Que en Sevilla la música en directo se ha convertido en una rutina para todo amante del metal es una realidad desde hace muchos meses. Que la oferta a veces excede a la demanda, también.

 
 
Sin embargo y conociendo el historial de conciertos de la ciudad, este fin de semana pasado se pudo elegir tranquilamente y todas nuestras cabezas se centraban en pocas cosas: el invierno ya está aquí, el viernes para el metal extremo y el sábado para el thrash y el metal más añejo de la capital hispalense. Todas las cabezas ordenadas por días y temperatura. 
 
Así que centrándonos en el sábado, que es a lo que venimos, la jornada empezaba en el pre concierto. ¡Benditos preconciertos! Llenos de caras conocidas y abrazos, sonrisas y, por qué no, cerveza. Que no falte. El concierto de esa noche corría a cargo de MAUSER y CRAZY ZOMBIE, dos bandas cuyo recorrido, si no como bandas, cuenta con músicos con kilómetros a su espalda y mucha experiencia. Me gustó cómo cada amigo con el que me cruzaba me contaba alguna anécdota de los músicos que iban a tocar pues, si bien son veteranos en esto de la música, mi tiempo en Sevilla no alcanza ciertas historias.

 
Una hora de retraso a la oficial abrieron las puertas de la sala Even, donde estuve también la noche anterior y comienzan a repartir ruido MAUSER. Presentados, eso sí, por nuestro gran amigo, locutor de radio y amante de la música Edu Powerage, es una banda de thrash de las de toda la vida, con recorrido y sonido propio. Banda pionera del estilo en Sevilla que, con sus cambios de line up incluidos, cuenta con cerca de 20 años de kilómetros en la mochila. No milito especialmente con el thrash pero las cosas buenas hay que reconocerlas: suenan bien. Su sonido es compacto agresivo pero a la vez nítido, con toques progresivos y riff hirientes pero muy pegadizos. Obviamente son los encargados de dar caña esa noche.

 
Pero el protagonista de la noche se escondía a la retaguardia del escenario. Arremetía sin piedad y dirigía a los tres músicos que tenía delante sin prestarle más atención que alguna rápida mirada. Su nombre es Leo y lo que más sorprendió y gustó entre el público fue su corta edad. Sólo suma catorce años pero no le falta técnica ni pegada. La gran alegría de esta edad, además de algunos miembros del público incluso más jóvenes, es que encontramos que hay relevo generacional en el metal. Algo que celebrar.

 
Con dos discos y varias maquetas, su música la noche del sábado se centró en su último trabajo Colgar al ladrón (2018)Escuchamos temas del mismo como el tema homónimo, No aguanto más; Velocidad, matar, odio; Dinero por sangre… Pero tampoco faltaron de su anterior disco La locura ni versiones de SLAYER entre otros. Cerraron con Todos a la calle, un corte agresivo y muy celebrado por el público seguido de Pan y circo. 

 
Tras la arremetida de MAUSER llegaba el turno de CRAZY ZOMBIE, una banda bastante difícil de clasificar. Entre sus estilos encontramos elementos electrónicos, nu metal, gothic, heavy, rock progresivo… con dos voces melódicas que se intercalan. En la puesta en escena está su fuerte: máscaras, luces estroboscópicas (por suerte dirigidas a los músicos y no al público), ropaje oscuro y de corte gótico y estatismo casi absoluto, ofreciendo una atmósfera asfixiante que combinaron con un exceso de luz roja (o ausencia de luz, directamente) y humo.

 
Abrieron cinco músicos y yo me entregaba al noble arte de hacer fotos, cuando, cuál fue mi sorpresa que aparece la segunda vocalista, Vicky, disfrazada de un híbrido de ángel y demonio, con alas de plumas negras y cuernos, sin más actividad que permanecer con aire de trascendencia mirando fijamente al público durante los minutos que duraba el corte que estaba sonando. Imagino las caras de sorpresa de la concurrencia. Y también reconozco que la vestimenta y aspecto lo conocía, pero la puesta en escena de la banda no tenía claro si se mantendría con el cambio de vocalista… Su nuevo disco Rebirth lo he conocido por menciones que se han hecho en Metal Korner, así que soy una de las nuevas que apareció por la noche a ver por primera vez a la banda, con algunas escuchas, eso sí, de su música.

 
Pero el cambio de line up no ha hecho variar la puesta en escena de la banda, que contó con, además, varios cambios de atuendo. De su sonido, por desgracia contaron con algunos problemas que impidieron que el teclado sonara como se merecía (a veces, puedo confirmar que no era capaz de distinguirlo del resto) y alguna visita del técnico al escenario por problemas con los cables. Eso hizo deslucir mucho su música. Pero el resto de la banda suplió con creces toda carencia e iban dispuestos a aprovechar la noche para todos los novatos que acudimos sin ser unos versados del estilo.
 
Y así fue. El público, que al principio parecía no conectar con la banda, consiguió convertirse en uno con la música que CRAZY ZOMBIE nos regaló.

 
En resumen, la noche se saldó con dos estupendas actuaciones, con músicos y público veteranos (y no tan veteranos), con caras conocidas y quedadas de amiigos, unas de  esas noches que hicieron del sábado una velada que, esperamos, se pueda repetir muchas más veces.