Por Chus
 
 

Hace tan solo un año que la congregación se formó. Desde el primer momento me atrajo la idea de llevar a cabo sus planes de sacrificio humano. El fin de ello era transportar a nuestra realidad al mismísimo Lucifer. El maestro nos mostró los escritos sagrados donde mostraban de manera clara y explícita cómo poder traer a su majestad infernal. Para ello tendríamos que realizar sacrificios humanos. Primero buscamos una víctima fácil por miembro de la congregación. Después, en mi caso tenía que vigilarla durante el día y tomar nota de cuales eran sus rutinas. Meses más tarde el siguiente paso era ganarme su confianza. No resultó difícil ya que debido a la información que tenía acumulada sabía de que manera podía conseguir su simpatía. Aún recuerdo lo sencillo que fue embaucarla sin que si tan siquiera se diese cuenta. Aquella noche me la llevé a cenar. Aproveché un momento en el que se fue al baño para mezclar en su bebida una potente droga. Cuando la vi beber aquello sólo podía pensar «hoy es tu fin y ni tan siquiera lo sabes». Tengo que reconocer que gocé con ello, pero una parte de mí gritaba «¡como has llegado a formar parte de esto!»

Acallé mi propia conciencia con algo de alcohol. Después de la velada la monté en mi coche y le dije que la iba a llevar a casa. En tan solo 3 minutos finalmente se desplomó. Frené. Miré a mi al rededor. La calle estaba oscura y desértica. Aproveché para meterla en el maletero y encapucharla, atándola de pies y manos. Al cabo de unas horas llegué a aquel castillo abandonado a las afueras de la ciudad. La saqué del maletero aún dormida. En la puerta de la fortificación estaban mis compañeros esperando pacientemente. Me ayudaron a sacarla del maletero. Comenzaba a despertarse, así que aproveché para quitarle la caperuza. Quería ver su expresión facial y ver cuánto tiempo tardaba en darse cuenta de lo que le iba a suceder. Primero me miró con ojos sorprendidos. Al darse cuenta de que no podía moverse comenzó a gritar. Ni tan siquiera intentamos acallarla. Deseábamos verla sufrir. La colocamos en el potro vertical que quedaba libre al lado del resto de raptados. Debajo de todos ellos había unos grabados por los cuales su sangre correría hasta llegar a empapar la estatua que representaba al diablo. Uno de mis camaradas comenzó a calentar el sello. Sus alaridos y sollozos eran tan desesperados que cualquier humano con alma la hubiera dejado ir. Pero ni mis compinches ni yo sabíamos lo que era la piedad. Me dieron aquel hierro ardiente. Entonces la marqué en la frente, en la palma de las manos, en la boca del estomago y en los muslos. Se desmayó momentáneamente cuando percibió el candente hierro en la boca del estomago. Volvió en sí y pude observar cómo se le escapaba la vida mientras la rajaba en canal y le extraía sus entrañas. El resto de mis correligionarios hacían lo propio con el resto. Esto sólo acababa de empezar. Conseguiremos el tan ansiado reinado de tinieblas, de eso no nos cabía duda.

Bienvenidos al universo de BETWEEN THE FROST. ¿Nos ayudarás a traer a aquel con cuernos?

BETWEEN THE FROST es un combo de black death metal procedentes de Cataluña. Comenzaron su andadura en 1993. Tres años más tarde llegó su primera demo Immortalized Darkness iniciando de esta manera su imperio de terror. En 1998 nos llegó al fin su primer y esperadísimo larga duración Instinct of Surliness. Con esta acometida demostraron con creces una vez más, que España está al mismo nivel de calidad que el resto de países del mundo a la hora de manufacturar metal extremo de calidad. Sus siguientes pasos fueron la edición de dos maquetas en 2003 y 2005 tituladas Demo May ’03 y Promo 2005, y los L.Ps Realms of Desolation (2007) e Inferno’s Conflagration (2013). Ambos sirvieron de antesala para lo que se nos vendría encima dos años después. Finalmente el 21 de diciembre de 2015 los amantes de este género recibimos con los brazos abiertos su nuevo y flamante EP bautizado con el nombre de From the Roots 1993-2015, y editado por la discográfica Winter Demons es la razón de que estas purulentas esquelas hallan sido creadas.

