Nuestro paso por LEYENDAS DEL ROCK 2017 – DÍA 4

16/10/2017
Texto por Nuria Linares
Fotografía por Vicente P. Fenoll
 
Cuarto y último día de Leyendas del Rock. Un día agridulce. Cuando llega la última jornada del festival, por una parte no quieres que se acabe pero por otra, por mucho que durmieras la noche anterior, unas pocas horas ya eran capaces de consumir todas tus energías. Y las temperaturas tampoco nos daban tregua.
 
Pero, de nuevo, no había nada que un buen desayuno y mucho de café no pudieran solucionar. Además, Villena nos hacía la llegada al recinto muy fácil con la ayuda del transporte público, siempre cargado de sonrisas y conversaciones tan amigables como acaloradas sobre lo que nos había reunido a todos allí: la música. Nos apeábamos del autobús en la zona de camping, justo donde se encontraban las duchas. Y allí parecía haber tanto movimiento como en el primer día.
 
Una vez nuestros ojos divisaban los escenarios principales, nos dispusimos a disfrutar de nuestras últimas horas en aquel césped (vale, ya no era césped, digamos "un terreno tan trabajado como nuestras cervicales"). Y bajo la sombra del backdrop de ECLIPSE, nos esperaba un espectáculo de hard rock que hacía moverse a cualquier esqueleto. Apenas las primeras horas de la tarde y estos suecos ya levantaban coros a todo lo largo y ancho del Azucena.
 
 
Desde enérgicos ritmos de rock hasta las más bellas melodías. Tenían setlist para todos los gustos, aunque sí es cierto que la atención del público se la llevaban el vocalista y el batería mayormente, por una actitud impecable sobre el escenario. El guitarrista y el bajista eran algo más estáticos. En ocasiones, como ocurrió durante el tema "Battlegrounds", me venía a la mente Axel Rudi Pell y la voz del brillante Johnny Gioeli. Desde luego, potencial no les falta, y en Leyendas del Rock se dejaron la piel para dar un concierto de hard rock como dios manda. ¡Bravo, ECLIPSE!
 
A la derecha, TANKARD, pertenecientes a los Big Four del thrash alemán. A pesar de que la agrupación repetía en el festival (edición del 2015), de su larga trayectoria y de una respuesta respetable por parte del público, la verdad es que no me llamaba demasiado la atención.
 
 
Desplegaban sus canciones una tras otra, pero a mí se me hacían repetitivas y de temática apenas variable, nada que destacar. Sí reconozco que su frontman no para de moverse sobre el escenario y de interactuar con el público, que estaba en un pogo continuo durante su actuación. Era en temas como "A girl called Cerveza" o "(Empty) Tankard", himnos para sus seguidores, donde llegaban los momentos más álgidos del concierto, pero personalmente no terminaban de transmitirme nada.
 
Lo que nos esperaba a continuación era una banda que de la que ya habíamos disfrutado en otros festivales (Tuska 2017): pero eso no reducía nuestras ganas de volver a disfrutar de los fineses BATTLE BEAST. Su vocalista, Noora Luohimo, volvía a confirmar que es una de las mejores voces femeninas del metal actual, y junto con la música, la banda hace que sea una maquinaria puesta a punto para darnos más de una sorpresa.
 
 
 
El Azucena ya nos daba cierto reparo debido a los problemas técnicos que otras bandas habían sufrido en días anteriores, pero no se dio el caso: Battle Beast sonaron contundentes desde el primer momento. De hecho, todo iba a ir como la seda durante el resto del día en ese escenario.
 
Nada más empezar con "Straight to the heart", el público estaba en pie saltando y bailando con ellos. Sin duda, fue un acierto traerlos a uno de los grandes escenarios, ya que el Mark Reale se les hubiese quedado pequeño. A mitad de concierto, para sorpresa de todos, contaron con la colaboración del batería de Sabaton en el emblemático tema de la banda "Black ninja". Estos pequeños detalles gustan muchísimo al público, ya que nos hacen ver el gran compañerismo que hay entre bandas. Finalizaron su concierto con "Beyond the burning skies", y podríamos decir que para muchos (entre los que nos incluimos), se nos hizo bastante corto.
 
Y así, con esa maravillosa sensación de haber disfrutado de un espléndido concierto, paramos para descansar, anotar ideas y comer algo antes de dirigirnos hacia el Mark Reale. Una vez allí, ya sonaban los acordes del "Am I evil" de Diamond Head, que anunciaban el fin de su actuación. No llegamos a tiempo de ver más, pero sí que estuvimos desde el principio del siguiente grupo. Eran el turno de MÅNEGARM.
 
Fotografía por Marisol Huertas - http://www.tntradiorock.com
 
El conjunto sueco se denomina viking metal, aunque tiene una mezcla de pagan metal muy interesante y atmosférica, con unas melodías de guitarra muy bien elaboradas. La única pega que se podría poner para los que fueron a descubrir al grupo, es que se hizo algo plano, sin momentos especialmente destacables, pero aun así, la música era suficiente para quedarse. Concierto muy bueno melódicamente hablando, con una pequeña ida del sonido casi al final que dejó al grupo reducido casi a la batería por unos segundos, pero nada grave, fue un fallo que no tardó en arreglarse.
 
