Los barceloneses SERPENT nos dejaron a finales del año pasado el que sin duda ha sido uno de los mejores trabajos de post-hardcore a nivel nacional. A través de varias discográficas como B-core o La agonía de vivir, el cuarteto formado por Sergi a la voz y guitarra, Fran a la otra guitarra, Marc al bajo y Eric a la batería nos trae su debut titulado Lluna Roja. Diez cortes de duración breve con los que emergen en el panorama de la música más visceral con una propuesta muy seria y dejando claro que no están de paso.

 

La banda ha confiado en Xavi Escribano para la mezcla, mientras que Victor García se encargó después de la masterización en Ultramarinos Costa Brava, uno de los estudios de referencia en el mundo del rock alternativo underground. La madurez de Lluna Roja, pese a tratarse de un debut -aunque ya contaban con una demo-, se entiende mejor si te explican que sus músicos provienen de otras bandas de la escena del hardcore punk catalana, como The Gundown, Appraise o The Anti-Patiks. Tenían muy claro lo que querían para este proyecto y así lo han plasmado: riffs contundentes, melodías y estructuras atípicas que hacen cada corte especial.

 

 

Lluna Roja suena agresivo, pero a la vez medido y delicado. A lo largo de sus 33 minutos encontramos desde voces y ritmos propios del post-hardcore más bruto, estilo Refused, hasta logradas transiciones y melodías que recuerdan a los navarros Berri Txarrak. Esta mezcla es fácilmente percibible en los dos primeros cortes del álbum, Aquest món et trencarà el cor y King Kong, siendo el segundo más veloz y punk con ese d-beat de batería. Todo ello, impregnado de una gran capa de sentimiento, mérito de Sergi, de la que logran dotar a los temas, cuyas letras están, como podéis leer, escritas en catalán como ya hiciera con Col·lapse. Una decisión, la del idioma, que ya les ha funcionado bastante bien a sus paisanos Crim.

 

La limpieza y nitidez de la producción es otro de los aspectos a destacar del disco, ya que nos permite disfrutar claramente de todos los matices de las composiciones. Algo que le va como anillo al dedo al sonido orgánico y sin florituras del cuarteto. Tampoco podemos dejar de hablar de la capacidad de muchos de los cortes para clavarse en la mente del oyente, desde la hímnica Un dia normal a la reivindicativa Mata’m (sóc pobre).

 

SERPENT ha dado con Lluna Roja un puñetazo en la mesa con un trabajo sólido y exquisito que ningún aficionado al hardcore o al rock más transgresor se debería perder.

 

Enlaces de interés:

Facebook | Bandcamp

 

Autores:

Redactor

Alberto Zambrano