Por Javi Dol Guldur
 
METAL KORNER: Hola, chicos, un placer poder hablar con vosotros un ratito y que me contéis todo de Vita Imana y su futuro. ¿Qué tal ha sido la acogida de Oceanidae por parte de vuestros fans?

VITA IMANA: Hola, un placer hablar con vosotros. Oceanidae ha sido un trabajo que siempre recordaremos por todo el esfuerzo que tuvimos que invertir hasta que vio la luz. La recompensa a ese esfuerzo se ha visto en las buenas críticas por parte de los medios y en la respuesta del público. Es maravilloso ver a la gente cómo se emociona o pierde la cabeza cuando interpretamos alguno de los temas de este disco. Creo que es de las cosas que más nos enorgullecen como músicos, conseguir calar con nuestra propuesta.

MK: ¿Cómo es el día a día de la banda? ¿Vais componiendo temas para próximos trabajos?

V.I.: Siempre estamos en alguna historia, nunca paramos. Una banda no es solo ensayar y conciertos. Tienes que estar a mil cosas, la web, las redes sociales, mercadotencia, composición, entrevistas… Y un largo etc. de tareas cotidianas con las que una banda convive en su día a día. Respecto a las composiciones, es algo parecido a las tareas diraias. Siempre estamos probando nuevas ideas, trabajando tanto a nivel individual como colectivo en futuras composiciones, es algo que sale natural, que fluye en nosotros. En estos diez años nunca hemos parado de componer.

MK: A nivel internacional, ¿cómo ha sido la acogida de Vita Imana cuando habéis salido fuera de España?

V.I.: Salir fuera siempre es un placer para nosotros, disfrutamos mucho viajando, conociendo gente e intentando llegar a más público con nuestra música. Siempre hemos escuchado lo del idioma como un hándicap, pero nosotros nunca lo hemos visto como un problema: subimos a los escenarios, hacemos comunión con el público y acabamos disfrutando todos de ello. La música es energía, y si eres capaz de canalizarla hacia la gente, da igual dónde estés, el bolo será maravilloso.

MK: Habéis comunicado que vais a descansar una vez terminada esta última gira…

V.I.: Descansar no es la palabra, más bien recapacitar. Llevamos diez años a pleno rendimiento y somos humanos, con todo lo bueno y lo malo de serlo. Necesitamos pensar un poco hacia dónde queremos dar los siguientes pasos. Tal vez pararemos a nivel externo, pero internamente la banda va a seguir trabajando para su futuro álbum y para intentar hacer que Vita Imana crezca un poco más.

MK: ¿Me podríais decir cuál ha sido vuestro mejor concierto y el porqué? Contadme un poco sobre esto…

V.I.: Cada concierto es único e irrepetible. No te puedes quedar con uno en concreto, todos se preparan con la misma intención y empleas el mismo esfuerzo. Sería sencillo decir que Wacken o Rock al Parque han sido impresionantes, y contar de su magnitud, su despliegue de medios y demás facetas técnicas, pero hay pequeños escenarios en pueblos o ciudades españolas que nos han encendido de manera sobredimensionada. Nunca sabes lo que te puede llegar a llenar un bolo, por eso hay que recordar los máximos posibles.

MK: ¿Qué opináis sobre la escena nacional a día de hoy? ¿Y sobre las agencias y promotoras más apegadas al dinero que al amor por la escena?