El line-up es el siguiente: Asier (batería), J. M. (guitarras. A su vez miembro de EVNAR), Alberto Magaña (bajo), Blas (guitarras), RafaFrost (voz. ex-NAMTAR).
En esta nueva andanada los catalanes nos brindan una obra absolutamente devastadora, que rezuma por los cuatro costados ese sabor añejo y auténtico del originario melodic black death de primeros y mediados de los 90. A pesar de ello, la producción lejos de sonar retro es nítida pero sobradamente potente, asegurándose de este modo que la experiencia vivida por el fan sea absolutamente satisfactoria. ¡Y así os aseguro que es! Cabe resaltar que lo que nos encontraremos es con una regrabación de temas clásicos de su primera etapa, mezclándolos con nuevas composiciones. Por otra parte existe una edición limitada con un doble cd. El segundo disco incluye una demo grabada en el 96.

Los riffs son rápidos, adictivos y dramáticos como hacía mucho tiempo que no se oían. Los encontramos a doble armonía, a una cuerda, y por supuesto con las disonancias propias del tipo de música que ejecutan. Por otro lado descubriremos leves matices de solos de guitarra. Señores, cómo vais a disfrutar con esto, os lo aseguro.

Los registros vocales se mueven sobre todo en los shrieks más escalofriantes. Sin embargo sonreirás al comprobar ínfimas pinceladas de deathgrowls en algunas de las canciones, e incluso el uso en tan solo un tema de voces limpias, siniestras a más no poder.

Las baterías son tremendamente veloces. Predomina de manera clara los up tempos con violentos blast beats, sin olvidar obviamente los necesarios cambios de dirección y med tempos de pulso rápido cuando la ocasión lo exige.

Al término de esta descripción global, pasemos a comentar las mejores tonadas de este Extended Play. Personalmente destacaría… TODAS. Estamos delante de lo que personalmente considero una arremetida perfecta en todos los aspectos. Aún así recalcaría «Immortalized Darkness (Over Raven Wings)», «My Crystal Tower (Towards the Ethereal Throne)«, «Letme Die (Seas of Glory)» y «J.I.M.I. (Jailed in my Inside)«, por los siguientes motivos:

Si oyes la inicial «Immortalized Darkness (Over Raven Wings)«, sabrás cómo se las gastan estos individuos y cuál es la tónica general de este ataque. Cambalaches constantes de camino y celeridad a raudales.

«My Crystal Tower (Towards the Ethereal Throne)«, te hará sonreír con el solo en fade out al final de la susodicha canción.

«Let me Die (Seas of Glory)» contiene unos momentos de old school melodic death metal que te harán levantar los puños en alto sí o sí. Vaya subidón de adrenalina, hermanos.

«J.I.M.I. (Jailed in my Inside)» es simplemente mi preferida. El mejor riff principal lo localizarás aquí, y si no me crees, prueba y verás.

Si eres veterano alucinarás con esto. Si no es así y quieres saber como debería de sonar este arquetipo de metal radical siempre, póntelo ya. Así de claro.

Puntuación: 10

Tracklist:

CD 1
Immortalized Darkness (Over Raven Wings)
My Crystal Tower (Towards the Ethereal Throne)
Lost in Immensity of Time (Eternal Dusk)
Let me Die (Seas of Glory)
M.A.R.C. (Many Answers Remembering Courage)
J.I.M.I. (Jailed in my Inside)
Shadows Infinity (Outro)

CD 2
Immortalized Darkness
Lost in Immensity of Time
Naked Between the Frost
Mourning Soul
Forgotten in Ice

 
Enlaces de interés