Crónica: APOCALYPTICA llega a Santiago De Compostela para deleitar nuestros cinco sentidos

24/04/2018
Por Melisa
Fotografía Bruno.CR
 
 
El pasado viernes 6 de abril, Metal Korner tuvimos el privilegio de asistir en Santiago de Compostela, la ciudad elegida a su paso por Galicia, al paso del tour del 20 aniversario del “Plays Metallica By Four Cellos” de los finlandeses APOCALYPTICA, y expreso bien cuando digo privilegio, por que ver a cuatro maquinas humanas dándole caña a los violonchelos a ese ritmo, llegando a tocar tumbados en el suelo, o saliendo llamas literalmente del instrumento, son palabras mayores... pero en esos detalles entraremos más adelante.
 
 
Si algo está claro es que APOCALYPTICA es un grupo que ya lleva años trabajando e innovando. Bajo mi humilde opinión, creo que es uno de esos grupos que descubres un día de casualidad, y o bien te embelesan, o no te entran, pero lo que está claro es que hoy en el Palacio de Congresos se daban cita miles de personas minutos antes de la apertura de puertas. Era curioso ver a todo tipo de gente, desde los más jóvenes rockeros, hasta familias con hijos, gente de edades más avanzadas, en general este es sin duda un show para todos los públicos, ¡y eso había que aprovecharlo!
 
Pasaban unos 5 minutos de las 22h cuando las luces se difuminaron, y en el escenario cuatro cañones de luz iluminaban cuatro cubos negros, y sin más preámbulos salieron al escenario los cuatro magníficos: Eicca Topinen, Perttu Kivilaakso, Paavo Lotjonen y Antero Manninen, este último tras varias entradas y salidas de la banda por otros proyectos, con el cual pudimos disfrutar en esta gira de nuevo sobre las tablas con APOCALYPTICA. 
 
 
¡Luces, cámara y acción! Suena Enter Sadman y bastó con dar cuatro notas para tener al público allí asistente poniendo voz a esos cuatro chelos a pleno pulmón, continuaron metiéndose a la gente en el bolsillo con Master Of Puppets y al finalizar el tema Eicca se puso en pie para agradecernos por asistir y animarnos a disfrutar del show, que sin lugar a dudas prometía ¡y mucho! Sonaban las primeras notas de Harvester Of Sorrow para más tarde dar paso a The Unforgiven. En esta última parecía que el público se había quedado tan alucinado que apenas se oían unos leves coros emocionados.
 
Y llegó la hora de la locura… Perttu coge el micro para dedicarnos unas chistosas palabras, y finalmente incita al público a que se levanten de sus asientos y se acerquen al escenario…eso fue dicho y hecho (risas). En un abrir y cerrar de ojos toda la parte delantera al frente del escenario estaba llena de gente, lo cual a los que menos gracia les debió hacer fue a los que todavía permanecían en sus asientos... (risas) así pues dio comienzo Sad But True ahora ya parecía más un concierto de los de siempre, con la gente a pie de escenario cantando y alzando sus brazos.
 
Continuaron con Creeping Death y Wherever I May Roam en la cual antes de que empezase a sonar el primer acorde, un chico del público comenzó a tararear la canción, lo cual les sacó unas carcajadas a la gente y la banda, llegando a dedicarle un aplauso (risas). 
 
 
Es hora de hidratarse y tomar un respiro de unos 15 minutos de descanso y los cuatro chicos vuelven al escenario pero esta vez con un look más informal, ¡hasta Perttu se soltó la melena! (risas) ya sin asientos adoptan una posición más dura, y al fin descubrimos la inmensa batería de Mikko Siren que teníamos detrás tapada con una lona, y empieza a sonar Fade to Black y For Whom The Bell Tolls este fue un momento headbanging total del público que estaba al frente del escenario, acompañando así a Eicca y Perttu que sin duda son los más enérgicos en el escenario, poniendo a prueba nuestras cervicales y las suyas y entramos en trance con Fightt Fire With Fire
 
 
Como todo buen grupo siempre existen esas canciones que nos tocan un poco más la fibra sensible, así que los momentos más emotivos llegaron de la mano de Until It Sleeps y Orion y eso se notaba en el ambiente al apreciar a un público más enfrascado en sí mismo disfrutando el momento, suena un tema ya de lo más longevo con Escape, pero sin duda el momento más álgido, mas trash de la noche, lo puso Battery en el cual pudimos apreciar una vez más el virtuosismo de estos nórdicos, y no sólo eso, sino que ¡¡para este tema Antero cambia su chelo por uno con caja de fuego!! Sí, sí, ¡has leído bien! Antero comenzó a tocar con el chelo en llamas y del cual no paraba de salir humo, dibujando ese fuego los ojos y nariz de una calavera en el instrumento! 
 
 
¡ALUCINANTE! y llegamos así al que parecía el último tema de la noche Seek & Destroy, en la cual los coros de la gente casi llegaban a la intensidad de los chelos, y un Perttu Kivilakso poseído por el chelo, totalmente desbocado se tiraba al suelo sin parar de tocar en lo que parecía un duelo de titanes, para cerrar con el riff de Thunderstruck de AC/DC. 
 
 
Al finalizar, los cuatro abandonaban el escenario, pero como sabíamos que todavía quedaban algún que otro temazo por sonar el público comenzó a gritar un “oeoeoeoe” típico en nuestros conciertos... hasta que finalmente volvieron al escenario para tan aclamado “bis”. Como no podía ser de otra forma suena el primer acorde de Nothing Else Matters para el disfrute de todos, que a la vista estaba que la estaban saboreando al máximo. 
 
Y llegamos al final de la noche con One también muy solicitada por el público, para la cual Eicca nos dedic de nuevo unas palabras para agradecernos por haber acudido a la cita, y por todo el apoyo en estos años, y también para contarnos que esta última canción era una de las mas especiales para él. Ya en modo despedida de este gran show, nos dejó caer unas bonitas palabras diciéndonos que lo más importante es cuidarnos mucho, pero también cuidar de nuestra gente. 
 
 
También dejó caer que ¡APOCALYPTICA prometían volver a Santiago con un nuevo show! La mejor nota para valorar un concierto es ver al público en pie, y escuchar esos aplausos que literalmente hacían temblar ese Palacio de Congresos, mientras los cinco se despedían saludando y Mikko Siren obsequió al público lanzando sus baquetas. Este casi sold out con más de 2.500 asistentes quedará sin duda como un concierto para el recuerdo.

Web Independiente de Apoyo al Rock & Metal