Review: PENUMBRA presenta "Silencio" (autoeditado, 2019)

17/05/2019
Por Emlopezam
 
 
La banda toledana PENUMBRA acaba de publicar Silencio, su segundo larga duración, que ha sido grabado, mezclado y masterizado en Hartwork Studios por Héctor Gómez Díaz, donde también se realizó el diseño gráfico de este trabajo. Silencio vio la luz el pasado 4 de enero, habiendo sido autoeditado y financiado tras una exitosa campaña de crowfunding.
 
PENUMBRA es una banda difícil de encasillar en un estilo específico, realiza una especie de power metal con aires progresivos y algunos toques guturales. Así que dejémoslo en como ellos mismos se definen: "una banda de metal". La formación cuenta con la voz de Diego Escobar, una sección de cuerdas formada por Héctor Rodríguez, y Raúl Huertas a las guitarras y Laura Pardo con el bajo, la batería está en las manos de Jorge Esteban, finalizando con los teclados de Isaac Berraco. PENUMBRA nació en el 2009 y en sus primeros tiempos arrancaron con la maqueta (no distribuida) La última herida. Su primer larga duración, Senderos del olvido, se grabó en 2014 aunque hasta el 2016 no pudieron publicarlo.
 
Junto al disco, a los mecenas en una de las recompensas se les ha incluido el Libro de arte de Silencio, en el cual se incluyen una gran cantidad de documentación e ilustraciones. Mostrando en el mismo el artwork creado para cada canción, el mensaje de cada una de ellas incluyendo las referencias que les ayudaron a escribir cada una, y que por extensión les ayudaron a entender y escribir la historia de Silencio que se desarrolla a lo largo del disco, especialmente a través de cinco de las doces pistas que conforman este LP. Libro que no hemos podido leer, y que seguro se convertirá en objeto de coleccionista.
 
Silencio está así formado por doce cortes, que comienza con un Prólogo, a modo de introducción, junto con el resto de canciones. Hay cuatro que están enlazadas entre sí, en su historia, y que si se escuchasen seguidas, podrían formar una sola canción, estas son Edén (Parte I), Cenizas (Parte II), Silencio (Parte III) y la última que también es la última pista del disco Creador (Parte IV).
 
La introducción Prólogo, es un corte que muy bien pudiera formar parte de la historia formada con los cuatro temas anteriormente indicados, ya que se integra perfectamente, demostrando desde el primer momento las cartas de presentación de la banda, donde se aprecian la fuerza de las guitarras y la potencia de la batería, aunque todos los instrumentos tienen su protagonismo. Tras esta introducción, se da paso a la primera canción Edén (Parte I), con una muy interesante entrada de violín, tema que va aumentando en intensidad y velocidad, con unos teclados que aportan mucha melodía a la pista. Insania, es el siguiente corte y fue uno de los temas elegidos como adelanto del disco. Con un gran riff desde el principio que otorga intensidad al tema, en el que aparecen guturales, la banda muestra toda su fuerza y potencia.
 
 
La siguiente pista, Polaris, es un tema inquietante, pero muy enérgico, donde se aprecian cambios de ritmos constantes, pudiendo ser uno de los más progresivos de este trabajo. El siguiente, Cenizas (Parte II), arranca con potencia y fuerza, la cual se mantiene hasta el último tercio de la pista, donde se vuelve mas melódica y suave, aunque con un gran trabajo de las cuerdas.
 
Continuamos con Inercia que tiene un punto más roquero, con un groove y una base rítmica potente, con muy buenos riffs de guitarras, las cuales suenan afiladas y magníficas, lo cual crean un tema muy potente, para mí, uno de los mejores del disco y que nos lleva hasta el siguiente tema, Discordia, donde destaca el buen trabajo de Diego Escobar, dándole energía y garra, donde el trabajo de la batería resalta. Llegamos a Caos cargado de growls desde el principio, tema veloz y con muchos cambios de ritmo y variaciones vocales mezclando los guturales con una segunda voz clara.
 
 
Silencio (Parte III) es el tema que da nombre al disco y que arranca con una melodía de guitarra acústica y piano, en una media balada que va aumentando de intensidad y fuerza a la vez que van incorporándose el reto de instrumentos. Reino del miedo es la siguiente canción, con unos coros que aportan oscuridad y donde las guitarras toman protagonismo, con unos riffs acelerados e hirientes, teniendo también el teclado su momento brillante, al igual que el resto de instrumentos.
 
Némesis es un tema en el que lo más destacable es que se entremezclan las voces guturales con las voces limpias y claras, llegando al final con Creador (Parte IV), el tema que cierra este disco y que comienza con un instante de paz y sosiego, para poco a poco con la fuerza de los instrumentos, los coros y algunas campanadas que acompañan la interpretación, unido a la letra, crear una atmósfera oscura y lúgubre que nos da un inquietante final. Es un magnífico tema para cerrar tanto el disco, como del final de la historia que se encuentra dividida en esas cuatro pistas. Edén, Cenizas, Silencio y Creador, que por sí mismo podrían formar un todo.
 
Ganas y garra en este álbum Silencio de PENUMBRA, con buenas dosis de energía, fuerza e intensidad, en un álbum donde se aprecian la faceta progresiva de la banda, junto a otras facetas más power y sinfónicas. Buen trabajo de los toledanos.
 
Track List:
Prólogo
Edén (Parte I)
Insania
Polaris
Cenizas (Parte II)
Inercia
Discordia
Caos
Silencio (Parte III)
Reino Del Miedo
Némesis
Creador (Parte IV)
 
Enlaces de interés:

Web Independiente de Apoyo al Rock & Metal