Allí vimos también los primeros minutos de MOONSORROW, pero coincidían con uno de los grupos must-see de esta edición de Leyendas del Rock. No sólo se trataba de la gira de despedida, sino que además se alimentaba con la reunión con Luca Turilli a las 6 cuerdas. Hablamos de RHAPSODY.
 
 
Con un gran telón de fondo y una escenografía muy trabajada, el grupo italiano comenzó con su clásico "Emerald sword", tema que ya nos ponía a todos en movimiento. Por su parte, la voz de Fabio Leone sigue siendo un diamante en bruto. Incluso se atrevió a hablar con el público en español. Y llegado cierto momento de la noche, también a jugar con el mismo mediante ejercicios vocales. A todos les llegó su momento de mostrar sus dotes como músicos, como al batería Manu Lotter con un solo que, aunque quizás pecara de largo, nos dejó a todos boquiabiertos.
 
Si ya teníamos sensaciones indescriptibles a lo largo del concierto sabiendo la situación actual de la banda, no hubo persona que no se emocionara ante la magistral "Nessun dorma". Y sin habernos recuperado ya sonaba la irrepetible "Dawn of victory", que todos cantamos juntos creyendo que era el último tema. Pero nos equivocábamos. Cuatro cortes más tarde, acabaron con "Holy thunderforce", otro momento mágico.
 
Aunque tengo que reconocer que otra parte de mí se encontraba muy pendiente del escenario contiguo y de ese tanque que ya se levantaba haciendo referencia a otro de los grupos más esperados del día: no podía ser otro que SABATON.
 
Fuente: https://mariskalrock.com/
 
Otros de los que repetían en Leyendas del Rock, pero cientos de personas les esperábamos con un brillo especial en los ojos. Tan especial como el espectáculo que nos habían preparado: además de su característico tanque, disfrutamos de un gran despliegue de pirotecnia y una pantalla enorme a sus espaldas en lugar de telón a modo de storyteller visual. En resumen, una escenografía cuidada al detalle.
 
En cuanto a setlist, se suceden himnos tras himnos. Es mi quinta vez siendo parte de su público, y volvería a verles una y otra vez. Desde las primeras notas de "In the army now", ya se palpaba en el ambiente lo que se nos venía encima: una auténtica fiesta de la mano de estos power metaleros suecos.
 
Clásicos como "Ghost division" son los que hacen que la gente estalle en gritos y aplausos. Tampoco se faltó a la costumbre de tocar "Attero dominatus" o "Swedish pagans" – un paréntesis aquí a propósito de "Swedish pagans", después de haberlos vistos tantas veces, agradezco sobremanera que no volvieran a repetir la broma de "no queremos tocar esta", ya era hora – . Entre joyas del pasado y otras más recientes como "Art of war" o "The lost battalion", destacamos la gran interacción y humor con el público, aspecto clave que sin duda influye tanto en su éxito. El ambiente era inmejorable cerca del final, enmarcado por "Primo Victoria" y "To Hell and back". No podíamos pedir más. Todos y cada uno de nosotros tenemos esos momentos impagables que sólo nos ofrece la música, y a título personal, en el contexto de esta edición de Leyendas del Rock, Sabaton fueron the ones to blame.
 
Después de lo que bauticé como uno de los mejores conciertos de la historia del festival, un cambio de horario llevó a que LUJURIA fuese el siguiente grupo que íbamos a ver en lugar de Bloodbath. El cansancio acumulado de los cuatro días de festival nos hizo ver a Óscar Sancho y los suyos sentados en el césped.
 
Fotografía por Marisol Huertas - http://www.tntradiorock.com
 
Todos sabemos que Óscar es un frontman que divide opiniones. No tiene problema en decir lo que piensa en todo momento, y eso a algunos les agrada y a otros no. Pero él sabe perfectamente cómo llevarlo. El problema que varios advertimos es que daba la sensación de que había más discursos por parte de Óscar que canciones por parte de LUJURIA.
 
Hubo varios momentos destacables, como la colaboración con la cantante Amaro, la reivindicación a favor de los estibadores y, el que más nos llegó a todos, los agradecimientos a Marcos Rubio y crew por su gran labor y esfuerzo organizando el festival año tras año. Esfuerzo que todos los asistentes agradecemos de corazón.
 
Terminado el concierto de LUJURIA bien entrada la noche, decidimos irnos a descansar para afrontar las largas horas de vuelta a nuestras respectivas ciudades. Con los acordes de "Alas de fuego" de Tierra Santa, dimos por acabada la XII edición de Leyendas del Rock.
 
Cuatro días llenos de emociones.
 
Cuatros días rodeados de los nuestros e inmersos en nuestra pasión.
 
Un año de espera para la próxima, pero ¿habéis echado un vistazo a las bandas que están confirmando para el 2018? Echad un vistazo a la página oficial del festival haciendo click abajo.
 
NIGHTWISH, AMORPHIS, WARLOCK, POWERWOLF¡Y muchas más!
 
¡Metal Korner estamos deseando de vivir otra edición de Leyendas del Rock junto a vosotros!
 
¡Hasta el año que viene!
 
 

Web Independiente de Apoyo al Rock & Metal