Por Chus
 

Ni tan siquiera sé cómo empezó todo. Corro desesperado por las devastadas calles de lo que una vez fue una ciudad preciosa. Nací y crecí aquí. Mientras que otros se marchaban alegando una mayor cantidad de oportunidades vitales, yo pensaba que todo lo que realmente necesitaba ya lo tenía. No tenía motivos para irme. Todo me iba bien hasta que aparecieron esos monstruos. No me preguntéis de donde salieron. Mi teoría es que al gobierno se le fue de las manos un experimento. Centenares de gigantescos seres pululaban por la urbe. Se reproducían rápido. Aunque lo más curioso era que para ello usaban todos nuestros fluidos. Introducían sus afiladas garras en nuestra nuca, saliendo parte de ellas por la boca. Era una nueva forma de empalar y multiplicarse a la vez. Las víctimas parecían títeres moribundos antes de deshacerse por completo. Curioso cuanto menos ¿verdad? Parece que me lo tomo a chiste, aunque en realidad lucho con todas mis fuerzas para no perder la razón. Hace un par de horas, no pude ayudar a mi mujer y mi hijo. Vi como los esperpentos los dejaban secos. Escapé de milagro, pero ¿a qué precio? Posiblemente muy pronto, si el corazón no me falla antes, seré pasto de los bichos. Me da igual, ojalá la parca llegue pronto…
 
Bienvenidos al universo de ABORTED.
 
Amigos, ya tenemos aquí el nuevo trabajo de ABORTED. Salió el 21 de septiembre de 2018 vía Century Media Records bautizado con el nombre de TerrorVision. Por supuesto, nada más llegó el redondo a la redacción de Metal Korner, me ofrecí voluntario para realizar su respectiva reseña. Si alguna vez me habéis leído, sabréis que comenzaré exponiendo su formación, para seguidamente empezar la review. ¿Preparados? Pues vamos al lío.
 
El lineup es: Sven «Svencho» de Caluwé (voz), Ken Bedene (batería), Mendel bij de Leij (guitarra), Ian Jekelis (guitarra) y Stefano Franceschini (bajo).
 
Madre del amor hermoso, los de Bélgica se han vuelto a marcar un señor discazo de los pies a la cabeza. Una vez finaliza el primer tema que actúa como intro, nos topamos con un asalto sin cuartel del mejor «metal muerto» actual. Los cortes, peligrosamente intensos, muestran sin tapujos que se puede realizar un álbum asesino e incluir buenas melodías una vez le llega el turno a una minuciosa lead guitar, sin que por ello se comprometa la bestialidad. Por si esto fuera poco, hallamos toques de técnica extra, y algún buen ramalazo de auténtico melodeath. Más completo a nivel de composición imposible caballeros. Mención aparte se merece su fantástico artwork. No sé vosotros, pero a mí la portada me parece genial. Por otro lado, pocas pegas se le pueden poder a la producción, siendo letal a la par que nítida.
 
Los riffs, carentes de compasión, violarán vuestras mentes hasta haceros enloquecer por completo. Los hallamos fluidos, a doble armonía, punzantes, trepidantes, pesados y como apuntaba un poco más arriba, en ocasiones intrincados. Vuelvo a repetir, ojo a los precisos y preciosos solos. ¡Da gusto catar cosas así!
 
Growls y guturales agudos rasgados intercambian el protagonismo para que vuestro castigado cuerpo estalle. Hasta algún coro hay por ahí, no os digo más… velocidad a mansalva la que le imprime el señor Ken Bedene a sus parches. Si como yo, sois amantes de la aceleración con seso, vais a disfrutar como locos. Destacaría Farewell to the Flesh por ese inicio de seis cuerdas elaboradas y sus consiguientes cambalaches de recorrido. ¡Espectacular!
 
Estamos en la recta final del año, y, a decir verdad, con plásticos como este da gusto darle carpetazo a sus respectivos 365 días.

Puntuación:
10/10

Tracklist:
Lasciate ogne speranza
TerrorVision
Farewell to the Flesh
Vespertine Decay
Squalor Opera
Visceral Despondency
Deep Red
Exquisite Covinous Drama
Altro inferno
A Whore d’Oeuvre Macabre
The Final Absolution
 

Enlaces de interés: