Cada concierto de IRON MAIDEN es una celebración y provoca la peregrinación de gente venida de medio mundo y el concierto del pasado miércoles 13 de julio no fue una excepción.
 
Se había anunciado que los teloneros empezaban a las 20:00 pero para nuestra sorpresa cuando accedimos sobre esa hora al recinto THE RAVEN AGE ya llevaban 2-3 temas interpretados de su repertorio de 7 temas. 
 
Desde la posición elevada que teníamos (lateral en segunda grada) se podía apreciar que el público estaba bastante paradete y que no había ni la mitad del aforo en ese momento.
 
La puesta en escena de esta banda de metal melódico de Londres es bastante simple y sus miembros no son muy dinámicos sobre el escenario. Se limitan casi exclusivamente a hacer headbanging mientras tocan. El vocalista Michael Burrough se mueve algo más por el escenario e intentó animar al público con poco éxito. Hace unos meses pudimos ver a THE RAVEN AGE como teloneros de TREMONTI por lo que nos imaginábamos lo que se podía esperar de ellos.

Hay que recordar, para los despistados, que uno de los guitarristas y fundadores de este grupo es George Harris, hijo de Steve Harris. Ya os podéis imaginar porque han gozado del privilegio de telonear a IRON MAIDEN en la gira «The Book of Souls tour«. No es una banda que suene mal pero no me parece que aporte nada nuevo y además tiene que mejorar mucho la puesta en escena.
 
Con los dos últimos temas «Salem’s fate» y «Angel in disgrace» (que es su primer videoclip publicado) la banda pareció despertar de su letargo y lograron que el público se moviera un poco.
 
Tras unos 40-45 minutos de actuación se retiraban los niños del escenario y era momento de que se subieran sus mayores (tanto en edad como sobre todo musicalmente hablando).
 

Canciones interpretadas por THE RAVEN AGE
Uprising
Promised land
The death march
Eye among the blind
The merciful one
Salem’s fate
Angel in disgrace

 
Entre uno y otro concierto pasó media hora en la que vimos como el recinto se iba llenando hasta la bandera con 15000 entusiastas de IRON MAIDEN, y es que un concierto de ellos en la capital es sinónimo de lleno cualquier noche del año.
 
A las 21:00 con puntualidad británica se empezó a oír «Doctor doctor», la canción de UFO con la que empiezan los conciertos desde hace siglos siendo está muy jaleada y seguida con palmas.
 
A continuación ya el foco iluminó a Bruce Dickinson que apareció en una posición elevada cantando las primeras estrofas del tema que abre su nuevo disco «If eternity should fail» hasta que ya salieron Dave Murray, Adrian Smith, Janick Gers y Steve Harris con sus instrumentos (Nicko McBrain ya estaba en su puesto en la batería con anterioridad).

«Speed of light», otro tema nuevo, fue la segunda canción que interpretaron y tras este Bruce nos explicó que venían a presentar su nuevo disco, The book of souls (2015), pero que habían hecho un hueco a sus composiciones más clásicas. El tercer tema elegido fue «Children of the damned» y ahí se notó ya al público a tope, por fin sonaba uno de los temas que realmente queríamos todos escuchar.

Volvimos a escuchar temas nuevos con «Tears of a clown» (tema inspirado en los últimos tiempos del actor Robin Williams) y «The red and the black», el único tema del disco compuesto exclusivamente por Steve Harris y que comienza y termina con él solo al bajo.
 
Se nos anunciaba que el siguiente tema era «The trooper» con la tela que al fondo del escenario iban cambiando con cada tema y todo el mundo se volvió loco. Ahí teniamos a Bruce yendo de un lado al otro y ondeando la union jack mientras cantaba, aunque desafortunadamente su voz se oyó mal en este tema. En una parte del tema estuvo puteando un poco a Janick tapándole con la bandera mientras este no dejaba de tocar.

Por fin encadenaron 2 temas clásicos desempolvando «Powerslave», que llevaban sin tocar en directo desde 2009. Para este tema Bruce se puso una máscara de luchador mexicano pero la voz volvió a fallar. De todos modos al público parecía darle igual.
 
Se notaba bastante la diferencia entre temas nuevos y viejos en cuanto a respuesta del público. Pasaron a continuación a tocar «Death or glory» (tema en que Bruce se pone una máscara de mono) y «The book of souls» en el cual Eddie en versión maya aparece sobre el escenario para intentar coger sin éxito a alguno de los músicos para que finalmente Dickinson le acabe sacando el corazón y tirándolo al público situado en el black circle. Con estos dos temas se daba por cerrado el repaso al nuevo disco y ya empezamos a frotarnos las manos con lo que se avecinaba.

El concierto estaba siendo hasta el momento una demostración de la enorme presencia escénica de Bruce Dickinson que hizo su habitual despliegue físico con carreras por todo el escenario, perfectamente acompañado por Janick Gers con sus saltos, volteos de guitarra y patadas a los altavoces mientras que Murray, Smith y Harris también estuvieron recorriendo el escenario de un lado a otro.

Con los siguientes 3 temas: «Hallowed be thy name», «Fear of the dark» y «Iron Maiden» pareció que subían un peldaño más en cuanto a entrega e intensidad. 
 
El parón típico antes de los bises fue breve para casi inmediatamente empezar a oír a Barry Clayton leer unas citas del libro de las Revelaciones… ¡Por fin sonaba «The number of the beast»! Este tema lo interpretaron con una inmensa figura de la Bestia presidiendo el escenario y haciendo despliegue de llamaradas de fuego.
 
Tras un comentario de Dickinson señalando las nacionalidades que había por allí: suecos, brasileños,  ingleses… y por supuesto españoles, nos dijo que da igual de dónde o cómo seamos, que nosotros estábamos allí por la música (y un poco también por la cerveza) y que éramos «Blood brothers».
 
El tema que cerró la actuación fue «Wasted years» de su disco Somewhere in time (1986) y que están usando como cierre de actuación por primera vez en esta gira.

Fueron 2 horas de una actuación genial con un decorado con motivos mayas muy currado, con lianas colgando del techo, antorchas, la aparición estelar de Eddie en los temas «The book of souls» y como cabeza hinchable gigante en «Iron Maiden». Las únicas pegas que encuentro es que tocaran 6 temas nuevos quitándole el sitio a temas más clásicos y los problemas con la voz de Dickinson. Me pareció que estos problemas fueron una combinación de mal sonido y del propio Bruce al que le fallaron un poco las fuerzas. A pesar de todo… ¡Up the Irons!

 
 
Canciones interpretadas por IRON MAIDEN
If eternity should fail
Speed of light
Children of the damned
Tears of a clown
The red and the black
The trooper
Powerslave
Death or glory
The book of souls
Hallowed be thy name
Fear of the dark
Iron Maiden

Bises:
The number of the beast
Blood brothers
Wasted years