Hace doce años que INCONSCIENTES salieron a la palestra con La inconsciencia de Uoho, aprovechando el parón que se tomaba Extremoduro. Parecía que la cosa se quedaría en un solo disco ya que la historia de esta banda siempre ha ido ligada a las idas y venidas de Robe Iniesta, pero la inquietud artística de su guitarrista y fundador, Iñaki “Uoho” Antón, seguido por Jon Calvo (voces y guitarra), Ignacio Cantera (batería), Miguel Colino (bajo) y Aiert Erkoreka (teclados) hizo que diez años después de este primer disco reaparecieran con Quimeras y otras realidades para declararse grupo por derecho propio, independientemente de lo que sucediera a su alrededor. Ha sido así como, en estos dos últimos años, nos han regalado un dvd en directo y su último trabajo, No somos viento, que reúne la historia más contemporánea del rock’n’roll patrio en un sólo disco. 

 
 
Encarando un jueves que se presentaba realmente bueno para disfrutar de un concierto, la Sala Fanatic de Sevilla se convirtió en primera parada donde la banda de Iñaki inauguraba una pequeña gira de tres fechas por Andalucía (que incluía también Granada y Málaga). Pese al entusiasmo de los fans no era de extrañar que, después de su concierto cancelado en Sevilla apenas hace un año, “Uoho” comentara que “Andalucía es dura para el rock. No creo que llenemos ninguna de las tres salas, pero vamos con todas las ganas de que haya un buen ambiente, de dar buenos conciertos de rock y de dejar buenas sensaciones de cara al siguiente viaje a Andalucía que podamos hacer”. No es vida fácil la del rock’n’roll. 
 
 
Y así, crónica errónea de una muerte anunciada, fue como puntualmente, en la apertura de puertas, en la sala se respiraba la más desoladora de las soledades. Las bandas estaban terminando de probar sonido y los primeros valientes llegaban para ir llenando la sala. Para esa noche abrían los malagueños TERRAL, un power trío cuyo primer disco ¿Dónde está mi casa? (2015) no hace justicia a lo que sonó aquella noche. 
 
La joven banda empezó su cita derrochando todo el rock’n roll que tenía entre manos con una energía repartida equitativamente entre sus tres pilares Sergi Méndez a la voz y guitarra, Carlos Campos a la batería y Rafa Paredes al bajo y los coros. Todo encajaba y todo sonaba a la perfección con un virtuosismo controlado y una sinergia digna de admiración, a la que se fue sumando el entusiasmo del público. Las ganas de comerse el escenario sevillano se vivió desde el primer corte, Trampera, demostrando así que venían con intenciones de convertir la noche en algo especial. 
 
 
Entre los temas no ocultaron sus influencias, donde dejaron sonar homenajes a otras bandas y músicos, como con Alergias, donde el riff de I Shot the Sheriff de Clapton hizo mover algunas caderas, o Basta ya, donde los asistentes saltaron un poco a ritmo de AC/DC. Desde luego, su setlist estuvo muy bien cuidado para ir in crescendo acercándose a un clímax explosivo con una sala que también mejoraba su aforo. Los estribillos eran fácilmente coreables (aún se pueden oír a lo lejos los ecos de Lola) y no faltó el momento en el que Sergi saltó al público para regalar un solo de guitarra casi al final de la actuación dejando el listón bastante alto y muchas sonrisas. 
 
Setlist: 
Trampera 
De punta 
Motores 
Alergias 
Basta ya 
Lola 
Ahora 
Por las calles 
La del bar
 

Casi fulminante fue el cambio de bandas, y es que compartir equipo no sólo es un ahorro de energía, sino todo un acierto para no perder ni un solo segundo para continuar el camino allanado por la banda telonera. Así que poco tardaron INCONSCIENTES en hacer sonar sus primeros acordes. Como paralelismo a sus nuevos comienzos en Andalucía, la instrumental Cuestión de principios, que también abre su primer trabajo de estudio, invitó a todos los asistentes a participar en la historia musical de la banda. “Hoy por hoy, el camino para el rock parece que nunca es llano. Sin duda, estamos orgullosos del trabajo hecho, y cada disco debe ayudar a abrir camino. Es un paso más”, afirmaba «Uoho» días antes del concierto. 

 
 
El sonido, contra todo pronóstico, dio algo de guerra con una bola de graves que no llegaría a solventarse nunca del todo. La voz de Jon es impecable y dio todo su juego en temas como Lloverá, Todas las calles tienen tu nombre o la oscura Otra realidad, donde además pudimos disfrutar de un Ignacio desarrollando todo su potencial a la batería. Tampoco faltó teclado y bajo a la izquierda del escenario, discretamente dispuestos pero poco comedidos a la hora de tocar. 
 
 
El protagonista de la noche, No somos viento, el último trabajo de la banda, fue defendido con honores por todos los músicos allí presentes. Se notaba que disfrutaban. Algo tensos al inicio, fluían tema a tema al son de teclas, cuerdas y tambores. Y con ellos vibraba la sala. Aunque las estrellas indiscutibles de la noche fueran las guitarras, el resto de instrumentistas tuvo momentos gloriosos donde el público, extasiado y boquiabierto gritó enfebrecido. No obstante, los momentos de mayor locura llegaron a cada solo de seis cuerdas que se repartían entre Jon y, sobre todo, «Uoho», quien llegado el momento crucial no dudó en blandir su guitarra como su mejor arma. 
 
 
Por supuesto, la gran pregunta que todos nos hacemos quedó resuelta cuando empezó a sonar el característico riff de Cómo has perdido tú, de Platero y tú. Aunque muchos ya lo sabíamos: “Me gusta tocar cosas de Platero y Tú que hacía muchísimos años que no tocaba y con las que me lo paso muy bien”, decía un escueto «Uoho», que durante el concierto en general mantuvo un sereno porte, discreto, amarrado a su inseparable SG. Le siguieron otros temas como Voy a acabar borracho o Alucinante. Todas ellas, junto a la emotiva El roce de tu cuerpo desembocaron en una explosión por parte del público más arcaico que perdió parte de sus cuerdas vocales para compartir esos momentos únicos que regalaban INCONSCIENTES. Músicos de alto tonelaje. 
 
 
Sobre su setlist, “Uoho” comentaba: “Tres cuartas partes del setlist las solemos llevar cerradas, y dejamos el resto para cambiar canciones o que pasen cosas. El problema es que a veces nos emocionamos y tocamos todo en solo un día”. Ese día no fue el de Sevilla, donde la banda decidió controlar sus impulsos de cara a los siguientes conciertos que le depararían ese fin de semana. Pero sí que pasaron cosas. (nos emocionamos) El público se emocionó, saltó, brincó y disfrutó tanto como aquellos cinco músicos que estaban sobre el escenario. Pasaron muchas cosas. Pero lo más importante es que, por fin, INCONSCIENTES rompieron el hielo y royeron ese hueso duro de roer que es Andalucía. 

Setlist:
No somos viento 
Lloverá 
Detrás del universo 
Cómo has perdido tú 
Todas las calles tienen tu nombre 
En el pulmón 
Una vez más 
Voy a acabar borracho 
Alucinante 
El roce de tu cuerpo 
Otra realidad 
Arden las sábanas 
Dentro de una botella 
Cacareo 
Libre 
Hay poco Rock’N Roll