the dry mouths
 

Es para la que escribe un trabajo casi de absoluta necesidad no sólo escribir en nombre y apoyo de las bandas de la ciudad que le da acogida y vive, sino no olvidar las raíces que te traen a donde estás y que hacen que tengas presente siempre, a fin de cuentas, de dónde vienes.

 

Ellos vienen de mi Almería natal y son THE DRY MOUTHS. Sus influencias son extensas y muy desérticas. Iba a hablar sólo de su último disco, pero es que este 2019, lleno de cambios buenos por un lado y muy desagradables por otro para la formación, ha supuesto el lanzamiento de dos trabajos: Memories from the Bridge y Low-Fi Sounds for Hi-Fi People. Con estos dos redondos queda presente el distintivo bajo de mi vecino Andrés Reyes, cuya triste despedida ha servido de catalizador de la banda para no parar y, a fin de cuentas, rendirle homenaje con sus últimas creaciones.

 

 

Ambos trabajos llegan tras cuatro años de silencio y se grabaron casi a la par en Sonoblance (Granada) y Desert City Studios (Almería). El primero se basa en jams donde la formación ha dejado volar su imaginación y su creatividad. Es un disco bastante ambiental y evocador, con temas cuya música trasciende lo descriptivo. Especial mención a La siesta (Sleep Paralysis) o El Cairo’78, uno de mis temas favoritos, con una línea melódica simple pero llena de delicadeza y hasta cierto punto, melancolía. Es este un trabajo que emana ternura y mimo por el sonido personal que ha gestado la banda, donde cada músico tiene su reconocimiento y parte en todo este entramado musical. La apertura deliciosa de La Chaussure ya dedica promesas de refinamiento y respeto a la música, cosa que no excluye, por supuesto la distorsión y el uso indiscriminado de pedalería guitarrera, efectos y psicodelia improvisadora.

 

El segundo trabajo tardó algo más en «hornearse» siendo esta una de las razones por las que ambos discos no fueron lanzados a la vez como uno propio, y sin embargo tienen ese toque que bien podrían haber formado parte de un mismo trabajo. Las voces de Low-Fi Sounds for Hi-Fi People tienen también parte de la culpa.
 
Si bien es cierto que los episodios instrumentales forman un todo con Memories from the Bridge, este segundo álbum contiene varios cortes donde, como he dicho anteriormente, tiene el toque diferenciador de que éste incluye voces. Son unos temas rockeros, áridos, con toques grunge y riff muy pegadizos. Desde luego los cortes como LimoncelloLos pollos hermanos o Toe Motion, harán las delicias de los amantes del directo: Sonido natural, lejos de las superproducciones que emborronan el contenido. Eso sí, aún no me quito de la cabeza Psychomental V – Code Rosaura. Es sencillo hasta decir  basta, pero el leitmotiv que forma la guitarra, junto a la armonía generada por el bajo y los matices de la batería lo convierte en mi favorito. No obstante, junto con A Farewell to the Princess que cierra (deliciosos detalles de teclado) es el oasis diferenciador (y no representativo) que supone el ecuador de este redondo de ocho cortes.
 
En general, THE DRY MOUTHS está demostrando que este 2019 formará parte de una inflexión cuyo rumbo desconocemos, pero cuya base se sustenta, aparte de sus años como formación, en dos trabajos sobresalientes, donde Low-Fi Sounds for Hi-Fi People se corona, con sus casi 35 minutos de duración, como la parte más alta de la cresta que la banda sigue surfeando, de la que espero que no cesen de hacerlo y que estoy deseando escuchar en directo.  ¡Enhorabuena!
 
Enlaces de interés

Autores:

Redactora y fotógrafa

Fátima Caballero