Como un malévolo espíritu entre la niebla desciende, tras tres años de silencio, el nuevo álbum de los valencianos NOCTEM demuestra una vez más que el metal extremo forjado en nuestro país tiene mucho que decir. The Black Consecration se revela como el quinto trabajo de la banda, dejando claro que esta vez han dado un paso más allá, algo muy especial que no deja indiferente a ningún amante del metal extremo.
 
Editado por Art Gates Records, no puede negarse que The Black Consecration es un trabajo fruto de una carrera alimentada por diferentes entidades demoníacas, pero que sin duda plasma una musicografía que apuesta por la madurez del género. Atrás han quedado aquellos riffs más clásicos, a mi modo de ver, han mudado la piel, dando lugar a un ser mucho más definido con una identidad muy clara. Estamos ante un trabajo diferente, quizá tengamos ahora mismo el mejor trabajo de la banda ante nosotros.
 
El disco rezuma black metal rápido y sin concesiones, dejando espacio a melodías oscuras dignas de otras glorias del pasado. Han prescindido de aquellos arreglos más death, que tanto caracterizaban su sonido. No exagero cuando digo que se trata de una nueva criatura, un nuevo NOCTEM que parece haber llegado a la madurez de su expresión.
 
The Black Consecration es un álbum concebido en ocho cortes, conformando unos cuarenta minutos de duración que parecen estar afinados en perfecta armonía con el contexto. El álbum al completo requiere un par de escuchas ser digerido, el contenido es denso y compacto a más no poder.
 
En primer lugar nos sorprenden con The Black Consecration un tema más largo de lo habitual, pero que se extiende con naturalidad, revelando un sonido más propio de la vieja escuela que de la escena actual del black metal. Se trata de un tema especialmente oscuro y desgarrador. Sulphur demuestra que NOCTEM han apostado por la velocidad en este nuevo trabajo, dejando claro que el sonido salvaje va a ser la espina dorsal del álbum. Uprising of the Impenitents entra sin compasión, lanzando unos esquemas de percusión muy potentes que se mezclan a la perfección con las melodías oscuras y la voz.
 
 
Coven es quizá el tema más melódico del álbum, probablemente el que nos demuestra que la velocidad y la contundencia no está reñida con la melodía. All That Now Belongs To The Earth es un track especialmente nutrido de la vieja escuela de los 90. Podemos ver que las guitarras despuntan conduciendo el sonido hacia donde ellos quieren, algo atmosférico y profundo. Let that is Dead Sleep Forever entra de nuevo en la tesitura death metal más propia de anteriores trabajos. Se asienta en una base black metal que, a mi modo de ver, es perfecta.
 
Court Of The Dying Flesh es otro de esos temas que parecen trabajados para demostrar los elementos «nuevos» que trae NOCTEM con The Black Consecration. El tema arranca con una atmósfera muy propia e intensa, preparando el terreno para unas voces que, una vez más, muestran la poderosa evolución de la formación de los levantinos. Por último tenemos Dichotomy Of Malignancy, un tema crudo y directo, centrado en el sabor del más puro black metal, un muy buen tema para cerrar un álbum especialmente alimentado por el oscuro y denso black metal más prolífico de los 90. Sin duda uno tema perfecto para cerrar un trabajo que, y de eso no tengo dudas, será un antes y un después en la carrera de la banda.
 
Puedo decir sin titubear que es un muy buen disco, tanto si vienes de la vieja escuela como si eres de los que disfruta del black metal actual. Tiene mucho que decir, especialmente si te sumerges en las líricas, podrás disfrutar más que en otros trabajos, especialmente porque se aferran a la estructura conceptual y eso es algo que siempre hace que el álbum sea más integro.
 
Pese a todo, no lo considero un álbum perfecto. Aunque creo que el sonido de las guitarras en ocasiones puede parecer sucio, es digerible incluso sin tener el oído entrenado en estas malignidades. Las baterías en cambio, parecen difuminarse de vez en cuando, haciendo que determinados cortes no luzcan como deben. Estoy seguro que estos «contras» que considero del disco han sido deliberados, quizá por acercarse más a ese sonido que tanto desean emular. En cualquier caso, no puedo dejar de recomendar The Black Consecration, un trabajo cuidado y especialmente tratado.
 

Tracklist
The Black Consecration 8.56
Sulphur 4.48
Uprising of the Impenitents 4.37
Coven 4.48
All that Now Belongs to the Earth 5.03
Let that is Dead Sleep Forever 3.33
Court of the Dying Flesh 7.04
Dichotomy of Malignancy 4.42
 
Formación
Beleth – Voz
Exo – Guitarras
Varu – Bajo
Voor – Baterías