Review de Bridge to Nowhere

 

En ocasiones aparecen valientes que se atreven a componer a fuego lento canciones, música y discos. Músicos con ganas de ofrecer trabajos con historias que contar, con aristas, capas y detalles que descubrir en la primera, segunda, tercera, cuarta escucha… y así, sucesivamente.

 

Es el caso del nuevo trabajo de BRIDGE TO NOWHERE, Divine Tragedy, un trabajo conceptual, más complejo de lo que pueda una encontrarse en una primera escucha pero que los amantes de la literatura clásica celebramos. Si el nombre te ha sonado de algo pero no exactamente como debería ser… sí, no te equivocas. Este nuevo disco recorre la “Divina Comedia” de Dante Alighieri en sus tres reinos: Infierno, Purgatorio y Paraíso. Lo que encontramos son nueve temas divididos en bloques de tres que transcurren por estos escenarios, con sus respectivos protagonistas y sus respectivas historias y que juegan con diferentes estilos musicales pero que consiguen mantener la esencia de la banda y un sonido personal y característico.

 

Este Divine Tragedy llega cuatro años después del anterior trabajo de BRIDGE TO NOWHERE, que lleva por título Wars of Avalmeth (trabajo también conceptual). Ha habido cambios en la formación que justifica este periodo de latencia mientras se gestaba este nuevo redondo (que ha sido lanzado por Rock Estatal en diciembre de 2019), pero la banda no ha estado perdiendo el tiempo ya que este trabajo llega con una madurez que se nota al escucharlo. Por producción (The Metal Factory Studios por Pablo Rouselon y Alex Cappa) y por composición.

 

The Dark Forest es el encargado de abrir este trabajo, una intro que sirve de apertura a Descent. Divine Tragedy es un viaje de descenso y posterior subida y esta caída se sirve de un sonido más violento, donde la voz de Ana Rochas juega con un registro oscuro: guturales, recitado, voz rasgada y más melódica. Abrazada por los tentáculos de la batería y unos poderosos riffs de guitarra, es arrastrada hasta las profundidades de Into the Hell y posteriormente a The Devil’s Jaws.

 

Regrets abre las puertas del Purgatorio. La música se convierte en pesada y oscura y en este bloque de tres temas se encuentra para mí uno de los más interesantes cortes, Seven. Termina con Rivers of Paradise y damos pase al siguiente bloque de tres.

 

Y es que el tres está presente a lo largo de toda la obra. Empezando en niveles macroscópicos con la estructura en bloques de tres cortes que hemos explicado, sino ya a niveles microscópicos con el jugueteo y las incursiones a los compases atresillados. Con esto presente, presta especial atención al acompañamiento de piano de Ascent, que abre paso así al último bloque donde las melodías y el power metal van a tener más peso. Llegamos al Paraíso y la música ofrece pinceladas de esperanza, sonidos más limpios con especial presencia a los pasajes orquestales. Ana vuelve a hacer un gran trabajo de versatilidad vocal con Light, corte que cierra este Divine Tragedy y que abarca desde el plano vocal más lírico.

 

En general y a riesgo de haberme explayado en exceso, estamos ante un trabajo que necesita más de dos y tres escuchas para tratar de abarcar todas las capas que ocultan. Es un disco interesante pero difícil, que no imposible, de abarcar en directo y que supondrá un reto para la banda. Resultará interesante ver la evolución de este quinteto que, seguro, aún pueden desplegar más su potencial en próximos trabajos.

 

BRIDGE TO NOWHERE son:
Ana Rochas: Cantante.
César L. Pazos: Guitarra solista.
Matías Sosa: Guitarra.
Txutxi: Bajo.
Alberto Solaz (Tortu): Batería.

 

Tracklist
1. The Dark Forest
2. Descent
3. Into the Hell
4. The Devil’s Jaws
5. Regret
6. Seven
7. Rivers of Paradise
8. Ascent
9. Walking on the Stars
10. Light

 

Enlaces de interés: 

Facebook 

Autores:

Redactora y fotógrafa

Fátima Caballero