Analizamos el nuevo trabajo de ABATUAR

29/03/2016

 


Tras su formación, y posterior edición en cinta de sus dos primeras demos: Vejación de la Bestia y Fosa Común, en 2014 y 2015 respectivamente, ha sido el sello alemán Dunkelheit Produktionen el que se ha encargado de unificar y reeditar ambas obras de esta one man band panameña en formato CD. El grupo está formado por un sólo músico, Cadaver, que se encarga de la batería y las voces. Mientras que Anibal y Yigo, miembros del grupo Hatross, actúan como músicos sesión y se encargan de grabar las partes de bajo y guitarra. Como es lógico está será una reseña de dos por uno nada menos, y sin más dilación, vamos al tema.

La primera demo está compuesta de tan sólo tres temas, los cuáles poseen un sonido bastante centrado en una mezcla entre el death metal old school y el black metal de primera ola más primitivo, añadiendo también un toque de grindcore.

Por un lado la esencia del death metal queda plasmada en las múltiples partes con riffs pesados, machacones y contundentes, que se alternan con otros más rápidos y representativos del black; los blast beats, elemento tan característico de los tres géneros previamente nombrados están presentes constantemente, además de los solos cortos, rápidos y estridentes, las voces rasgadas y las guturales. Así como una sensación constante de oscuridad y podredumbre que engulle al oyente desde el segundo uno.
Unido a todo lo anterior, en el comienzo en el segundo tema, Dispersión de nube tóxica (...) se pueden distinguir diversos samples de gritos, aullidos, voces invertidas y distorsionadas, que junto a la música y las desgarradoras letras contribuyen aún más a representar la atmósfera caótica de un mundo destruido por las guerras, así como también sirve para preparar el bombardeo sónico que espera a continuación.
Y cerrando la primera parte del disco queda Uso indiscriminado de herbicidas y ántrax (...), el tema con sonido más grind de los tres, hecho que queda más que demostrado con unos riffs y líneas de batería a modo de guiño a la primera (y mejor época) de Napalm Death.

Continuamos con la segunda, que en este caso es de una duración mayor a la anterior y posee un total de cinco temas. El aumento de la duración y cantidad de canciones ha supuesto un punto a favor, ya que desde la primera escucha se puede observar que ese cambio ha permitido introducir un rango más amplio de elementos que influencian al grupo.
Un ejemplo de ello es que en bastantes partes de los temas existe una mayor tendencia hacia el grindcore y black metal, un buen ejemplo de ello es el tema de 26 segundos Dengue, o que en algunas de ellas se haya empleado el D-Beat, ritmo muy usado tanto en el grindcore como en el hardcore punk.
Aunque por otro lado se echan un poco en falta una mayor cantidad de esos riffs deathmetaleros pesados que estaban más presentes en la primera demo y ahora quedan en un segundo plano.
Han habido cambios notables en el estilo de las canciones, pero no ha sido lo único que ha cambiado entre ambas demos, ya que la producción en general ha adquirido un tono más crudo, donde se nota especialmente es en la distorsión de la guitarra, afilada y sucia. Más allá de las influencias, el aumento de la crudeza y la velocidad, las características principales siguen tan presentes como en un principio, tanto el caos como la atmósfera de las canciones.

Como elemento a destacar señalaría el sonido de la batería, que es completamente natural y old school, no desentona lo más mínimo con el resto de los intrumentos, y tampoco tiene ningún tipo de arreglo ni añadido en estudio, algo que por desgracia en la música extrema escasea cada vez más. Abatuar han dejado caer una auténtica bomba que ningún fan del black metal, el death metal o incluso del grindcore debería perderse. De hecho, yo ya espero ansioso la salida de lo que será su primer álbum.

Nota: 9/10

Web Independiente de Apoyo al Rock & Metal