Por Chus
 
 
Consumida por su propia pena se miró por última vez al espejo. Poco a poco se fue despojando de la maloliente ropa que llevaba puesta. Le parecía extraño el no haberse dado cuenta de como llegó a ese estado, todo fue tan natural…. Su delgadez era extrema.
 
Hace meses que dejó de hablar con su familia y amigos. Las circunstancias que habían acontecido en su vida en los últimamente le habían dejado una marca imborrable. ¿Cuánto tiempo llevaba sin comer?, la verdad es que no lo recordaba, y a decir verdad tampoco le importaba. Acarició su huesudo semblante mientras unas pesadas lágrimas caían por su rostro. Ya nada tenía sentido, estaba completamente muerta por dentro y eso se estaba reflejando por fuera. Se preguntó si ese calvario tendría fin, o si podría llegar a superar sus traumas. No tardó demasiado en darse cuenta de que jamás volvería a sentirse viva. De repente, un latigazo de ira recorrió todo su ser. Gritó como jamás lo había hecho antes, propinándole un golpe a la luna rompiéndola de inmediato. Ahora, el reflejo que podía ver en la lámina, se correspondía más con lo que quedaba realmente de ella. Agachó la cabeza y se quedó mirando al trozo de cristal que había caído en él. Lo agarró y lo observó durante unos momentos. Comenzó a hacer fuerza con la mano, clavándoselo de ipso facto en la palma. La sangre descendía despacio, bajando por su muñeca para acabar goteando finalmente en el suelo. Después, con la mirada perdida, se propinó un mortal corte en el cuello. No iba a seguir sintiéndose así. Había llegado el momento de apagar las luces para siempre.
 
Bienvenidos al universo de LYCANTHROPY.
 
 
Desde Rusia nos llega un conjunto de black death metal llamado LYCANTHOPY. Iniciaron su periplo musical hace diez años. Desde entonces, han publicado seis discos de estudio y un buen puñado de demos, splits y E.Ps. La reseña de hoy se centrará como no podía ser de otra forma en su último redondo «A.V.R.E.I.L.», editado vía Lower Silesian Stronghold el 21 de agosto de 2017.
 
El line up es el siguiente: Alex Furious (voz. Asimismo, componente de Definition Sane, Nosce Teipsum, Homoinsanus, ex-Dusk of Eternity), Gunner (guitarras, bajo, teclados) y Oleg (batería. También forma parte de Khôra, Terrawave, ex-Autokrator, ex-Dagor Dagorath, ex-Deathstruck, ex-Mirrors of Obsidian, ex-The Konstellation, ex-Niburta (live), ex-Cryptic Forest, ex-Deadeyehunt, ex-Goat Stalker, ex-Hunting for the Haunting Beast, ex-Liminal).
 
 
Hermanos, anonadado me hallo ante este increíble trabajo. Lejos de ofrecer una innecesaria y por desgracia más habitual de lo que debiera linealidad compositiva, esta obra es variada y adictiva, que de seguro gustará a todo aquel metalhead que sea afín a este tipo de sonoridades. A pesar de que cada tonada es un mundo, la intensidad no baja ni un solo segundo. Gracias a esta característica, y a su personal forma de crear música, los rusos despuntan de forma clara entre toda esa marabunta de agrupaciones del mismo género.
 
La producción tiene el punto justo de suciedad sin convertirse en una maraña incomprensible, adjuntando un artwork evocador y oscuro.
 
Los riffs están perfectamente afilados y os aseguro que os degollarán sin compasión. Los encontramos disonantes, fluidos, pesados y bien marcados gracias al palm mute, a doble armonía, a una cuerda, y pausados. Todo ello lo adornan con unos efectivos solos. Las voces revientan cráneos gracias a los predominantes shrieks unidos a instantes puntuales de growls.
 
La batería es acelerada y trepidante. Cuidado con susblast y up tempos. Eso sí, no se dejan atrás los siempre necesarios instantes más pausados o contundentes en los parches.
 
 
Personalmente destacaría «Dark triad of animal in me», «Self-absorption» y «Sexual sadism» por las siguientes razones:
 
«Dark triad of animal in me» abre esta acometida de una manera ambiciosa. La cantidad de cambios de dirección que el tema contiene son dignos de ovación. No podían elegir una canción mejor para abrir esta acometida.
 
El inicio oscuro y a medio gas de «Self-absorption» nos transporta a la cara más oculta de la mente humana. Cuando parece que todo seguirá así, acaba explotando de forma violenta, intercalando una y otra vez ambas partes. ¡Enorme!
 
«Sexual sadism» es el empuje más sanguinario de todos. Para qué decir más, simplemente oídla.
 
Amantes del metal extremo que no se os escape este long play. En serio, necesitáis haceros con una copia del susodicho ya. Nota: 8,5.
 
 
Track list:
Dark triad of animal in me
Porn cunning bastard
Self-absorption
Sexual sadism
Directive voices in head
My delusions
Black lighting
Bondage slave bitch
In the middle of nowehere
 
 
Enlaces de interés: