Fotos cedidas por Helados Producciones
 
 
Así como se escucha, la banda española DÜNEDAIN se presentó por primera vez en México, única fecha y exclusiva para la ciudad de México en el Circo Volador presentando su más reciente disco Pandemónium, y claro, no dejamos a un lado grandiosos temas de discos anteriores.

Desde muy temprano ya se veían filas para poder obtener un buen lugar y disfrutar del concierto en las mejores condiciones posibles. Unos días antes hubo una firma de autógrafos que duró unas tres horas y fue un gran éxito.

Pero fueron en punto de las 20:00 horas cuando arrancó el concierto, las bandas abridoras fueron: METAL TONGUE y NOVA SERPENS. Ellos fueron los encargados de caldear el ambiente y con gran éxito. El metal en México va creciendo y muestra de ello fueron estas grandiosas bandas que dieron todo en el escenario.

Llegando a las 21:00 horas ya luce el telón de Pandemónium, las luces iluminaban el escenario, el público ardía en ansias porque saliera DÜNEDAIN, y con el sonido de fondo de Eón todo se oscureció, los fans gritando «DÜNEDAIN» una y otra vez, aplausos y chiflidos por toda la sala, y poco a poco fueron saliendo Carlos, Alberto, Tony, Mariano y Miguel. Y fue así como arrancó la majestuosa noche. El público vuelto loco comenzó a gritar “¡Hey! ¡Hey! ¡Hey!» Con cuernos en alto, verdaderamente era una locura que lo que mi retina veía, por un momento quedé en shock porque pocas, muy pocas veces se ve eso, y sobretodo siendo la primera vez que DÜNEDAIN visitaba México.

Las primeras canciones que tocaron fueron Legado, Bola de Cristal y Vuela. Insisto que era una locura total, los chicos de la banda tenían en sus rostros una alegría que creo yo no lo podían creer ellos tampoco. Las canciones toditas fueron coreadas con un fervor increíble. Vaya, que sorprendieron a muchos y propios.

 
Después de unos minutos llegaron las palabras por parte de los chicos de la banda, unos agradecimientos y muestras de cariño con palabras las cuales al público mexicano por supuesto le encantó. Desde su bienvenida con aplausos y gritando «DÜNEDAIN» una y otra vez, la banda no podía creer lo que estaba viviendo, una ola de emoción se percibía en ellos.

De inmediato Fiel a mi libertad y Noche de sueños se hicieron sonar con los fans cantando a todo pulmón, pero lo grandioso fue cuando se escuchaba Hechizo. ¡Qué mágico momento se vivió e incluso lágrimas pude notar en algunos fans!

Todos los seguidores de DÜNEDAIN vivían un momento épico, el ver a su banda favorita por primera vez, una energía que en cada canción aumentaba. Pocas veces se ve lo que mencionaré pero hasta un pequeño Slam en la parte de atrás se hizo y eso es increíble.

Conforme pasaban las canciones el Circo Volador vibró. Por un momento pensé que temblaba, y efectivamente tembló pero no fue un seísmo sino porque DÜNEDAIN lo provocó, provocó que el piso se moviera con toda su música la cual envolvía a todos los que estábamos ahí, esos suculentos riffs electrizaban a todos y sus bellas melodías simplemente hacían volar.

Casi en la recta final del show con la intro sonaba un tema que arrancó varios gritos y saltos (bueno, saltos no faltaron en ningún momento): Buscando el Norte. No podía creer lo que veía, me llegué a preguntar «bueno qué, ¿no se cansan de tanto saltar?«, pues todo era increíble, también la asistencia de la sala, no imaginaba que siendo la primera visita de esta grandiosa banda lograrían meter lo que otras con más años de trayectoria. Todo marchaba perfecto y sobretodo no podía de dejar de ver el rostro de los chicos de DÜNEDAIN que reflejaban una alegría inmensa, parecía niños esperando a los reyes magos, el público por igual.

Otra cosa muy importante que noté fue cuando Carlos tenía la bandera de México con el nombre de DÜNEDAIN, la portaba en su espalda con tanto orgullo y agradecimiento… Después vino la presentación de la banda, uno a uno y en ella los aplausos por parte del público mexicano aplaudiéndoles y gritando sus nombres, qué gran momento.

Ya llegando a la parte final lo más increíble era la energía del público. No se cansaban, cantaban y saltaban como en un principio. Tan emotivo era el show que sacaba energía y brotaba por los aires y aun así el público pedía más y más canciones, pero todo lo bueno tenía que concluir y obviamente DÜNEDAIN no se fue sin los calurosos aplausos por parte de sus seguidores y con Corazón de Invierno cerraron el magnífico show.

Aún sigo extasiada por tremendo concierto. Mi mente aún no aterriza de todo lo que se vio esa noche, honestamente no imaginé que el concierto fuera así de impresionante, pocas, pero muy pocas bandas logran eso: DÜNEDAIN llegó a México, entró con el pie derecho y llegó a la cima sin ningún problema. No dudo que en su próxima gira, que esperamos con una amplia agenda por todo el país mexicano. Muchas ciudades los esperan, prueba de ellos fue que seguidores de la banda de diversas ciudades que viajaron a ciudad México para verles y no perderse ese gran evento.

Un concierto único en la extensión de la palabra, épico mejor dicho, excelentes luces, un público de primera, las bandas que abrieron también jugaron un papel muy importante demostrando su talento y sobretodo DÜNEDAIN simplemente estuvieron majestuosos.

Set List:
Legado
Bola de cristal
Vuela
Fiel a mi libertad
Noche de sueños
Hechizo
Confía en el amanecer
1000 golpes
Melancolía
La rosa negra
Entre tú y yo
Por ti seré
Valor
Solo un momento
Una razón
Mi alma sigue en pie
Intro + Buscando el norte
La luz de mi oscuridad
Tu sueño
Siglos (Todos dentro) 
Corazón de Invierno