Fotografías: Rubén Montejo

 
El sábado 10 de noviembre nos desplazamos a la capital del califato, Córdoba, para vivir una gran noche de post rock/metal instrumental que nos brindarían los madrileños TOUNDRA, inmersos en su gira presentación de Vortex, su último trabajo hasta la fecha; en esta cita no estarían solos y los cordobeses BEAR, THE STORYTELLER fueron unos anfitriones perfectos.
 
Era mi primera vez en la Sala Ambigú Axerquía, ubicada un lugar idílico, en los aledaños del Teatro Axerquía, junto al Parque Cruz Conde de la capital cordobesa. Un edificio, modernista, con artesonado entramado y metálico, con buen sonido, aunque TOUNDRA sonó menos nítido y definido que sus teloneros, quizás por el excesivo volumen, y con unos precios de barra súper asequibles. Una sala que completó aforo, unas 200 personas, y que transformó la noche cordobesa en un reclamo musical/instrumental, agradeciendo los grupos el vuelco del publico con la cultura.
 
BEAR, THE STORYTELLER

 
Los cordobeses, daban el pistoletazo de salida a una noche mágica con Come Here, Animals, pieza perteneciente a su primer trabajo Tales Of The Untold (2015), al igual que su predecesora Diana! El cuarteto ataviado con mascaras de origamis, representando varios animales, nos dejó una noche mágica, con una música íntima y preciosista que engalana la estructura con las notas delicadas de su violonchelo, guitarra, bajo y percusión. Su música refleja una simbiosis entre MOGWAI y NORDIC GIANTS, música que narra historias por sí misma, recreando un ambiente repleto de naturaleza y un feeling especial, con temas que crecen por sí mismos y su narrativa de crescendos.

 
Para finalizar y dar las gracias a los asistentes, nos presentaron un tema nuevo, Valento, de lo que será su segundo trabajo que llevará por nombre Deidades y en el que se aprecia una evolución musical del grupo y del que estoy deseando escuchar íntegramente. Buen concierto de los anfitriones, con un sonido casi perfecto y muy nítido. Fueron sobradamente aplaudidos por los asistentes.
 
TOUNDRA

 
Lo de estos chicos es caso aparte, el cuarteto formado por Esteban, Alberto, Macón y Alex une virtuosismo, emoción y actitud en un combo perfecto, transmitiendo toda su energía en cada directo, y en Córdoba no iba a ser menos, Vortex debía aparecer y transformaría la noche en un sinfín de vítores y agradecimientos por la calidad desplegada sobre la tarima.

 

De su último trabajo sonaron temas como la inicial Cobra, un derroche de energía; así como Kingston Falls y su aura mágica y ensoñadora con un Macón poniendo sus notas en nuestros sueños para dar rienda suelta a Mojave y dejarnos sentir ese desierto armónico repleto de fuerzas y belleza en cada  uno de sus cambios y giros, con un Esteban desatado y siempre muy cercano al público y un Macón que no dejaba de saltar y darlo todo ante un público volcado, pero sin dejar atrás a la potente base creada por Alberto al bajo y la precisión y técnica de Álex, impresionante ejecución de este tema.

 
Pero tampoco podían faltar temas antiguos y clásicos dentro de su discografía, como Bizancio, Kitsune u Oro rojo, que sólo hacían completar y enriquecer una noche de gran post rock/experimental, únicamente enmarañada por un sonido menos nítido y con demasiado volumen, para hacerla una velada de 10, aunque el 8 no se lo quita nadie, pues la actitud y profesionalidad del grupo no dejaba lugar a dudas de que estamos ante una bandaza nacional que tras un primer encore/bis, al grito de «¡Otra, otra!«, nos deleitaron con un tema extra como Magreb, para poner un broche de oro a una gran noche. Si no habéis visto nunca a TOUNDRA, no perdáis la oportunidad de sentir la música de una forma diferente que no olvidaréis jamás.