Crónica: GUADAÑA + NOCHETERNA. Noche pasada por agua en Sevilla (18-05-2018)

30/05/2018
 
 
 
Es viernes, 18 de mayo, Metal Korner está preparado para asistir a conciertos por toda la geografía española y servidora aun celebra, aunque mentalmente, el cumpleaños de su querida hermana, que vive muy lejos. Me siento con todas las ganas de participar en la actividad cultural que ofrece mi ciudad y la fiesta sé que está asegurada.
 
Sevilla es una ciudad que, a priori, se caracteriza por su buen tiempo, su sol y su sequísimo calor, sobre todo entrada ya la primavera, pero este año todos estaremos de acuerdo en que estamos teniendo una climatología extraña, y por supuesto, como las tres últimas veces que he asistido a la Sala X, sala referente de la escena metalera sevillana, la lluvia no ha sido una maravilla y nos ha acompañado. Y con mucha fuerza.

Pero estamos ante un fin de semana que todos recordaremos por asistir a un overbooking de conciertos. El público metalero sevillano se está viendo obligado a elegir entre la grandísima oferta cultural y eso empieza a poner nervioso a aquellos que no queremos elegir.
 
 
Nuestra jornada comienza horas antes del evento al que vamos a ir. En esta ocasión asistiremos al concierto de NOCHETERNA (Sevilla) y GUADAÑA (Cádiz), y nosotros decidimos calentar motores cenando fuerte (junto, entre otros, amigos de SevillaMetal, que también asistirán al concierto) para prepararnos para esta gran noche.
 


Son las 21.35 y la primera banda comienza a hacer rugir una sala que ya puede enorgullecerse de estar a la mitad de su aforo.

NOCHETERNA es un grupo de metal electrónico cuyos orígenes se remontan a 2006, aunque no es sino hasta 2014 que disfrutamos de su actual formación y de un sonido renovado. Juegan en casa y eso es una ventaja aun para un combo que toca tanto en la capital hispalense. Pero gustan, lo hacen bien y suman y suman adeptos a cada concierto que dan.
 
De su último disco, Epsilon, podemos decir que llevan dos años presentándolo y girándolo, pero han querido dar una vuelta de rosca presentando Rarezas, un disco recopilatorio donde, gracias a colaboraciones de otros músicos y productores de música electrónica de la escena sevillana, han dado un giro a sus temas, que harán las delicias de los amantes del metal, dubstep, drum and bass o trap, todo junto. Es, en general, un disco que bien podría servir para sonar después de festivales, a modo de after show y para inyectar energía, así que tenemos para todos los gustos.
 
Del combo de seis músicos, en NOCHETERNA encontramos una maquinaria engrasada de metal sin arista que pulir, donde el peso de la banda no sólo recae en el vocalista, como suele darse el caso. La banda entera apoya cada nota, cada matiz, en cada momento ninguno de los seis miembros toca sólo y tienen cada uno un papel muy definido dentro del equipo. Mención aparte a la sección electrónica que aporta el teclista y DJ Killian en directo, algo que suma el dinamismo que le suelen faltar a las bandas con música pregrabada. Ver un DJ en acción en un grupo de metal no es algo común y se nota. Nos quitamos el sombrero ante su buen hacer.
 
En cuanto a su escenografía no hay debate. Está cuidada visual y musicalmente y saben ofrecer un espectáculo audiovisual completo, enérgico y que consigue trasmitir sus buenas vibraciones. Como ya hemos mencionado, cada músico tiene un rodaje personal y un hacer propio, y decir que lo disfrutan en el escenario es quedarse corto de miras.

 

  
 
 
Hacen un repaso por este disco Epsilon, pero destacamos, fuera de éste, Maldito sea tu nombre (coreado hasta arrancar gargantas por un público extasiado), cover de ÁNGELES DEL INFIERNO y Ser uno más.

Moriré por ti es uno de los temas que más atrae la atención del público cuando están ya en la recta final de su concierto, la impecable y demoledora batería hace las delicias de tirar de un equipo que funciona con la precisión de un tanque de batalla.
 
 
Arrollan con Resurrección. Después de Miedo a morir, no se me ocurre otra manera de renacer y de absorber la energía del público para continuar arrasando. Si quedaba algún rezagado que se reservara para la aparición de GUADAÑA, sentimos decir que ya se ha entregado a la fuerza de NOCHETERNA.
 
El último tema es Marioneta, que fue utilizado como single de Epsilon y cuyo videoclip ya supera las 14.000 visualizaciones. Pero si creíamos que terminaría ahí la cosa, nos sorprenden con un maremoto musical, con una versión de Desátame, de MÓNICA NARANJO. El tsumani musical de NOCHETERNA deja el termómetro altísimo. Esperábamos un gran concierto, y hemos obtenido mucho más que eso.
 
Poco después entra GUADAÑA. Continúan por su paso por Sevilla en su Gira del Karma, presentando su último trabajo. Los gaditanos arrancan con Aun sigo en pie y Ser uno mismo. El público estaba impaciente, extasiado y listo para continuar y no pierde ni un segundo en dejarse llevar por la música, en perfecta simbiosis.
 

 

Su puesta en escena está de sobra preparada, cada tema tiene una “coreografía” que, si observas los detalles, puede parecer que pierde frescura, pero nada más lejos de la realidad. Cada movimiento y pase entre los dos vocalistas con los demás músicos levanta una sonrisa entre los asistentes y, cuando cortan para pedir la colaboración del público para abrir la canción en Yo soy la ley, de su anterior trabajo Deryaz, ya todos estamos a su merced. 
 
 
Pero, ¿Quién esperaba un mal concierto de GUADAÑA? Aunque las voces se escuchen algo bajas de volumen, cada nota está controlada al milímetro y no faltan detalles. Entre las muchas entradas y salidas del escenario de los vocalistas, cosa que no terminamos de entender y nos genera algo de desasosiego, Glory aparece en ocasiones con algunas piezas de atrezzo. Especialmente sorprendente la gran bandera que ondea y que hace terminar en éxtasis un público que ya se ha convertido en nación. 
 
 
Y a todos nos encanta. Cantan sus mejores temas más conocidos y los nuevos de Karma. Uno muy coreado es Dios del trueno, cuyo videoclip ha conquistado con su temática a favor de la lucha contra el acoso escolar. No faltó el martillo de Thor, también abanderado por Glory. 
 
Y los asistentes buscamos toda esta parafernalia, hemos venido para eso y deseamos cada segundo de placer que el combo proporciona en una catarsis de dimensiones que trascienden la música. El público corea cada vez más fuerte y es cada vez más cercano a la banda. La complicidad está en el aire. 
 
 
Y hablando de catarsis y de otras dimensiones, la llegada de El bosque era la guinda final que pueden aportar GUADAÑA para terminar de conquistar corazones. Enlazan con Némesis, Deryaz II y Deryaz III y cuando Glory toma las riendas para interpretar Como hermanos ya nada puede ir a más. Romperíamos la sala.
 
 
 
 
Repiten recursos coreográficos para cerrar concierto con Nuestra revolución y terminan con Karma. Poco después, ambas bandas saldrían a pasar un buen rato con los asistentes que se quedaban en la sala y nosotros nos íbamos a continuar una noche en la que esperábamos disfrutar de un buen concierto, pero resultó ser mucho más que eso.

Web Independiente de Apoyo al Rock & Metal