Crónica: Finaliza la primera edición del FOH FEST con éxito

26/06/2018
19-05-2018
 
 
Si vives en Málaga seguro que te has cruzado con Jorge Fretes en algún concierto, bien en las Goetia Sessions que organizaba en la Velvet, en sus colaboraciones con Devils Stone o en concierto ajenos como público… Se suele decir que Víctor Hernández y él son “La escena” de Málaga y gran parte de España. No sé cuantas bandas tienen en su base de datos, pero es una fuente inagotable de descubrimientos musicales. 
 
Jorge es un hombre inquieto, que junto con su compañera María, decidió lanzarse en un nuevo proyecto Ritval Prods. Su primer evento ha sido el FOH FEST, al cual va dedicada esta crónica. Dicho festival quiere ser un escaparate para el arte andaluz y sus bandas. Esta primera edición reúne un elenco formado por un amplio espectro musical de lo que se hace en Andalucía: doom metal, stoner, rock psicodélico, y otros géneros que no sabría clasificar como el space stoner y space doom.

 
El lugar elegido fue la sala Eventual Music de Málaga, una de las grandes salas de la ciudad. Llegamos pronto al lugar ya que teníamos concertado una entrevista con Josef, guitarrista y miembro fundador de la banda cordobesa GRAJO. Después de una amena entrevista acompañados de una buena cerveza, nos dirigimos a la sala.

Llegó la hora de apertura de puertas y ya se podía ver que hay ambiente fuera, donde un centenar de personas apuran sus cigarros o charlan efusivamente. Hay algo que me llamó la atención de ese público y fue lo heterogéneo que era. Compuesto por una mezcla de metalhead con camisetas de metal tradicional, otros claros fans de metal más moderno, pasando por todo tipo de cortes de pelo o barbas. No hay duda, el cartel ha sabido convencer a gran parte de la escena malagueña. 
 
 
La velada se inició con una de las sorpresas de la noche, ni más ni menos que la banda de rock y metal progresivo GLASSWORK. El cuarteto malagueño está formado por Álvaro Sabin a la guitarra, César Rodríguez compaginando su trabajo como vocalista con los teclados y con la flauta, mientras que Miguel Ángel Rey se hacía cargo de la batería y Fernando Domínguez del bajo.

Muy comunicativos desde el principio de la mano de su vocalista, nos demostraron con creces su agradecimiento por haber contado con ellos para esta primera edición del FOH FEST, regalándonos un espectáculo lleno de luz, que contrastaría con la oscuridad instrumental de alguna de las actuaciones posteriores.


Su apuesta musical fue recibida con mucho agrado por el público, presente ya desde primera hora, donde destacaba la maestría a las seis cuerdas de Álvaro, al cual pudimos ver casi todo el concierto sentado por problemas en una rodilla, armado con muletas y una rodillera no podía dejar la oportunidad de tocar en el primer FOH fest, ¡y de qué manera!

Tras la breve intro The Road, nos desplegaron todo su arsenal, que fluctúa entre el metal progresivo de DREAM THEATER O VANDEN PLAS y el rock progresivo de los setenta, especialmente de bandas como JETHRO TULL o YES, gran responsable de ello fue la magia aportada por los teclados y la flauta de César. Canciones como Fear (The Paradox), con la que abrieron, son un claro ejemplo de ello, donde también podemos apreciar esas influencias andaluzas en el ritmo.


Hicieron un repaso a su último trabajo Fear And Trembling con un setlist cargado de canciones  pertenecientes a este, como son A Song for Sarah (About Silence and Virtue)A Conundrum (for the Existence) o Oceans (Unite The Earth), que nos mostraron la madurez musical alcanzada por la banda, mezclando ritmos más calmados y sosegados que explotaban en los puntos de apogeo, en los cuales pudimos ver incluso cómo un extasiado Álvaro se levantaba y tocaba sobre su pierna buena en alguna ocasión.

No podemos olvidar la labor en la batería de Miguel Ángel Rey, imprescindible para cualquier buen grupo de metal progresivo que se precie, el cual estuvo bien acompañado en todo momento en la parte rítmica por la última incorporación a la banda, el bajista Fernando Domínguez, que pudimos ver suelto y bien integrado en la formación. 



Para terminar escogieron la exquisita Hopeless, un broche perfecto que junto con la muy guitarrera Flip a Coin, trajeron a nuestra memoria su primer álbum Knots, completaron un repertorio que hizo las delicias del público, dejando muy buen sabor de boca entre los presentes, incluido un servidor.
Setlist completo:
1. The Road (Infinite Resignation)
2. Fear (The Paradox) 
3. A Song for Sarah (About Silence and Virtue) 
4. A Conundrum (for the Existence) 
5. Flip a Coin 
6. Oceans (Unite the World) 
7. Desert Shapes (The Son's Enigma) 
8. Hopeless



 
 
Una de las bandas que a nivel personal nos causaba más expectación eran los cordobeses GRAJO. Una banda que después de escuchar su último disco Slowgod II, nos había dejado muy buen sabor de boca y eran grandes las ganas de verlo plasmado en directo. Ganas que se incrementaron después de haber tenido el placer de entrevistar a su guitarrista Josef, como ya hemos comentado anteriormente.
 
No lo tuvieron nada fácil, pues nada más empezar con I Am The Sea un problema técnico con un amplificador les hizo hacer un pequeño parón que por suerte duró poco, dejando por tanto vía libre al esperado dúo formado por la distorsionada guitarra de Josef y el psicodélico theremín de Lizz que da inicio a la canción.
 
