Por Coraza
 

Como ya sabrán los fans, se trata del primer disco de la banda con su nueva cantante, la mezzosoprano francesa Emmanuelle Zoldan, tras la salida de su anterior vocalista, la española Aylin. Dim Days of Dolor estuvo en proceso mientras la anterior vocalista aún formaba parte de la banda, y siguió su composición de forma natural. Por segunda vez consecutiva, publican su álbum bajo el sello de Napalm Records. Veamos qué ha salido de esto.

Desde el principio se percibe que la voz ha cambiado, pero a los fans no les tomará más de dos canciones para acostumbrarse a la nueva cantante. Emmanuelle tiene una formación clásica, ha participado en óperas, y ya había colaborado con otras bandas como TURISAS o TRAIL OF TEARS. Era cuestión de tiempo que se abriera paso a nuevos proyectos, como formar parte de una banda bastante consagrada dentro del metal sinfónico/gótico noruego.

No debemos olvidar que Morten Veland, el compositor y fundador de la banda, quien además toca la guitarra, el bajo, los teclados y presta su voz para hacer cantos guturales, sigue liderando SIRENIA. Y en el caso de que fuera uno de los responsables de la salida de Aylin, nada le quita que siga siendo un músico y un compositor prodigioso capaz de mezclar la belleza de un piano bien afinado con la brutalidad de la guitarra más distorsionada del país de los fiordos.

Para muestra, la canción «Treasure n’ Treason» posee varios altibajos, y camina por la cuerda floja que separa la parte melódica de la parte pesada del metal sinfónico. Del mismo modo, en canciones como «Cloud Nine», se perciben sonidos de teclado electrónico que parecen experimentales, pero que van seguidos de un gran solo de guitarra. Por lo tanto, en este disco las sorpresas siempre se muestran activas. Mis palabras son inútiles para describirlo, simplemente hay que oírlo.

En cuanto a las letras… ¿hay algún fan de habla no inglesa que les preste atención? Pues a quien lo haga, que se prepare para oír bellezas como ojos que se desprenden de la cara o cenizas a las cenizas. No es que sean repetitivas o que resulten poco originales, es que es metal gótico, y los temas que manejan son los propios de una banda tan «oscura». Que nadie se espere encontrar canciones felices, como mucho melancólicas, en este disco.

 
Hacia el final del álbum hay canciones con un contenido quizá más travieso, más pícaro, que siempre deja buen sabor de oído en discos de este estilo. Y, como colofón, una balada digna de un discípulo de Bach.

No hace falta ser un amante de este subgénero de heavy metal para saber apreciarlo, como digo siempre. Si tenéis la oportunidad, escuchadlo.

Nota: 9/10

Tracklist:

01 Goddess of the Sea
02 Dim Days of Dolor
03 The 12th Hour
04 Treasure n’ Treason
05 Cloud Nine
06 Veil of Winter
07 Ashes to Ashes
08 Elusive Sun
09 Playing with Fire
10 Fifth Column
11 Aeon’s Embrace

 
Enlaces de interés: