​Ya tenemos aquí, recién sacado del horno, el nuevo trabajo de los británicos MONUMENTS. A través de Century Media el pasado 5 de octubre, Phronesis, que así se llama su nuevo LP, es el producto final, una obra horneada con cariño. Jugoso, templado, con muchos matices de sabor y gran retrogusto. Para quien no conozca a la banda, indicaré primeramente que su estilo se engloba en el metal progresivo más moderno e innovador, con pinceladas experimentales groove. Muy en la onda de bandas como Periphery, Textures o Tesseract, la banda está formada por Chris Barretto ​a la voz (que ya fue miembro de Periphery durante un tiempo), John Browne ​y Olly Steele ​a las guitarras, Adam Swan ​al bajo y Daniel «Lango» Lang ​a la batería y samples.
 
Este nuevo Phronesis supone el tercer larga duración de los ingleses, que con una carrera de apenas 10 años, ya han editado tres grandes obras. Aparte de la que hablaré hoy, tenemos el debut lanzado en 2012, Gnosis y el que le seguiría, The Amanuensis, de 2014. El álbum ha sido grabado entre los meses de marzo y julio de 2018. Las guitarras han sido grabadas por Jim Pinder en los Treehouse Studios de Derbyshire, Inglaterra. La batería ha sido grabada por el ya ex-miembro Anup Sastry en su estudio casero. La voz de Chris Barretto ha sido grabada con Cristian Machado en los Soundwars Studios de Hoboken, Nueva Jersey, Estados Unidos. La mezcla y masterización se ha hecho en Wisconsin, Estados unidos, de la mano de Joel Wanasek en JTW Music.

​Hay que remarcar que pese a la corta carrera de MONUMENTS, ha sufrido numerosos cambios en su lineup, y, hoy día, el guitarrista John Browne es el único miembro original que sigue desde sus inicios, siendo también la cabeza pensante y principal compositor de la banda. Pero estos altibajos, saltos y cambios no han mermado la calidad del producto final. Y es que este Phronesis es un gran álbum, está a la altura y me ha convencido sobradamente, siendo un fiel seguidor de los ingleses. Respecto a la portada, hay que decir que ha sido obra de Will Cross. Visualmente es algo abstracta ya que juega con trazos sucios grises, negros, azules y espacios blancos vacíos. En el centro de la portada parece verse una figura humana desintegrándose o formándose (según lo queramos interpretar). Me parece acertadísima respecto al pequeño giro que la banda ha hecho en este nuevo trabajo, tanto a nivel musical como lírico.

¿Qué es la frónesis? La frónesis es la sabiduría de la antigua Grecia. Pero no cualquier tipo de sabiduría. Es la sabiduría práctica, la que puedes aplicar a ti mismo en el transcurso de tu vida. Es la sabiduría que te hace ser mejor persona, la del buen juicio, la que aplicas basándote en tus experiencias vitales, comprendiendo lo que te rodea gracias a tus vivencias. Podríamos resumir que este álbum es una oda o simplemente un trabajo conceptual basado en el desarrollo de nuestra habilidad para actuar de cierta manera y poder cambiar lo que nos rodea, siempre desde el prisma de mejorar como persona. De hecho, «frónesis», que es la palabra de donde proviene «prudencia» es eso: la mesura, el juicio justo y la moderación de tus pensamientos. Una temática tal vez demasiado abstracta para un álbum de metal. Pero que tras escuchar el CD se puede comprender a la perfección.

Está muy claro que la banda siempre ha gozado con el uso y referencias a la cultura helena. Ya sus anteriores álbumes, The Amanuensis y Gnosis, también hacen referencia a conceptos griegos. Musicalmente hablando, sus letras están inteligentemente construidas, entrelazándose a la perfección con la instrumentación. Y es que sus ritmos intrincados, cambios de ritmo vertiginosos, riffs afilados y líneas de bajo percutoras es un perfecto guante para esta mano: una poderosa voz melosa, que por momentos se vuelve desgarradora, con un registro que va del gutural más profundo a una variación asombrosamente limpia que juega con algún que otro falsete. La producción del álbum es sin duda la mejor que ha hecho MONUMENTS y la base rítmica posiblemente, la más nítida y limpia de su carrera.

Respecto a las sensaciones que me ha producido, diría que este Phronesis a nivel compositivo esté un  peldaño por debajo de su predecesor, tal vez por haber jugueteado algo más con estructuras y líneas vocales más accesibles. También el álbum ha prescindido de esa pátina oscura que teníamos en The Amanuensis, siendo mucho más luminoso y brillante. No es que prefiera matices más oscuros en su música, pero es verdad que en las primeras escuchas, me chocó un poco. Para mi fue una sorpresa, pero tras varias escuchas he de decir que es un álbum maravilloso, con un aura optimista que hace disfrutarlo sobremanera. Es un giro en su carrera que, pese a que no me ha convencido al 100% como sí hizo su anterior obra, me ha parecido una auténtica gozada para los sentidos. Totalmente recomendable. Temas destacados: A.W.O.L, Mirror Image, Stygian Blue y Leviathan.

Puntuación:
8/10
 
Tracklist:
1. A.W.O.L (4:02)
2. Hollow King (2:53)
3. Vanta (3:55)
4. Mirror Image (4:56)
5. Ivory (3:36)
6. Stygian Blue (3:03)
7. Leviathan (4:34)
8. Celeste (3:39)
9. Jukai (4:53)
10. The Watch (4:16)
 
Enlaces de interés