V.I.: Por desgracia los piratas navegan en todos los mares. Todas las bandas hemos sufrido el abordaje de uno de estos «profesionales» que lo único que buscan es su beneficio personal. Pero es preferible hablar de la gente que sí merece la pena en este campo. Las pruebas están ahí para el que las solicite. Generalmente las bandas solemos ayudarnos unas a otras, y gracias a ello es fácil saber quién es de fiar y quién no. Respecto a la escena nacional, hay grandísimas bandas, un público muy fiel que se deja la piel en cada concierto, grandes y pequeñas salas para todo tipo de eventos, pero aun así, es un mundo que no acaba de explotar. Cuando sales fuera te das cuenta de que el rock en general mueve mucha más masa social y a su vez genera muchos más beneficios que aquí. Tal vez estemos usando un modelo de trabajo equivocado, tal vez sea falta de información o cultura musical… Parace que nuestras propuestas siempre estén por detrás de los productos extrajeros. Desde aquí lo único que podemos hacer es animar a la gente a que acuda a las salas y disfrute de la música que se genera en su tierra, tal vez apostando por ello y creando un circuito interno potente podamos hacer que la escena crezca positivamente.

MK: De todos vuestros discos, con sinceridad, ¿cuál creéis que es el que mejor ha recibido el público?

V.I.: Uluh. Fue un gran paso tanto a nivel interno como de cara a la opinión pública. Afianzamos la formación, empezamos a trabajar en todo lo que rodea a la música, a prestar más atención a los pequeños detalles. A meditar las cosas antes de hacerlas. Uluh nos hizo más adultos y ayudó a darnos cuenta de lo que teníamos en nuestras manos. Cuando vio la luz, la gente notó ese progreso y ese esfuerzo, y gracias a ello conseguimos alcanzar unos objetivos superiores a los que esperábamos.

MK: Si tuvieseis que elegir un tema en el que todos los miembros de la banda estuviesen de acuerdo, ¿cuál diríais que dice más sobre Vita Imana? 


V.I.: (Risas) El día en que Vita Imana se ponga de acuerdo al cien por cien, tendremos un serio problema. Somos muchos, y tan distintos que es muy difícil estar de acuerdo en una elección tan personal. Cada uno tiene su tema especial y lo siente a su manera.

MK: ¿Creéis que existe el llamado «amiguismo» en la escena del metal nacional? ¿Qué opináis sobre que haya bandas que trabajen durante años con esmero y no consigan sacar la cabeza a flote en esto de la música? ¿Cuáles creéis que pueden ser los motivos?

V.I.: No sabemos si existe el amiguismo. Nosotros todo lo que tenemos es gracias al esfuerzo, la dedicación y el creer y defender lo que hacemos. No hay más misterio que ese, si alguien se cree que su música es la hostia y solo por ello va a llegar a destacar, se equivoca. Es cierto que si tu propuesta es llamativa ayuda y mucho, pero nadie va a ir a tu local o tu bolo a decirte, eres la polla, te contrato, toma un cheque para grabarte tu próximo álbum. La paciencia, el esfuerzo y la dedicación son fundamentales. Pero por desgracia, hay bandas que aun cumpliendo con todos estos requisitos no consiguen sobresalir, la paciencia se acaba agotando, los recursos también, el esfuerzo pasa factura y por desgracia son muchas las que se quedan en el camino.

MK: Por último, hablemos sobre la humildad en el mundo musical… De sobra es sabido que hay bandas que la olvidan y se convierten en verdaderos tiranos y egocéntricos musicales: ¿qué recomendación daría Vita Imana para evitarlo?

V.I.: Nosotros sabemos quiénes somos, de dónde venimos y hacia dónde queremos ir. Todos hemos empezado de cero y hemos ido creciendo y aprendiendo cómo funciona este mundo. Habrá alguno que pierda la cabeza por el camino, pero son los mínimos. Por norma general la gente suele ser bastante maja. Lo que sí recomendamos fervientemente es que si en algún momento notas que te estás convirtiendo en un tirano y todo gira a tu alrededor, o si sufres alguna otra patología similar a las anteriores, acudas a tu centro de salud y pidas cita con un especialista porque tienes un problema.

MK: Muchas gracias chicos por vuestro tiempo, ha sido un placer para mí poder entrevistaros. Un abrazo fuerte.

V.I.: El placer siempre es nuestro. Un abrazo muy grande y mucha salud para este 2016.