Desde Barcelona nos llega Whatever May Come de la banda de hardcore KIDS OF RAGE, siendo éste su segundo trabajo después del EP The First Step cargado con cinco temas que destilaban hardcore por los cuatro costados. Vamos a prestarles nuestros oídos a este nuevo trabajo y nuestras cervicales a Whatever May Come. El grupo esta formado por Quim pegado al micro, Jorge y César a las guitarras y coros, Pol dominando el bajo y coros y David a las baquetas. Ahora, sin más preámbulos pasamos a la rueda.

El tema encargado de abrir el álbum es «Like Home» el cual entra a toda velocidad, donde nos hablan de volver a reunirse con aquellos amigos lejanos, de lo que significan aquellas calles, ciudades y lugares que tantas veces hemos visto y que tanto llegan a significar para nosotros. Y aunque apenas dure dos minutos nos hace recordar todo eso. Los riffs de las guitarras te invitan a hacer air-guitar desde el primer segundo,¡así es como se empieza!.

Seguimos con «Lone in Crowd«, donde lo primero que se escucha es alguien vomitando, muy acorde con el tema y su significado. El rasgar del bajo es notablemente bueno, mientras David va marcando el compás cada vez más ligero, pronto se unen a ellos Jorge y César. La voz de Quim no se hace esperar, hablándonos acerca de esa gente que aparenta ser lo que no es, esa gente que que quiere ser dios y son simples ovejas incultas e ingenuas viviendo inmersos en la ignorancia. Por desgracia hay demasiada gente así…

Irrumpe con fuerza «En Grade» donde Quim sostiene con frases como: «Los tiempos están cambiando, pero mi espíritu se mantiene intacto, construido de ilusiones y esperanzas con muchas preguntas sobre mi vida, pero pocas respuestas son claras…«. No os voy a desvelar mucho más de este tema, sólo puedo decir que son dos minutos pasan como una exhalación y seguramente pulséis el «replay» un par de veces más como mínimo…

Damos paso a «Tears I Shed«, donde el principio es una conversación breve seguida por el rasgar de cuerdas. ¿De qué nos habla este corte? Pues con frases como: «Huir no es la solución para mí… caminar por tierras desoladas… Demasiado ciego para ver lo que hay delante de mí… mi corazón no puede dejar de latir… todavía estoy sediento de vida…» os podéis hacer la idea. Y aunque la conversación me recuerda a cierto videojuego, este corte tiene una buena coordinación, en el cual la velocidad se va incrementando en todo momento para hacer una leve parada en la que es el rasgar de cuerdas lo único que se escucha. Poco después el resto de instrumentos se unen y gritan el estribillo.

¿Sigues con las cervicales enteras? ¿Sí? Pues vamos con «Even the Fall«, que se abre paso con ímpetu, con el compás muy bien marcado por David. Con algún pequeño descenso en la velocidad que le dan un toque diferente y que sin darnos cuenta, empezamos de nuevo asintiendo con la cabeza para terminar haciendo headbanging. Su  letra nos habla sobre las ruinas de nuestras vidas, de perder todo a lo que hemos estado aferrados… Un buen tema con una letra muy conseguida, cercana a la realidad.

Pasamos el meridiano del álbum con «The Only One«, que con un ritmo más pausado y donde la voz de Quim es más clara que en los anteriores. La letra refleja una mezcla de pesadumbre y esperanza con frases como: «Si no puedo abrir mis alas y sentirme libre como un pájaro y volar a donde quiero… Puedo ver el miedo, pero no se sentir miedo… El mundo me hace bastante frío para tomar las peores decisiones…». Es un tema que tiene una consonancia muy buena desde el principio, te embauca y te envuelve, siendo insuficientes los apenas tres minutos que dura, dejándote con ganas de más… Nos lo apuntamos y seguimos…

¿Tenéis ganas de volver a acelerar? Yo sí, así que después de recuperar un poco de resuello con el anterior tema, damos gas con «Wasted Time«, donde suena la campana del ring y una descarga de energía estalla en menos de dos minutos. Los riffs de guitarra son muy marcados, el bajo también y la batería ha pisado el acelerador a fondo. Mientras tanto Quim nos relata una ruptura en toda regla: «Dejo tu vida, para mejor o peor… yo prefiero estar solo… no podemos ser amigos, pero yo también te ignoré…» ¿A cuánta gente enviaríamos a tomar viento frescto con este tema? Da igual que sea a una pareja o una amistad…

Y siguiendo un poco el tema del anterior «Talking Vultures» nos habla de esa mierda de gente más falsa que un billete de 6 euros… Con fragmentos como el que sigue: «He puesto mi confianza en ti hasta hoy… se preocupa mucho de los suyos y permanecía cerca de mi… eso es lo que yo solía pensar… hasta que descubro que hay un falso amigo frente a mí…«. Este tema tiene un compás rápido el cual esta claramente marcado por David. Jorge, César y Pol no se quedan atrás con los riffs rasgando cuerdas y consiguiendo que instrumentalmente roce lo excepcional.

Encaramos la recta final del álbum con «Shined«, donde lo primero que escuchamos es la voz de Quim diciendo: «Ahora puedo decir algunas cosas que nunca he dicho antes…» seguido de cerca por la batería y las guitarras. Aunque es un tema de libre interpretación te va a enganchar si le prestas atención, tanto a la letra como instrumentalmente hablando, todo encaja a la perfección.

El broche al LP lo pone «No Turning Back«, que entra como un torbellino, dispuesto a arrasar con todo lo que se ponga a su paso. Así empieza este tema, donde Quim se pronuncia acerca de esa gente que cree que te puede traicionar a su gusto, de esperar y ver caer a esa persona que tanto nos ha jodido. Un buen track para poner punto y final al trabajo, el cual te deja con ganas de más y de poder asistir a un directo de la banda en primera fila.

A los enamorados del hardcore tengo que deciros que a más de un corte le vais a dar al replay hasta borraros la huella dactilar, y es que la coordinación del grupo es soberbia. No hay nada que desentone en ninguno de los temas. Las variaciones de ritmo son buenas y rápidas, ya que suben rápidamente la velocidad. Con todo esto me apunto a un directo en cuanto me sea posible, ya que suelo decir que vale más un directo que un montón de discos. Si tenéis la posibilidad de verlos encima de las tablas, que no os lo cuenten. Personalmente les puntúo con un 8/10, lo único que he encontrado que no me gusta nada, es que se me hizo demasiado corto y mañana tender que ir al fisio. Me quedo a la espera del próximo trabajo, ya que se que pueden dar más de sí.

Tracklist:

1. Like Home
2. Lone in Crowd
3. En Grade
4. Tears I Shed
5. Even the Fall
6. The Only One
7. Wasted Time
8. Talking Vultures
9. Shined
10. No Turning Back