Y por fin es viernes, día 22 de marzo, marcado a fuego en mi calendario porque hoy nos visita una auténtica leyenda del heavy metal nacional. SARATOGA con más de 21 discos a sus espaldas entre estudio y directo, con pequeñas paradas para cargar pilas y ¡madre mía! Cómo se nota que están a gusto, con ilusiones renovadas presentándonos su último trabajo Aeternus conmemorando el 25 aniversario de la banda.
 
 
Como el viento es el último tema en sonar en la sala Indara, a eso de las 00:30 de la noche, hora en la que termino un huracán de metal que se llevó por delante la céntrica sala pamplonica.
 
Media entrada, solo auténticos fieles a la banda, cosa que se notó en el gran ambiente respirado en Indara desde las primeras palabras que se escucharon en latín como previa a su primera descarga A morir del disco Agotarás (2002) suena brutal, si bien la sala Indara es perfecta para la ocasión.
 
 
Después de unos pequeños ajustes al sonido, Tete Novoa se hace notar, uno de los mejores gladiadores del heavy metal estatal que con su poderosa voz hace caer rendidos a sus fans.
 
Seguida de Una vez fuimos héroes donde Jero da tralla con un potente riff que es apoyado por esa brutal base rítmica que no da respiro. Está Niko al bajo, el más veterano en la banda y yo creo que uno de los más contentos con el resurgir de la banda
 
.
El fuerte huracán SARATOGA no da tregua y los vientos no se calman, al contrario, con No sufriré jamas por ti subimos a nivel 5, la voz se baja de volumen (problemas de sonido) que no de intensidad, Tete transmitiendo mucha energía, poderoso y muy seguro de su poderosa arma, esa voz, la verdad es que tuvo momentazos, llegaba sin problemas a todos los registros.
 
 
Que difícil lo habrán tenido para preparar el setlist , Maldito corazón es la siguiente en sonar y como rugía, con la ayuda de las primeras filas, que la coreaban sin parar el estribillo.  A toda velocidad sin dar tregua suenan tres verdaderos himnos de la banda, El vuelo del halcón, Vientos de guerra y como no Perro traidor del disco Mi ciudad, año 1997. Parece que llegamos al ojo del huracán, un pequeño respiro que es roto por un solo de batería de Dani cosa que es lo único que para mi sobra en el bolo y no en este si no en todos, ya sabemos que son excelentes instrumentistas y queremos temas, esos que se dejan en el tintero por falta de tiempo.
 
 
Fuertes vientos nos golpean otra vez, Dani clava los dos bombos a toda velocidad en Tres ahorcados tema del último disco  Aeternus, en directo suena todavía más poderoso que en el disco. Le toca el turno al momento melancólico de la noche Si amaneciera es la excusa perfecta para que Jero descanse un pelín sobre los acordes de la guitarra acústica y la poderosa voz de Tete. Angel de barro hace que la fuerza vuelva otra vez, la verdad es que mi cuello no da para mucho más.
 
 
Si tú no estás, otro de los temas del nuevo disco, dodne Nico nos hace un previo con el bajo y lo dicho anteriormente, suena brutal incluso mejor que en el disco. Resurrección va poniendo el final a esta mágica noche, Tete dándolo todo, bajando del escenario, compartiendo metal con el personal tanto era así que en un momento de euforia coge a un fan de las primeras filas por la cabeza y se pone frente a frente, el pobre se llevó un susto de no olvidar. Una corta despedida entre aplausos y gritos reanudan con dos temazos más como El olvidado de Dios y Como el viento.
 
En definitiva una noche para enmarcar y por favor, no podéis volver a perderos a SARATOGA, si me entero os perseguiré porque «Soy como viento«.