donuts hole fragmenta

 

Cualquiera que haya prestado atención en los últimos años a lo que se cuece en la escena nacional del metal de corte más moderno habrá oído hablar, sin duda, de los chicos de DONUTS HOLE (uno de los nombres de banda más molones que recuerdo, por cierto). Afincada en Barcelona, esta formación practica un metal alternativo lleno de matices e influencias que pasan por el metalcore, el prog o incluso el djent. Tras diez años en activo, el quinteto formado por Ariel Placenti (voz), Gun Sato (guitarra), Marco A. Papiz (guitarra), Sebastián Gonzalez (batería) y Franx Jurado (bajo) presenta ahora su tercer disco de larga duración. ¿Su nombre? Fragmenta. Según nos cuentan, en alusión a “esos fragmentos de experimentación grupal e individual” que han acompañado a la banda en este tiempo.

 

Este nuevo LP, publicado a través de Rock Estatal Records y producido por Marco A. Papiz, ve la luz cuatro años después de su última referencia discográfica, si bien es cierto que en este tiempo el grupo publicó varios singles dentro de su proyecto Límites. El coronavirus lastró sus planes de lanzamiento de un disco que en principio iba a ver la luz la pasada primavera tras una exitosa campaña de crowdfunding. Eso sí, la espera ha merecido la pena.

 

¿A qué suena lo nuevo de DONUTS HOLE? Pues la respuesta, aunque suene a tópico, es que a ellos mismos, a aquello que llevan construyendo durante todo este tiempo. La duración media de los temas ha descendido ligeramente respecto a sus dos primeros trabajos, siendo en esta ocasión más directos y perdiendo algo de complejidad en el camino. De hecho, me recuerda un poco a lo que vienen haciendo los gallegos Aphonnic (sobre todo el tema ), una banda con la que comparten cosas musicalmente. No obstante, las raíces progresivas siguen ahí, y no son pocas las reminiscencias de bandas como Tesseract, Monuments o Northlane. La versatilidad vocal de Ariel Placenti vuelve a ser uno de los puntos fuertes del disco, manejando a la perfección screams, guturales y limpias. Esto no quita protagonismo a la base instrumental. A fin de cuentas, se trata de un gran trabajo compositivo que permite apreciar detalles a todos los niveles. Se trata de 10 temas con punch y que podrían funcionar como singles indistintamente, resultado de esa tendencia al minimalismo que comentábamos.

 

 

El disco empieza con Desde las ruinas, un tema corto y de guitarras afiladas que coquetean con el djent, cabalgando a medio tiempo y que hace las veces de introducción a lo que vendrá después. Si bien hay cortes que no sorprenden en absoluto por ser la cara más reconocible de DONUTS HOLE, como Heridas o Mapas, siendo estos de los mejores temas del disco, también encontramos cosas más curiosas. Detalles que hacen ver que la banda sigue probando y evolucionando. En ese sentido, Pequeño guerrero me parece la pista más experimental de Fragmenta, con un comienzo marcado por la desnudez más cálida que recuerda a bandas como La Dispute, Touché Amoré o incluso Viva Belgrado. El post-rock implícito en Fracción de ser o Espina, la fuerza de Revelador, que me hace rememorar a los Architects más melódicos o ese interludio a piano nada habitual en este tipo de bandas antes de poner el colofón con En la tormenta. Todo suma en esta nueva y mejorada versión del quinteto.

 

DONUTS HOLE está de vuelta con una fórmula ganadora que les debería permitir seguir creciendo, y es que la banda consigue conectar esos “fragmentos” para cuajar su mejor disco hasta el momento.

 

Tracklist:

1. Desde las ruinas

2. Heridas

3. Fracción de ser

4. Espina

5. Mapas

6. Revelador

7. Tu

8. Pequeño guerrero

9. Calma

10. En la tormenta

 

Enlaces de interés:

Web | YouTube | Facebook

Autores:

Redactor

Alberto Zambrano