Un festival gratis a 45 minutos de casa, un autobús por 4 euros, toda esta dispuesto para pasar una gran noche. 

Es un caluroso sábado de octubre, después del ratito del autobús, llegamos al recinto, o más bien al parque, ya que el festival tiene lugar en un parque en medio del pueblo. Queda todavía una hora para la hora prevista para el inicio, así que me dedico a investigar por allí por allá, y sobre todo tomar una cerveza. 

 
A las 19:30 empiezan las hostilidades, después de una breve presentación por Tony la cara visible de la asociación Algorrock, empieza HIPOCAMPO. Si uno no viene informado con semejante nombre, y las pinta que trae el cantante (una pinta de empollón que no veas) unos podría pensar que tocan cualquier cosa menos metal. Pero suenan los primeros acordes de “The Hellion” encadenado como tiene que ser con “Eletric Eyes”, y se resuelven todas las dudas en cuanto a estilo musical, y cuando entra Juan ya no hay duda tampoco en cuanto a la voz. Se suceden canciones de JUDAS PRIEST WHITESNAKE, IRON MAIDEN… una manera ideal de iniciar el festival, calentando el ambiente, la banda tiene actitud y sabe estar en un escenario.
 
Una vez calentado los motores toca el turno a PERVERSION, la banda tributo a RONNIE JAMES DIO. Lo primero que quería decir es: “¡Desi ¡Desi! ¿Qué has hecho con tu melena rubia? Ese pelo rosa no me convence”. Por lo demás, tal como hicieron en el Costa del Rock fest, me gustaron mucho. Tuvimos entre otros temas: “Holy Diver”, “Heaven and Hell”, “Don’t talk to Strangers”. 
 
La actitud de la banda es increíble, cuesta a veces creer que esa tímida chica con voz dulce cuando habla se trasforma en semejante voz. En fin, PERVERSION asegura espectáculo y ambiente donde vayan, sobre todo si vienen con su autobús de fan del Highlander.

Una vez acabado con los preliminares entramos en la parte más fuerte de la velada, los chilenos de FOLKHEIM ofrecen un folk metal con estructuras muy elaboradas, a veces muy densas, pero de fácil asimilación para un público (y me incluyo entre ellos) que no está acostumbrado a estos sonidos. La banda se presenta como defensora de los derechos de los pueblos originarios de Chile, y para apoyar sus temas usan instrumentos típicos de dichas culturas, en el concierto de esta noche una trutruca (una trompa), y un Charango (una diminuta guitarra). 

 
 
 La banda tiene una presencia en el escenario impactante, y usan un lenguaje corporal que ayuda a transmitir su mensaje, como cuando se encontraron todos arrodillados al final de una canción, o la presencia de la bandera Mapuche. Los temas están enfocados a su lucha y a denunciar los abusos sufridos por pueblos originarios como en “Hijos Del Salitre” que trata sobre una matanza en una escuela chilena en 1907. El público está entregado, las vallas que separan el escenario de las hordas empieza a tambalearse. Lo que más destacaría es el tema nuevo “Kiepja”, una composición extensa con cambios de ritmos y de ambiente pesado.
 
 
Después de un descanso salieron al escenario SOVENGAR, primero tengo que corregir los que puse en la previa, su estilo no es Folk metal, es Viking Power Metal. La banda ofrece temas directos, con una puesta en escena vistosa con esas armaduras, y el imponente casco que lleva el cantante Raven. S
 
Se suceden los temas de sus dos primeros trabajos, y rinden homenaje a unas de las bandas de power metal bélico: SABATON con su “Ghost division”. Hay una cosa que siempre me llama la atención: el Keytar del teclista, que permite al teclista tener más protagonismo. Otra cosa que destacaría, es que el cantante es bastante estático, casi anclado detrás del pie de micrófono, o arrodillado, pero no se movió a los laterales del escenario, quizás sea por falta de espacio, o por lo aparatoso que es el antes mencionado casco. Pero me quejo de vicio, porque la actuación ha sido impresionante.

Y para terminar la velada, la banda murciana HITTEN. A pesar de haber nacido en los noventa estos chavales han mamado de los ochenta, con su manera de vestir, con su estilo musical, si cierran los ojos se podría decir que es una banda de la tan influyente NWOBHM (New Wave of British Heavy Metal, pero creo que sobra la aclaración). 

 
 
La actitud sobre el escenario es impresionante, se mueven interactúan, diría mejor comulgan con la asistencia. En cuanto sonaron los primeros acordes del tema inicial, las ya poco fiables vallas de seguridad ya no era un obstáculo, y el público se encontraba al pie del escenario, tocando con la yema de los dedos a los músicos, y ellos se prestaron encantado al juego dejando casi tocar la guitarra durante los solos, o dejando el micrófono para los estribillos. Tuvieron grandes momentos con sus temas estrellas, y después de un parón volvieron para unos bises que acabó de encender la sala, IRON MAIDEN, sonando allí en Algarrobo, con un sonido más cercano a la época Di Anno que de Dickinson. Cerraron con “Running Over Fire” que dejó la asistencia exhausta.
 
1h30 y ya se había acabado. Mi única queja, y lo hago para mejorar, el volumen era demasiado alto, no es porque se toque más alto que suena mejor, eso lo dejamos a MANOWAR.

De la noche me quedo con la organización, muy agradable, y entregada, no me han faltado tintos de verano (es que la marca de cerveza que servían no me gustaba), y lo que más me gustó fue ver a Tony descamisado, y enloquecido cantando en primera fila. Es bonito que pueda disfrutar, y pueda hacer disfrutar a la gente de lo que le gusta. Gracias Tony, Gracias a la asociación Algorrock. Nos vemos el año que viene.