Fotografías: Arnau Rectoret
 
 
La gira «Límites» de DONUTS HOLE puso broche de oro el pasado sábado 17 de noviembre en la sala Bóveda de Barcelona. Los madrileños EÓN y los locales RESET IN MAY fueron la guinda de lo que se presentaba como una noche para recordar. 
 
El fin de semana estaba abarrotado. El abanico de oferta musical para los aficionados al metal underground en la ciudad condal era inabarcable, y elegir donde posar tus oídos se transformaba en una tarea harto complicada. Aun así, una despedida siempre tiene el atractivo de una promesa por cumplir, un último esfuerzo para dejar marca.
 
 
 
RESET IN MAY llevan un tiempo haciéndose notar en la escena. Cada vez tocan más y cada vez lo hacen mejor. Treinta minutos fueron suficientes para gritar un mensaje alto y claro. Hacia el final, la catarsis grupal lanzó a Ramón, su guitarrista, contra el público, para acabar en una convulsión frenética que lo dejó exhausto en el suelo. 
 
A la espera de futuros lanzamientos, los chicos de Granollers tienen este videoclip entre manos: 
 

 

EON pasó al escenario con la entereza de quien sabe lo que hace. Su show, estoico y contundente, no necesita de demasiada parafernalia para hacer vibrar al público. Se suceden los temas, los trepidantes bombos de Placebo y Nébula dejan lugar a la necesidad abrupta de un mensaje por dar: Duramadre, un tremendo tributo a todos aquellos que combaten el cáncer. Diego Cardeña se revuelve por el suelo, se tumba, se arrodilla y agradece a Barcelona que los haga sentir como en casa. No queda más que decir. El escenario queda candente tras su paso.
 
 
 
Finalmente, DONUTS HOLE aparece en escena. Lo tienen claro. El público es suyo desde el primer momento. Una melodía ambiental introduce La sombra de tu reflejo y abre paso a los tres nuevos temas que componen el complejo Límites. Todo esto nace de un reto plateado a principios de este año, en el que la banda se propuso grabar tres temas en tres meses, con toda la producción que ello conlleva. Al final lo consiguieron, por si alguien se lo está preguntando. 
 
 
Los temas se van sucediendo entre pequeños fragmentos de discurso, en los que Ariel, vocalista, va dejando cada vez más clara la posición de la banda. El sentimiento de comunidad, la música como lugar común donde compartir un mensaje y el apoyo son tres de los pilares que conforman su show. Con esto, aparece la bandera que los acompaña y la canción Todxs somos parte, un himno lanzado como una campaña contra el bullying. Ahora la tela pertenece al público, que poco a poco deja su firma, comprometiéndose contra el maltrato.
 

 

La gente chilla, algunos miran con los ojos vidriosos, sintiéndose parte de algo más. Se crea la comunidad. Al final es lo que todos vamos a buscar en los conciertos, sentirnos parte de algo más, pertenecer a lo que nos eriza la piel, a lo que nos acompaña mientras el tiempo pasa hacia algo mejor. Eso es lo que consiguen DONUTS HOLE, eso es lo que quieren.
 
Como antes he dicho, un broche de oro para una gira que comenzó con un reto, pero que acabó consiguiendo lo que plantearon con su segundo largo, quedarse En cada hogar.