En un frío domingo de enero acudimos a Madrid para asistir a uno de los primeros eventos destacados del recién estrenado 2019. Será la primera que acudo a La Riviera y desde luego todas las expectativas sobre el evento se van cumpliendo. Hay una enorme cola para acceder al local y una vez dentro se notan las ganas, con un buen ambiente, ya antes de subir las bandas al escenario. Para terminar con la sala destaco las luces que fueron espectaculares de principio a fin y permitieron sacar el máximo rendimiento de mi humilde talento como fotógrafo.

La banda entró a escena a la hora fijada. Me sorprendió gratamente el nivel de la banda. Su estilo anda entre el AOR, glam rock y hard rock tradicional. El tema inicial I’ve Got The Fire es una bala, un tema labrado para el directo. La estética de la banda es perfecta: cinco jóvenes guapos haciendo música, multiplicando poses para fotógrafos y público, interactuando entre ellos, y sobre todo dando protagonismo al público.

El setlist está equilibrado con temas rápidos como Waging War, otros más pausados, pero siempre buscando ser directo y buscando la complicidad de la audiencia congregada ante ellos. 40 minutos dan para mucho o poco. Para mucho, ya que han convencido gran parte del aforo y poco porque una vez nos calentamos, ya casi tocaba despedirse. Lo hicieron con I Will Be King y Flying Colours que conformaron un recta final de traca.

Lo dicho, KISSIN’ DYNAMITE convenció a propios y extraños. Se despidieron dejando la noticia que volverían en octubre como cabeza de cartel de su propia gira, y se lo merecen.

Setlist
I’ve Got The Fire
Somebody’s Gotta Do It
Highlight Zone
Love Me, Hate Me
Waging War
You´re Not Alone
I Will Be King
Flying Colours

Ya conocía la banda por sus pasos por el Leyendas del Rock y no me pilló por sorpresa lo que vi. Derroche de energía, con un metal muy moderno en el que se mezclan influencias tan variadas como metal melódico, con guturales y arreglos varios, siempre dejando a AMARANTHE a la vanguardia de ese estilo. La banda ocupa el escenario de manera perfecta con sus tres cantantes junto a Olof y Johan (guitarra y bajo respectivamente) que se intercambian posiciones. Los juegos de voces entre Elize (voz principal), Nils (voz limpia) y Henrik (guturales) están bien afinados, y se conjuntan para crear armonías que definen el sonido de la banda.

El setlist es variado, con temas clásicos de la banda como Hunger junto con temas de su nuevo disco Helix. Dichas canciones tuvieron el mismo recibimiento y no se notó la novedad. Temas como el inicial Maximize o 365 fueron los primeros momentos álgidos. Para llegar al final con Call Out My Name y The Nexus bajo los aplausos del público congregado ante el escenario.

Por mi parte me quedé un poco desalentado por la voz de Elize que parecía demasiado alta y a veces desentonaba con las voces de sus compañeros, no llegando a conjuntarse como debiera. Pero nada que no se pueda remediar. Esto chicos tienen todo el futuro ante ellos, y se tienen que comer el mundo.

Setlist
Maximize
Digital World
365
1.00.000 Lightyears
Hunger
Amaranthine
GG6
Helix
Drop Dead Cynical
Call Out My Name
The Nexus

POWERWOLF

 

Difícil es describir lo vivido en la Riviera. Hace tiempo que un compañero me dice que POWERWOLF es sobresaliente, pero siempre se lo negué, me faltaba algo. Después de aquella noche solo le puedo dar la razón. Un sonido limpio que deja disfrutar plenamente de los temas, unos juegos de luces espectaculares acompañados de su montaje completo (eso lo veremos luego).

Siempre es arriesgado abrir un concierto con un tema del disco nuevo, aunque el disco lleva medio año sonando. Fire and Forgive fue bien recibida, prueba de la aceptación de The Sacrament Of Sin (2018) por parte de las masas, masas ya aglutinadas y con ganas de comulgar en la “única misa metalera del mundo”. Fuimos bendecidos por su cantante Atila con incienso antes de Incense & Iron, y eso sólo era una muestra de los medios del que disfruta la banda alemana.

Le siguieron dos clásicos de la banda como son Amen & Attack y Let There Be Night, el público estaba encendido, coreando canciones y disfrutando. Falk Maria el teclista saltarín empieza su show, y está gran parte fuera de los teclados, animando la asistencia a gritar y cantar. Otro guiño a su último trabajo con Demons Are a Girl’s Best Friend, una canción que se puede calificar de clásico instantáneo aunque supone un cambio significativo en el sonido de la banda. Por supuesto no pueden faltar los temas estrellas de la banda como son Blessed & Possessed, Resurrection By Erection o We Drink Your Blood.

Durante todo el concierto el fuego está muy presente, pero hay un momento especial que fue durante Where The Wild Wolves Have Gones, con la aparición de un teclado en llamas. Falk Maria puso todo su carisma y personalidad en esa interpretación durante el largo interludio de teclado junto a Atila. La apoteosis fue el final del tema con cañones de nieve que me dejó boquiabierto y encantado.

Después de Lupus Dei y un amago de terminar la velada, volvieron Atila y Falk Maria para calentar las huestes con sed de sangre. Y cerraron con unos bises insuperables: Sanctified With Dynamite, Coleus Sanctus, y la siempre amena Werewolves Of Armenia. Casi acabo la crónica sin mencionar a los hermanos Greywolf quienes con sus juegos de guitarras dan vida a los temas. Una pareja que dan espectáculo y ocupan el escenario a las mil maravillas aunque estén a veces eclipsados por Atila y Falk Maria.

Setlist
Fire And Forgive
Army Of The Night
Incense & Iron
Amen & Attack
Let There Be Night
Demons Are A Girl’s Best Friend
Killers With The Cross
Armata Strigoi
Blessed & Possessef
Where The Wild Wolves Have Gone
Resurrection By Erection
Stossgebet
All We Need Is Blood
We Drink Your Blood
Lupus Dei
Sanctified With Dynamite
Coleus Sanctus
Werewolves Of Armenia

En resumen: una gran noche que confirma el ascenso de POWERWOLF a lo más alto de la escena. Pocas bandas pueden a día en hoy presumir de tener un show que vale tanto por los medios y efectos especiales como con la propuesta musical. ¡Larga vida a los lobos! Agradecer a Napalm Records la invitación a ese evento y la confianza depositada en Metal Korner para promover las bandas de su sello en general.