Pocas veces una tiene el privilegio de hacer una review de aquel que puede considerarse uno de sus grupos españoles en activo favoritos y que sigue desde sus inicios cuando una vez, allá por 2007, le dicen «oye, ¿sabes que Uoho (EXTREMODURO, PLATERO Y TÚ) ha montado una banda nueva y acaba de sacar un disco?«… «¿Cómo?» Allá que voy a buscarlo y… conquistada para siempre.
 
Lo que por aquel entonces se llamó LA INCONSCIENCIA DE UOHO (con disco homónimo) pasó a llamarse INCONSCIENTES en su siguiente trabajo. Ese primer disco ya marcó una gran diferencia a lo que se venía haciendo hasta ahora: Rock’n roll y rock ibérico con mucho agarre y una clara influencia americana y anglosajona en general en producción y sonido. Tuvimos que esperar casi diez años a que volviesen a aparecer con Quimeras y otras realidades, cuando toda esperanza de continuidad quedaba lejana de ser una realidad (puedes ver una review de este disco pinchando aquí).
 
Y aquí, dos años más tarde de ese segundo trabajo, llegan, de la mano de Dromedario Records, con No somos viento, el disco que justifica estas palabras. 
 
De este disco podemos decir muchas cosas si lo desentrañamos hasta su intimidad más profunda y lo desgranamos hasta el tuétano. Colaboraciones no faltan: Kutxi de MAREA, Fito Cabrales de FITO Y LOS FITIPALDIS, Carlos Tarque de M-CLAN y otros que se me pueden estar escapando, seguramente. No falta tampoco exploración musical dentro del tan amplio mundo que entraña el rock: desde el blues más clásico, algo de hard rock, reggae (no especialmente puritano, pero reggae a fin de cuentas) pasando por el más riguroso rock’n roll. Después de todas estas palabras, es de sobra sabido que la producción es exquisita e impecable. Pero vayamos a las canciones.
 
Abre el redondo No somos viento, que fue, también, el primer single que eligieron de presentación y que lanzaron con un videoclip tocado en directo. Es un despliegue de rock’n roll clásico que nos evoca directamente a THE WHO en cuanto entran las guitarras acompañando a la intro de hammond. El bajo no se dejará amedrentar por sus hermanas protagonistas y aquí y durante todo el disco hará ostentación de buen gusto. La letra es toda una declaración de intenciones. Una perfecta apertura para un trabajo que promete ser grande. 
 
Le sigue la oscura Todas las calles tienen tu nombre, cuya letra está firmada por Kutxi Romero. Las indiscutibles estrellas de la banda, las guitarras, hacen un alarde de superioridad técnica y libertad creativa que entran en categórico duelo con la voz de Jon Calvo. La voz de éste viaja en toda su tesitura, desde las sombras del comienzo hasta la subida del estribillo. La letra es de una exquisitez extrema, y el vídeo, a medio camino entre lyric vídeo y el videoclip, es un repaso de lo narrado mezclado con detalles de la biografía de los músicos de la banda, que han compartido algo más que música. Si eres seguidor de la historia de Uoho y todos sus mundos, te gustará. Si no, también.
 
 
Homenaje declarado a PLATERO Y TÚ llega con el pack de canciones El avispero y Lloverá. El primero por estructura, letra, música… En su atmósfera y buen humor se puede respirar ese vigor inocente y original de la etapa media del grupo. Y hablando del rey de Roma, Lloverá viene adornada con la voz de Fito Cabrales, que casa perfectamente con los coros de Jon Calvo, en un corte de ritmo reggae rock que redondea esta atmósfera plateresca con un fluir musical que te derrite a fuego lento.
 
Pero hablábamos de derretirnos a fuego lento… y no hemos mencionado aún el siguiente corte. Es un hecho contrastado decir que este disco se escribe y define sólo. Ahora que hemos bajado el fuego con el tema anterior, seguimos calentándonos lento, con cariño, donde sabes que te gusta, pero sin llegar al clímax, retrasándolo hasta el momento en que ya creas que no vas a poder disfrutar más. Así es Ruge la roca. Un blues donde el protagonista son las manos expertas y los dedos rápidos y certeros del hammond de Aiert. Quién no querría dejarse caer en esa cama musical, donde la armónica termina de tocarte muy dentro. Así que, como canta la canción «por favor no me despiertes, si es un sueño, mejor vivirlo eternamente».
 
Pero por favor, ahora vuelve de tu ensoñación. Recuerda que las guitarras son las protagonistas de este redondo. Con mis pies, cantada por Carlos Tarque y colaboración especial a las seis cuerdas, con un toque jazzístico, te va devolviendo al estilo del inicio del disco… pero poco a poco. No por nada lo hemos llamado redondo en este mismo párrafo. Volvemos a los orígenes de este trabajo en un movimiento cíclico. Le sigue En el pulmón, rockanrolera y enérgica, cantada en esta ocasión por Kutxi Romero. Nos recuerda en distorsión y riff densos, sello de Uoho, a una remezcla perfecta entre el antiguo MAREA y los nuevos INCONSCIENTES.
 
Y el cierre final nos llega en forma de balada. Entre otras vidas llega casi sin darnos cuenta, como el sonido de un papel que pasa bajo tu puerta. La exquisita letra se deja envolver de dignidad en una deliciosa armonía que te hará evocar, seguro, alguno de tus mejores momentos vitales. Un trabajo de diez para acabar de escucharlo con una sonrisa tonta.
 
Casi sin entrar en debate, podríamos confirmar este No somos viento como el mejor y más maduro de los tres discos que conocemos de INCONSCIENTES. Es completo, ameno y trabajado en redondo para que en sí mismo tenga coherencia como trabajo único. Sus nueve cortes se pasan como una exhalación y a cada nueva escucha aparecen nuevos detalles que hacen, de éste, un trabajo de diez, convirtiendo a INCONSCIENTES en una banda por derecho.
 
Tracklist:
 
1. No somos viento
2. Todas las calles tienen tu nombre
3. Alaridos
4. El avispero
5. Lloverá
6. Ruge la roca
7. Con mis pies
8. En el pulmón
9. Entre otras vidas
 
Enlaces de interés: