había juegos de rol en vivo y una zona habilitada para juegos tradicionales y otra zona con una gran carpa habilitada para el público infantil.

Posteriormente subimos de nuevo a la zona del castillo, pero esta vez por un camino que ascendía entre los pinos, para ver el resto de actividades. Mientras tanto en el patio de armas la guitarra, el violín y el timbal se convertían en la melódica y pegadiza música tradicional irlandesa del grupo madrileño Drunken Sailors, que nos hacía disfrutar mientras comenzaban la gymkana de Assassin´s Creed y los enigmas y acertijos para Escapar del castillo.


Aprovechamos para hacer una pausa y recargar fuerzas en la zona del castillo para luego dirigirnos de nuevo a la explanada donde tendrían lugar el resto de actividades y conciertos, a los cuales les dimos prioridad, pues en la sala de exposiciones seguirían las actividades en este caso las reposiciones de La Historia Interminable con introducción de uno de sus principales artífices Colin Arthur, el cual estuvo presente en el evento, así como de la serie El Cuentacuentos de Jim Henson.

Tras presenciar el concurso de cosplay y la entrega de premios donde primaba la originalidad y la elaboración propia del atuendo, entre los participantes no faltó un autómata, un hombre pájaro, un jinete de Rohan, varias valquirias, personajes del señor de los anillos y algún que otro assassin.


La gente comenzaba a padecer el fuerte calor y hacía lo que podía para escapar del fuerte sol veraniego, reponiendo líquidos bajo los toldos existentes, que para mi parecer eran algo escasos, mientras que otros buscaban refugio en cualquier zona de sombra como el pinar de la ladera del castillo. Para intentar paliar un poco la situación la organización colocó algunas mangueras con aspersores de agua para refrescar a todo el que quiera y a la vez también para asentar un poco la tierra del suelo, pues comenzaba a levantarse algo de viento.
 
 
 

Con una hora de retraso abrieron el show musical AN DANZZA, pues RIVENDELL FOLK se caían a última hora del cartel. El grupo madrileño, formado por Andrés Campuzano y Haydee Mariñoso nos regalaron un recital de música folk para los oídos y el resto de los sentidos, donde abundaron los temas de su último disco de estudio: Whispers of The Forest, cantados unos en español y otros en inglés. Comenzaron con Faint Song donde la gaita tiene gran importancia repartiéndose el protagonismo con la melodiosa voz de Haydee y la omnipresente guitarra de Andrés. Siguieron con Creature donde la gaita cedió su paso a la flauta travesera. La canción Pastime With Good Company compuesta por el rey Henrique VII e interpretada antes por otros grupos como los mismísimos BLACKMORE´S NIGHT pondría el toque más medieval a su actuación. Ay, Linda Amiga destaca por el dueto vocal y de cuerda que permitirá lucirse a la voz a Haydee, subiendo y llegando hasta registros más agudos. La Eterna Primavera mantendrá el ritmo calmado y relajado para ser roto por la oscura y tétrica La Bona Xente, dedicada a la leyenda de la Santa Compaña, ambas de su disco Tierra de Andanzas. Hekate servirá para interactuar y hacer que el público coree el nombre de la diosa de la naturaleza. Pusieron su broche final con Los Confines del Mar.

Con una hora de retraso heredado hacían aparición la banda de gothic folk rock DUENDELIRIUM, que venían a presentar su último disco OVUM: Crónicas del Cuervo Ciego. Comenzaron con la intro R`lyeh para dar paso rápidamente a la sinfónica Panzerkaiser que desgraciadamente por problemas de sonido se convirtió casi en una versión a capella de la misma. Arreglados estos problemas siguieron con The Day of the walking dead de su disco anterior 13 Tales, donde comenzamos a ver el juego vocal entre la carismática voz masculina de Madsen, y el melódico coro de voces femeninas de Thazz y Branwen, que seguirá presente en The Taste Of The Rain, El Exilio de las hadas y Huargos.


En todas ellas destaca el buen trabajo de K´z a la batería, quedando presente la importancia que tienen y el protagonismo que coge en algunos cambios de ritmo. A título personal pienso que si no fuera una batería eléctrica le daría más fuerza aún al conjunto.

Después de la melódica Life donde destaca su final a capela viene el bloque más fuerte seguido por Adamas, para mí una de las mejores canciones de su nuevo disco. La épica Ragnarock dará paso a la pegadiza Unleash the beast y al sonido más medieval de The Wild Hunt. Para terminar hicieron un medley cover de Beds are Burning de MIDNIGHT OIL y Personal Jesus de DEPECHE MODE.

