Por Alex González
 

¿Quién dice que los domingos son días aburridos? Yo creo que no, sobretodo teniendo en cuenta un cartel como este en el que nos encontramos cuatro pedazos de bandas nacionales de ámbito extremo.
Sabiendo que este fin de semana se ha prolongado en mi tierra debido al puente de Andalucía, había que aprovechar la ocasión para hacer una «escapadita matalera»…

Dirección a la sala Der Fliegende Holländer, o simplemente «Holländer» (también conocida como Holandés Errante) llegamos a eso de las 22:00h, hora de apertura de puertas según el cartel.

De primeras nos encontramos con una cantidad de gente más bien justa en la entrada de la sala, en pequeños grupos y hablando entre ellos. Diez minutos después del horario previsto, la sala abre sus puertas para dejar pasar al público, el cual se tomó su tiempo para acceder al local, ya que muchos se encontraban fuera tomando alguna que otra bebida «pre-concierto».

 

El escenario de esta sala no destaca por ser especialmente grande, sino más bien lo contrario, está destinado a grupos no muy famosos y concierto de menor envergadura que otras salas de la ciudad.
Además no tiene valla para restringir el paso de los espectadores y está a poca distancia del suelo.

Dicho esto nos centramos en lo importante del concierto, los cuatro grupos que aquí tenían cabida esta noche.

El primero en saltar al escenario fue la banda madrileña BRAIN REMOVAL, que se encargarían de abrir el espectáculo al más puro estilo de Death Metal.
Antes de comenzar el cantante se acercó a un amigo y a mí, y muy amistosamente nos comentó cosas sobre su nuevo EP y sus influencias, las cuales proceden de bandas como Cannibal Corpse y Suffocation entre otras muchas.

 

Su puesta en escena comenzaría a las 22:40h, quizás algo más tarde de lo previsto, aunque no podemos decirlo con certeza ya que no había un horario fijo estipulado.

Desde el minuto 1 dieron mucha tralla, y toda la formación al completo lo hizo fenomenal: el vocalista se dejo la piel con su micro, el guitarrista no tuvo ni un solo fallo que pudiera percibir, etc.
Su primer tema fue «Dehumanization», seguida por «Death Paradigm»y «Malignant Endophenotype».

Tras esto, la banda se atrevió a salirse un poco de su repertorio para hacer un cover de «War Ensamble» (Slayer), dandole su particular toque de Death.

Tras esta sorpresa, el grupo continuó con «Homicidal Disruption«, «Trascending«, «Catatonia» y «Exteminium» para finalizar.

Durante el espectáculo se sucedió algún que otro pogo improvisado sobre la marcha.
El grupo agradeció a los allí presentes su energía y ánimos hacia la formación, y comentaron que no tenían más repertorio, por lo que quizás habían acabado un poco antes de lo previsto.

A las 23:15h, los madrileños abandonaban el escenario para dar paso a MESZAROTH, una banda de Blackened Death Metal procedente de Huelva. Estos empezarían su intervención a las 23:40h.

Su primera canción fue «The Fractal Halls of Nothingness», tras la que pidieron al técnico que arreglara algunos problemas que estaban teniendo con el sonido, que no fue nada realmente relevante.

El concierto continuó con «Saturn’s Hunger«, «Ora pro nobis Lucifer» (Behemoth cover), «Seven paths to Khemennu«, «The Burning Dawn«, «Aureom Fanati» y «The Rebirth of Nemesis«.

Con un sonido puramente Black, quiero destacar las ganas que el batería le echó, sin dejar atrás al resto de sus compañeros.

 

A las 00:25h, acabó el espectáculo de los onubenses, dejando paso a ABSENTA, una banda de Black Metal traída desde Córdoba, que comenzó a la 01:00h.

Llamó la atención el pie de micro que el vocalista usó, con el cráneo de algún animal sujeto a un palo de madera.

Empezaron con «Erasing The Traces Of An Ungrateful Coward«, seguida por «You Left Me Dry«, «Burying Another Part Of My Soul«, «Howls Under Growing Oceans«,  «Eel«, «Requiem For A Stream» y «Darkened Blood» para acabar.

Entre canción y canción, el cantante aprovechó para hacer una breve reflexión relacionada con el tema que interpretarían posteriormente, dandole un matiz muy propio de una banda de Black Metal.

Su intervención finalizó a las 01:40h de la noche para que tomase las riendas del concierto los tan esperados DYING, la banda local de Brutal Death Metal.

Mientras preparaban su material en el escenario, el bajista y compositor Miguel «Odigir», hizo alguna que otra broma con el público para amenizar el ambiente, cosa que no vino nada mal teniendo en cuenta la hora en la que ya nos encontrábamos.

 

A las 02:15h dio comienzo el impresionante concierto de los sevillanos, que dejaron a más de uno atónito con su puesta en escena.

Su primer tema fue «Throne of Lies«, seguido por «PU-239«, «Humans«, «Arrival of Decadence«, «Torture God«, «Experiment«, «Chronicles of Insanity» (estas dos últimas son mis preferidas de la banda), «Existence Misgivings» y «From Chrisalys to Worm» para concluir el espectáculo.

Cuando la banda estaba abandonando el escenario, la gente empezó a corear «Otra, otra» y tras captar la atención de Odigir, este incitó al resto de compañeros de la formación para que volviesen con sus instrumentos y tocaran una última canción, cerrando así el espectáculo con «Ill Intentions«.

El vocalista del grupo se atrevió a bajar con el público para cantar durante unos segundos entre la multitud.

Sería a las 03:15h de la mañana la hora en la que DYING cerraría el festival, dejando con buen sabor de boca a la gente que quedaba en la sala.

Quiero destacar el impresionante sonido del local y las bandas en conjunto, que no defraudaron a nadie de los que allí nos encontrábamos esa noche. Las fotografías han sido cedidas por ACID SHOT.