Cuando entramos en la casa el hedor era insoportable. En medio del pasillo principal, se encontraba lo que parecían restos de varias personas formando un atroz amasijo de fluidos y órganos en descomposición. El chivatazo había sido bueno. De repente, oímos un ruido en el piso de arriba. Dos de mis hombres y yo mismo subimos. El asesino no intentó escapar, ni mucho menos. Tenía en su mano derecha un revolver. Le dijimos que tirara el arma al suelo y se pusiese de rodillas. Hizo caso omiso de nuestras órdenes. Nos miró sonriendo y dijo “se lo merecían”. Acto seguido se voló la tapa de los sesos, salpicando las roídas cortinas que tenía a su espalda de sangre. Jamás olvidaré su rostro antes de apretar el gatillo. No sé si fue cosa del estrés, pero juro que sus facciones cambiaron por un segundo en algo que no parecía de este mundo justo antes de quitarse la vida…

 

Bienvenidos al universo de DISMORTUS.

 

Desde Granada, nos llega un nuevo conjunto de old school death metal llamado DISMORTUS. El 23 de abril de 2020 lanzaron en formato digital su primera maqueta titulada, simplemente, Demo I.

 

Su formación consta de los siguientes miembros: Abel Utrilla (batería), Sergio Cortes (guitarra), Demigoat (guitarra y voz) y David Fernández (bajo).

 

En los últimos tiempos, he de confesaros que siento animadversión por las bandas que deciden sonar premeditadamente como aquellas que emergieron de Estocolmo a finales de los 80 y primeros de los 90. La inmensa mayoría son clones de clones y la palabra talento ni les suena levemente. Sin embargo, los andaluces, a base de exhibir unas composiciones simple y llanamente perfectas, me han cerrado la boca de golpe. De verdad, vaya clase de composición y estructuración que dan. Impresiona que unos novatos lo hagan tan sumamente bien. Más quisieran algunas vacas sagradas del género a día de hoy crear algo así.

 

Crujientes, oscuras y variables son las seis cuerdas. Los intensos riffs fluidos se unen a embistes de tremolo picking cuando la ocasión lo requiere, creando una muralla sónica infranqueable.

 

Respecto a las voces no hay sobresalto alguno. Growls a la vieja usanza a troche y moche, sin moderneces, sin clean vocals, sin elementos innecesarios. Así da gusto.

 

Los tambores no cesan en regalar giros rasantes de dirección. ¡Dinamismo en estado puro!

 

No puedo destacar ningún corte en concreto. Tanto Dreams of a Dead Corpse como Pain Inflicted son brutales. Mención aparte, merece el gran cover que hacen del clásico de Doom Police Bastard. ¡Alabados sean los blast beats!

 

Sin duda, y por méritos propios han entrado en mi top ten de lanzamientos de 2020. Si os gusta el “Metal Muerto” a la sueca, ya tardáis en catar la maqueta en cuestión.

 

Puntuacón: 10

 

Tracklist

Dreams of a Dead Corpse

Pain Inflicted

Police Bastard (Doom cover)

 

Enlaces de interés:

Facebook | Bandcamp | YouTube

Autores:

Redactor

Chus