El 13 de Noviembre nos disponíamos a degustar el extraordinario proyecto llamado EXQUIRLA, o lo que es lo mismo, la unión del “cantaor” de EL NIÑO DE ELCHE (Francisco Contreras) natural de Elche junto con la banda de rock progresivo madrileño TOUNDRA. En un ciclo de conciertos ,ESCENARIO ESLAVA, en el cual volvían a la capital tras su gran concierto en el Círculo de Bellas Artes y su actuación en el DCODE FESTIVAL.

 
Por cuestiones laborales no pudimos llegar al telonero que empezaba a las 20:30 horas XISCO ROJO, aunque comentamos el concierto con gente que asistió y si pudo verlo y nos dijo que, aunque la sala estaba a más de media capacidad, había estado bastante bien. El problema es que no se supo que iba a haber teloneros ni la hora exacta de empezar hasta el día antes lo que provocó que buena parte del público no estuviera allí a dicha hora.
 
Muy puntuales, a las 21:30, comenzaban EXQUIRLA. Venían a presentarnos su nuevo disco “Para quienes aún viven” un conjunto perfecto formado por la voz de Paco, la música de TOUNDRA y los textos del poema “La marcha de 150.000.000” de Enrique Falcón, el cual se ha implicado tanto en el proyecto hasta el punto de adaptarlo para la música del grupo. Este proyecto es casi imposible no llegar a compararlo con el mítico «Omega« de ENRIQUE MORENTE junto a LAGARTIJA NICK por la potencia del mismo y la combinación de estilos.
 
 
Con la sala llenándose de humo poco a poco, Paco (como le gritaba todo el mundo) sostenía un libro en la oscuridad a modo de biblia y nos mantenía espectantes de disfrutar de su potente voz, mientras tanto la música comenzaba a subir de intensidad con las luces moviéndose de lado a lado. El buen sonido de la sala Joy Eslava siempre ayuda a disfrutar de este tipo de grupos tan potentes, esto unido al contraste de luces que inundaban la sala y al abundante humo resultaba perfecto.
 
Comenzaron con “Canción de E” libro en mano, recitando los versos de la Marcha de 150.000.000, mientras la música poco a poco iba subiendo de volumenn y el público buscaba su hueco en una sala llena hasta los topes, para poder disfrutar del concierto que se nos venía encima. “Hijos de la Rabia” le seguía en el setlist en el cual el papel principal era sin duda de la batería y del guitarrista que comenzó la canción utilizando un arco de chelo en su guitarra creando sonidos rasgados.
 
 
Tras esto uno de sus mejores temas “Destruidnos juntos” coreado por casi todo el público, con varios cambios de ritmo a lo largo de la canción creando el contraste perfecto que la canción tiene en el disco.
 
Nos daban un respiro con “Contigo”, algo más tranquilo que el resto, para tras esto darnos una descarga de sonido con “Europa Muda” para mi gusto el mejor tema del disco junto con “Un hombre”. Esto unido con que en ese momento conseguimos llegar a primera fila hizo que este tema fuera apoteósico, además el público estaba en este punto muy entregado.
 
“El grito del padre” con unos casi tres minutos de introducción instrumental y más de 8 minutos de duración nos volvía a dar otro respiro sabiendo que tras la calma volvería la tormenta, y así fue, con “Un hombre”, un tema que duró unos 11 minutos (algo más que en el disco) que comenzaba con una persona del público gritando a Paco “¡sois mejor que follar!”, a lo que este contestó: “pues como demos los mismos conciertos que las veces que follas vamos apañaos”. Al finalizar Paco sostenía el micro con la boca mientras emitía unos sonidos estrambóticos que cerraban su puesta en escena entre aplausos.
 
 
Entre “otra, otra” y más aplausos no quedaba duda de que algo de postre nos iba a quedar, y este fue “Canción de amor de San Sebastian” inspirada en la vida y pinturas de Francis Bacon, un texto compuesto por Paco hace años que nunca llegó a grabar hasta el verano de 2016 donde vio en TUNDRA la banda perfecta para grabarlo.
 
Una hora larga de concierto, cerca de 80 minutos, con unos músicos muy entregados y con Francisco Contreras ejerciendo como un instrumento más que se funde con el resto creando un ambiente perfecto.
 
 
Tras el concierto tuvimos la suerte de poder hablar con Paco para comentarle que según nuestra opinión era perfecto para este proyecto ya que no asumía el rol de protagonista sino que era un instrumento más de la banda perfectamente afinado y no haciendo que sobresaliese del resto por ego. También pudimos hablar con el de su próximo proyecto con EL NIÑO DE ELCHE el cual sin duda no va a dejar al público indiferente ni por su estilo ni por su duración (unos 3-4 discos).
 
Enlaces de interés