Crónica: BARBARIAN PROPHECIES + INFRAHUMANO + IMPALED CORPSES (Santiago de Compostela, 16 de junio 2

25/07/2018
Por Pif
 
 

A mediados del pasado mes de junio nos invitaban al recital que ofrecían BARBARIAN PROPHECIES, INFRAHUMANO e IMPALED CORPSES en la pequeña de las salas de la capital de Galicia, la no tan joven sala Moon. Al llegar al lugar, toca saludar y reencontrarse con amigos, conocidos, miembros de otras bandas, compañeros de profesión… lo de siempre cuando aterrizamos en tan distinguidos eventos como son los conciertos de metal. Y por supuesto, todo bien regado con cervezas en el bar vecino a la sala, el cada vez más reconocido Rock Café.

Puntuales se abrían las puertas de la sala para que comenzaran a entrar las hordas de melenudos, y los ya no tanto, para continuar con el previo refrescando los gaznates ya dentro de la sala que, aunque todos intuíamos que no se iba a llenar, sí que se notaba que había bastante gente para lo que estamos acostumbrados en el underground de Compostela.

Sobre las nueve y media de la noche hacía acto de presencia la primera banda, que sorprendiendo a todos los que pensábamos que sería el cabeza del cartel, saltaba a las tablas BARBARIAN PROPHECIES con un público que mediaba la sala y que se observaban como con la sensación de haber llegado tarde y de haberse perdido a las otras dos bandas, pero tranquilos, quedaba mucha noche por delante.

Los de Lugo salieron dejando las cosas claras. Potentes, enérgicos y con la rabia que siempre demuestran en sus actuaciones. Con Alicia, su vocalista, en perfecto estado vocal y con un sonido en el recinto poco común ya que estaba sonando nítido y bien, cosa excepcional en la sala la verdad.

Comenzaron con dos temas de su disco XIII (2013) abriendo con Anger y continuando con The Hidden para dar paso a Secret of Creation que, junto con The Answer para cerrar el show, fueron las dos pinceladas de su ep Remains of Existence(2015). De su último trabajo Origin (2018) pudimos escuchar Beyond the Threshold, Path of the Soul y The Visitor todas seguidas antes de regresar al XIII para escuchar Embrace of Insanity previo al cierre ya comentado antes con The Answer. La banda estuvo genial en una actuación que le vendría de maravilla para preparar su siguiente aparición sobre uno de los grandes escenarios del RESURRECTION FEST.

Tras un breve, pero agradecido parón por cambios de backline y para que los apestados fumadores (como un servidor) podamos disfrutar de nuestros vicios sin perdernos nada del concierto, saltaba la segunda agrupación a dar la cara sobre el escenario. INFRAHUMANO siguieron donde los anteriores habían dejado la marca y de ahí en adelante fue todo según el plan.

Continuaron con el mismo técnico, Mou (TRASHNOS, DARK EMBRACE) de A CASA DO ROCK, la escuela de música compostelana, dando toda una lección de cómo hacer sonar una sala que lleva tiempo teniendo problemas, por lo menos en los conciertos de metal. La gente que regresaba de tomar un poco el aire se iba uniendo a los que allí disfrutaban de un concierto que estaba resultando de una calidad superior a esos cinco euros que costó su entrada.

¿Y qué decir de la banda? Pues que no se iban a quedar atrás en esa noche de comunión metalera en Santiago, sonando bien, tocando a gusto y ofreciendo un show más que decente para el tiempo que llevan. Sonaron temas como March of the Oblivion, Point of no Return, It’s Time to Bleed, Sterile Premonitions entre muchas otras y pusieron la guinda con un bis al final tocando Holy Emptiness incluida en su demo Thousand Eyes. Buen concierto de los de Vigo para continuar con la gran noche de death metal que se estaba viviendo en la pequeña sala compostelana.

 


Otro cambio de banda y otro descanso para salir a respirar un poco y que al personal le dé tiempo a preparar el escenario para el próximo grupo que sería, para cerrar la velada, IMPALED CORPSES. Los de Catoira (Pontevedra) venían con muchas ganas pues se despedían de un miembro de la banda, el batería Francesco Mainini, que actualmente ya ha sido reemplazado por Iván Moreno (ex - LA HIJA DEL CARROÑERO).

Con ese aire de despedida llegaban para presentar lo que será su primer trabajo de estudio, aún sin título, pero con un single Cidade sen Lei que pudimos escuchar entre el variado repertorio, de temas propios en su totalidad, cantados en inglés, castellano y gallego para mostrar la variedad de recursos que posee la agrupación gallega.

El concierto lo comenzaron con una pequeña puesta en escena por parte de su vocalista Héitor (AMENAZA DE MUERTE) quien salió ataviado con una capa negra de la que se desprendió en cuanto empezaron a sonar los primeros acordes de Howling Wind, tema que abría la caja de los truenos esa noche para los IMPALED CORPSES.

Las canciones de su próxima maqueta, de corte mayoritariamente death, pero con aires de black metal, se sucedían con impecable factura y así pudimos ver como Héitor deleitaba al público con su ya mítico baile del cangrejo en temas como Putrid Bones, Morte Vaite, Satanic Patrol, Hymn to Ishtar o Cidade sen Lei.

Según se acercaba el final del concierto, tanto la banda como los presentes se iban viniendo cada vez más arriba, tras un comienzo un poco frío, y para cuando tocó despedirse con Mental Devastation, Héitor ya estaba cantando entre las primeras filas de un público que bailaba y se empujaba como cuando una banda gusta.

 


Y para poco más dio la velada, el concierto llegó hasta pasada la media noche y al acabar, algunos se dirigieron a la after party del evento, celebrada en el bar Gasteiz. Otros nos enfilamos para acabar la jornada en el mítico Miudo, algo más lejano, pero me da en la nariz, que a ninguno de los presentes se le ocurrió la desastrosa idea de irse a casa a dormir, porque aunque cada vez seamos menos jóvenes, en estos cuerpos aún queda cuerda para rato.

Web Independiente de Apoyo al Rock & Metal