 
Dividieron su repertorio entre su disco homónimo y su último trabajo, consiguiendo cautivar al público en su atmosférica propuesta musical desde principio a fin. Alternaron canciones donde Josef, Pistolo y Félix se aliaron para dar vida a unas melodías densas y pesadas que nos mostraron su cara más doom, como en Gonden Cemetery o Altares.
 
Estas contrastaron con otras más rápidas y experimentales como Queen Cobra o Malmuerta. Devils Ride Out y Black Thunder Witch, perteneciente al split realizado junto a ORTHODOX, pusieron el broche a una actuación donde la cautivadora voz de Lizz consiguió embrujar a gran parte del público presente.
 
 
Setlist completo:
1. I am the Sea
2. Black Thunder Witch
3. Malmuerta
4 .Devil Rides Out
5. Golden Cemetery
6. Queen Cobra
7. Altares
 
 

 
 
 
Tras un concierto notable por parte de sus antecesores, los elegidos para continuar la fiesta fueron ATAVISMO. Llegados de la cercana Algeciras, era otra de las bandas con una interesante, o cuanto menos llamativa propuesta musical. Con un estilo que fluctúa entre el rock y hard rock experimental con toques progresivos, consiguieron mantenernos envueltos dentro de la atmósfera de cada canción.
 
Hicieron un recorrido por su música, pasando desde las lentas y experimentales Oceánica o Kraken, hasta por La Maldición de Zisco, imbuida por el profundo sonido del bajo Ibañez rojo de Mat, amo del ritmo de principio a fin de la misma. Así fluyeron sus melodías durante toda su actuación, fundiendo la contundencia de la batería con las exquisitas melodías de guitarras, bien acompañadas por el buen uso de los sintetizadores y teclados de Koe, que saben aportan ese toque psicodélico a su música.
 
 
Con Pan y dolor nos mostraron su toque más andaluz, con un sonido muy influenciado por el flamenco y sonidos de nuestra tierra, demostrando por qué habían sido unos de los elegidos para formar parte del cartel del festival. El trabajo vocal se lo dividieron entre Pot, que además destacó por su virtuosismo a las seis cuerdas y su buen hacer con el pedal de distorsión, la impecable Pow también a la batería y Koe.
 
Con Volarás y Meeh terminaron de dar un repaso a sus trabajos Inerte y Desintegración, rematando la actuación tras un bis con la canción Valdeinfierno, una canción con partes en el sonido muy arábigas bien fusionadas con ritmos más latinos, donde su batería nos demostró quién es la dueña del ritmo. Lamentablemente tuvieron un pequeño problema con la caja de la batería, que en un atisbo de solidaridad fue sustituida por la de otro grupo, pero que quedó en algo puramente anecdótico, pues no sirvió para empañar otra buena actuación.
 
 
 
Setlist completo:
1. Oceánica
2.La maldicion del zisco
3. Kraken
4. Pan y Dolor
5. Volarás
6. Meeh
7. Valdeinfierno (bis)


 

La noche llegaba a su final pero todavía quedaba gran parte de la artillería por gastar, ni más ni menos que otro de los pesos pesados de la noche: la banda sevillana ORTHODOX. Eran muchas las ganas entre sus seguidores más fieles de verlos actuar y poder disfrutar de su doom metal experimental, un sonido no apto para todos los públicos (como corroboró nuestro compañero Jacques...). 
 
Su sonido denso y pesado se fundía de forma oscura, experimentando hasta el límite con partes casi arrítmicas, demasiado pesadas y extremas para los oídos no acostumbrados a este tipo de música, como bien pudimos comprobar desde el primer momento con la canción de larga duración Geryon´s Throne, de sus primeros tiempos. Así entraron, con contundencia, como un tren a toda velocidad que va directo a estrellarse contras los tímpanos de sus oyentes, con un pasajero de lujo como Aquilleas Po, que con el chirriante sonido de su saxo se subió en plena marcha al expreso para dejar su sello.
 
 
El caballo desbocado que arrolló la calma y la tranquilidad en su comienzo dejó paso a un sonido algo más asequible, pero no menos denso o intenso con canciones como Solemne Triduo o Iatromantis, que junto con Hani Ba'al y la explicita El lamento del Cabrón, dieron un repaso a sus primeros trabajos, demostrando que vinieron con ganas de partir cuellos.
 
Y es que el setlist enfocado a sus primeros tiempos no fue mera coincidencia, ya que el concierto sirvió para reunir de nuevo a su formación original cuatro años después. A la formación actual compuesta habitualmente por el cantante y bajista Marco Serrato y el batería Borja Díaz, se le unió el que fuera su primer guitarrista Ricardo Jiménez. 
 
 
Lamentablemente no pude disfrutar de su anterior formación en directo para comparar, pero está claro que la formación actual tiene una buena puesta en escena, con presencia y un sonido muy compacto, como nos demostraran en esta ocasión.
 
Setlist completo:
1. Geryon´s Throne
2. Solemne Triduo
3. Iatromantis
4. Hani Ba'al
5. El lamento del cabrón

Todo un éxito esta primera edición, tanto en sonido como en asistencia, siendo éste el mejor premio para el duro trabajo de Jorge y especialmente de María, que lamentablemente por motivos personales no pudo estar presente (todo nuestro ánimo para ella). 
 
Os podemos adelantar una cosa, y es que el año que viene tendremos una segunda edición del FOH FEST.
 

Web Independiente de Apoyo al Rock & Metal