Por Alex González
Fotografía Fátima Caballero
 

Nos adentramos en el Hispalis Metal Fest para presenciar este pedazo de concierto cargado de bandas, con nada más y nada menos que 4 grupos nacionales y MASTERPLAN a la cabeza de cartel.

La apertura de puertas estaba fijada para las 19:30h, aunque no fue hasta 20 minutos más tarde cuando finalmente se pudo acceder al interior de la sala.
El público que allí se encontraba era mínimo, hasta el punto de que me sorprendió ver a tan poca gente en la entrada del local.

La banda encargada de abrir el festival fue AREA 13, la cual procede de Sevilla e interpretan Heavy Metal.


Como comentaba anteriormente, la gente que se encontraba allí era bastante poca, incluso empezado el primer concierto. Pese a este inconveniente, el espectáculo continuó con normalidad.

Al comienzo del espectáculo por parte de AREA 13, éstos comentaron al público que debido al retraso producido con las pruebas de sonido, tendrían que ajustar su horario sobre el escenario.

 

Una cosa que llamó la atención en este festival es que los tres primeros grupos tocaron con la batería situada a la izquierda del escenario, ya que en la parte central de este se encontraba la batería de LEYENDA, que posteriormente usaría MASTERPLAN en su concierto.

Durante la tercera canción el sonido de la guitarra se desconectó por completo, lo que obligó a los miembros a parar la canción para retomarla segundos después con el fallo ya arreglado. En general, su concierto pasó más bien desapercibido, debido a la falta de público y el ajuste horario.

Interpretaron canciones como «Heavy Lethal» «Area 13» o «My Nightmare» entre otras. 

A las 20:50h AREA 13 abandonó el escenario para dar paso a la otra banda sevillana, GAELBAH  que se encargaron de darle vida al festival de forma sorprendente. Desde el primer momento, la agrupación mostró un espectáculo pletórico y lleno de energía.

Es la primera vez que tenía la ocasión de verles en directo, y tengo que decir que me dejaron con la boca abierta. El vocalista se dejó la piel con sus brutales agudos en las canciones y el público percibió este tipo de detalles que hicieron que llamaran tanto la atención.

 

La puesta en escena fue impresionante y la sala «se llenó» ligeramente más. El volumen durante esta actuación fue notablemente más alto que en la del grupo anterior.

Tocaron temas como «World on Fire«, «Haxan» o «Black Widow«.

Su intervención finalizó a las 21:30h para dar paso a AGO, una banda cordobesa de Heavy Metal que saldría al escenario a las 21:50h.

Durante este concierto, la gente fue animándose de forma progresiva, debido a que al comienzo, el público estaba más bien apagado, pero poco a poco con el desarrollo del concierto consiguieron ir cargándose de energía.

Quiero destacar la habilidad del solista con la guitarra, que hizo una actuación ejemplar, estando por encima incluso del resto de sus compañeros de formación.

Interpretaron algunas canciones como «El Verdugo«, «Engendro«, atreviéndose también con dos covers: «Turbo Lover» (Judas Priest) y «Resistiré» (Barón Rojo).

Acabaron su espectáculo a las 22:35h y 20 minutos después saltarían al escenario LEYENDA, un grupo de Rock Melódico traído desde Madrid, los cuales están haciendo la gira española con los cabeza de cartel.

 

Sinceramente, no soy un gran fan de este género, pero a pesar de ello, este grupo fue simplemente espléndido, tanto a nivel musical como en espectáculo. Añadieron teclado, que hasta ahora no se había visto ninguno durante el festival y cogieron su batería central que, además, se iluminaba de color rojo, captando la atención de la gente.

Todos los miembros en conjunto mostraron unas ganas y unas técnicas con sus instrumentos envidiables, sobretodo el solista, que nos mostró su habilidad con el sweep picking y el tapping entre otras muchas.

 

Conectaron con el público, que poco a poco comenzaba a abundar, desde el minuto uno, consiguiendo ganárselos a pesar de ser un estilo distinto al resto de las formaciones que habían tenido cabida durante la noche.

A las 23:40h la banda deja los instrumentos para dar paso a la cabeza de cartel, los tan esperados MASTERPLAN que comenzarían a 15 minutos más tarde.

 

La cantidad de personas que se encontraban en la sala ya había crecido notablemente, llegando a llenarse a la mitad de su capacidad. 

La alegría de los miembros del grupo fue percibida por la gente que tras una larga espera de casi cuatro horas estaba ansiosa por ver a los alemanes que no dejaron indiferente a nadie, con una pedazo de puesta en escena, un gran sonido y una muy buena actuación.

El conjunto de los componentes dieron a la noche un toque de Power Metal que se pudo disfrutar durante hora y media.

Hay que decir que la Sala Custom, con un aforo de casi un millar de personas, es una (si no la que más) grande de la ciudad, y es complicado conseguir llenarla.
El sonido fue el adecuado, pese a que algunos grupos se escuchaban mucho más fuerte que otros.