El sol despuntaba los últimos rayos de sol cuando se subieron al escenario SEED. La banda holandesa de pagan folk tuvo la desgracia de sufrir un fallo en el grupo electrógeno que dejó sin electricidad y a oscuras el escenario. Haciendo gala de una gran profesionalidad, ni cortos ni perezosos saltaron del escenario con sus instrumentos dispuestos a dar un concierto en acústico entre el público. A la escasa luz del atardecer y rodeados, consiguieron salvar la su actuación y un festival que peligraba por momentos, con un concierto irrepetible. La guitarra, la flauta, la caja y el bombo entre otros sonaron más folk y más paganos que nunca.


Arreglado el problema del cuadro y ya con luces de nuevo en el escenario la banda CUÉLEBRE les cedió el paso a los cabezas de cartel CORVUS CORAX, cuya actuación peligraba por el retraso en el horario. Los cuervos alemanes con 28 años en los escenarios a sus espaldas, fueron pioneros el folk neo medieval sirviendo de inspiración a muchas otras bandas.

 

Abrieron el festival ante un público mayoritario con la instrumental Hymnus Apollon, seguida de Crenaid Brain donde se empezó a ver las importancia de la gaitas como instrumento principal que compartirían el protagonismo con los instrumentos de cuerda en Fiach Dubh. Con el ritmo acelerado de los timbales de Mazedon levantaron al público para calmarlo después paulatinamente con Cheiron y Mille Anni Passi Sunt.

Con los coros y el ritmo rápido de las gaitas y timbales de Venus Vina Musica conseguirían levantar al público y que corearan el estribillo, para seguir luego con la instrumental Isabella y con las alegres Herr Wirt y Feralis Saltare Pack, donde de nuevo calmaron los ánimos con La Í Mbealtaine. El reconocible comienzo de arpa inició su clásico y épico Sverker, seguido de otro clásico como es Havfrue, Castus volvió a hacer patente su gran experiencia e interacción con el público haciendo que cantaran su pegadizo estribillo.

Con el ritmo irlandés de Heiduckentanz y después la animada Platerspiel oder Alba donde de nuevo los asistentes volvieron a tararear la canción cerraron su actuación, despidiéndose del público, no sin antes volver a escena para terminar finalmente con su particular versión de Juego de Tronos, dando por terminado un buen concierto donde demostraron su calidad y experimentada carrera musical.

Mención especial se merecen la banda española CUÉLEBRE. Salieron a escena a las dos de la mañana con un público muy mermado por los retrasos y por el cansancio, dándonos un ejemplo de profesionalidad y de compañerismo, pues cedieron su turno a los cabezas de cartel CORVUS CORAX, cuya actuación llegó a peligrar por el tema de los retrasos.

 

Pero ni las horas ni el cansancio mermaron sus ganas de hacerlo bien y hacer disfrutar a todos los que se habían quedado hasta altas horas de la madrugada. Comenzarían con Bnamon Bricto llevándonos a tierras bretonas para luego volver a sus raíces íberas con Tigino. Fodder for the Riven nos envolverán por completo en su atmosfera tribal, sumando al sonido de la flauta la susurrante voz de Rose, la percusión de Victor Santal y la zanfona de Yhandros.

Siguieron con Imramma donde todos los instrumentos se fusionaron llevándonos en un pasaje idílico. Continuando con Nemhaim y Ba Secce Iums. La percusión y los vientos cobraron protagonismo en Ochlam. “Esta está en castellano… quizás la entendáis”, bromeó Yhandros a modo de presentación de En la Niebla con la que de nuevo Rose consiguió atraparnos con su voz.

Entramos en la recta final de nuevo con la mitología íbera de mano de Durbed donde la percusión tomará la iniciativa marcando los cambios de tempo y alternando partes más rápidas con otras más calmadas en el ritmo. Y pusieron punto y final con Nemos Bodo.

Haciendo una crítica constructiva y teniendo en cuenta que en todo festival siempre hay cosas que se pueden mejorar, para futuras ediciones, algo a tener en cuenta serían las zonas de sombra, pues las que hubo se quedaron cortas para tal afluencia de público y para el sol y temperatura que había.

Otra sería el tema de las barras, las cuales se vieron desbordadas en momentos puntuales. En ese aspecto reconocemos el trabajo a la organización que trabajo continuamente para solventar este problema trasladando más personal y colocando mangueras con aspersores para que la gente pudiera refrescarse.

Quizás el tema más delicado a cuidar sería el de los retrasos en los horarios, ya que hicieron peligrar alguna actuación (CORVUS CORAX) y afectó negativamente en otras, tanto musicales (CUÉLEBRE que tocaron tarde y con el público mermado y cansado) como escénicas (La Nariz Roja que no pudieron ofrecer su performance por el mismo motivo).

Preferimos quedarnos con lo bueno, que pensamos que superó a lo negativo, y hacemos un balance positivo de este, ya que en el aspecto musical contó con buen sonido en general, con bandas tanto nacionales como internaciones de alto nivel y mayor profesionalidad aun. Tampoco se limitó al tema musical, ofreciendo un evento lleno de actividades de todo tipo y para todos los públicos.

Web Independiente de Apoyo al Rock & Metal