Así vivimos el FESTIVAL ESTAKA ROCK 2017

25/07/2017
Texto y fotografías por Rubén Montejo
Galería de fotografías completa aquí


Como todos los años, la localidad jiennense de Jódar celebra su archiconocido festival ESTAKA ROCK, que engloba además punk y metal. Para allá nos fuimos mi compañero Miguel Mesa y yo para disfrutar de una noche bastante variada. Hubo una afluencia de público moderada, sobre las 400 personas aproximadamente en los momentos de la noche más álgidos. Yo la verdad es que esperaba más gente, sobre todo por el gran reclamo del festival, el doblete conformado por HAMLET y TIERRA SANTA. Pero no estuvo nada mal de afluencia, hubo un gran ambiente.

El gran reclamo del festival eran dos grupos que en su momento fueron innovadores dentro de sus respectivos estilos en España, y que hoy día siguen en activo y editando nuevos trabajos de estudio, por supuesto con sonidos evolucionados y renovados. Concretamente HAMLET lanzaron "La Ira" en 2015 y TIERRA SANTA "Esencia" en 2014.

 


El festival se celebra al lado de la piscina municipal, y los precios son una pasada. La lata de cerveza a 1€, así como los refrescos y el calimocho. El litro de cerveza a 3€ y las copas también. Así da gusto. Eso sí, comida en el recinto no vendían, excepto en una pequeña caravana, donde vendían buñuelos, crepes y demás aperitivos dulces. Pero no era problema, ya que al lado había un gran bar-restaurante con bocadillos muy generosos a 3€. De todas formas, no pudimos disfrutar como quisiéramos de los precios de esas cubas de cerveza baratas y frescas, ya que después de los conciertos volvíamos a Jaén en coche y no queremos ningún tipo de problemas con los agentes de la Guardia Civil.

Por motivos logísticos llegamos allí justo cuando comenzaba la actuación de EL GRAN OSO BLANCO, a eso de las 21:30 de la noche. La banda ha reclutado a Víctor Díaz en sustitución de su bajista original Sergio Navas, por temas laborales. El caso es que la banda sigue sonando tremendamente bien y Víctor se ha adaptado a la banda de una manera perfecta. Hubo muchísima complicidad entre Kike y Sebas (los dos guitarristas). Se notó que se lo pasaron como enanos en el escenario. Multitud de gestos, caras de felicidad y complicidad entre ellos transmitió muy buen rollo a los asistentes, que por ese momento eran bastante escasos, muy esparcidos por todo el recinto.


Interpretaron temas de su "Deshielo", como "Uno de los Nuestros", "Señor Ciempiés", "El Diablo" o "Pájaros Muertos" entre muchos otros temas. El sonido fue un poco deficiente, ya que los que estábamos en las primeras filas sufrimos de algún que otro acople además de una ecualización un tanto aguda, donde las guitarras a veces tenían un sonido demasiado crujiente, de una manera un poco molesta. Eso sí, la actitud de la banda fue encomiable, y ofrecieron un muy buen concierto, cosa a la que ya nos tienen acostumbrados. Nunca me canso de verlos.


Después era el turno de los madrileños NO KONFORME, llegados directamente del barrio de Vallecas. Practican un punk-rock bastante inconformista, muy crítico y políticamente cargado de quejas, denuncia social y demás. Su sonido, muy en la onda de LA POLLA RECORDS, agradó bastante al público de Jódar, que culturamente tienen bastante arraigo en este estilo musical. Además el sonido mejoró bastante respecto de EL GRAN OSO BLANCO, aunque creo que tal vez estuvo un poco por debajo de lo que me hubiera gustado.


La banda, que está en el roster de Rock Estatal Records, interpretaron varios temas de su nuevo disco, que salió el pasado marzo. "Delicias de una Falsa Democracia" es su título, así que ya podéis imaginar por dónde van los tiros. Luis y Sergio son el alma de la banda, ya que respectivamente con sus instrumentos (guitarra y bajo) llevan la voz cantante, nunca mejor disco. Luis se encarga de la voz principal, aguerrida y rasgada, muy correcta en su estilo. Por otro lado Sergio aporta ese lado más macarra, tanto en actitud como en sus coros. Buen concierto de NO KONFORME, grupo que desconocía totalmente y no estuvieron nada mal. Buen aperitivo para lo que venía después.


HAMLET aparecieron en el escenario y ofrecieron uno de los mejores conciertos que les he visto (y no son precisamente 1 o 2 veces). Un Molly totalmente desatado desesperó por el foso y las vayas hasta llegar en un momento a prácticamente derribarlas y hacer crowdsurfing por el público. Quería sentirse lo más cerca posible de su público, y aunque la infraestructura se lo impedía, él hizo todo lo posible por estar próximo a sus fans. Ya en este momento el público era mucho más numeroso y arropaba a los madrileños que se dejaron el pellejo tema tras tema. "Limítate", "Irracional" o "Jodido Facha" sonaron entre muchos otros temas.


Luis Tárraga está totalmente recuperado de su lesión. Muestra de ello son los continuos saltos y piruetas en el escenario. El sonido acompañó a la banda, creando un ambiente perfecto para los pogos y walls of death (en esta ocasión fueron dos veces). La gente muy entregada pedía más y más y HAMLET fueron desglosando toda su discografía con temas de toda su carrera. Molly estuvo muy cercano y simpático, más que otras veces con el público. No le importó bajar al foso varias veces, recorrer el escenario de cabo a rabo una y otra vez, saltar, correr, mezclarse con el público, cantar con ellos... en fin, un concierto épico y que recordaremos durante mucho tiempo. Grandísimos HAMLET.

 
 

Y por último, llegó el turno de TIERRA SANTA. No pudimos presenciar el show completo de los riojanos, ya que al día siguiente teníamos compromisos que atender desde bien temprano.


Eso sí, en los cuatro temas que presenciamos fuimos testigos de un público completamente entregado, y que gracias a HAMLET, el ambiente estaba caldeado, óptimo. Como muchos sabréis, del line-up original de la banda sólo quedan Roberto Gonzalo y Ángel San Juan, que llevan en la banda desde su creación en 1997. El público coreaba cada uno de los temas que interpretaban TIERRA SANTA.


Interpretaron muchos temas, clásicos y no tan clásicos, aunque los que triunfaron sin duda fueron "Alas de Fuego" o "El Caballo de Troya". También sonaron otros menos conocidos, como "Juana de Arco" o "Nerón", que fueron los pocos momentos donde el público dejó de corear al unísono. En definitiva, un muy buen concierto, con un público bastante entregado en general.

El año que viene, ¡¡más y mejor!!


Web Independiente de Apoyo al Rock & Metal