Especial festivales: hoy, THE SISTERS OF MERCY

04/06/2019

En nuestro repaso a alguno de nuestros grupos favoritos de los festivales veraniegos europeos es el turno de hablar de SISTERS OF MERCY, grupo que actuará entre otros en HELLFEST, DOCTOR MUSIC (el festival que nos pilla más a mano) o en el WACKEN OPEN AIR. Así pues, os hablaré de esta icónica banda de gothic rock que los más viejunos conocerán de sobra.

Fundados a principios de los ochenta en Leeds, Inglaterra, SISTERS OF MERCY (las hermanas de la caridad), tomaron su nombre de una canción de Leonard Cohen, jugando con el doble sentido del significado (las prostitutas y una orden de caridad religiosa) por su vocalista Andrew Eldritch, cuyo verdadero nombre es Andrew William Harvey Taylor, políglota cantante y compositor y desde hace mucho, único miembro original (si no incluimos el raro aliciente para un grupo de rock, de la caja de ritmos que usan, conocida como Doktor Avalanche, gestionada y programada por el mismo Andrew, y que se considera un miembro más).

Su voz profunda y grave fue una de las características principales, sumado al bajo poderoso de Craig Adams y a la guitarra de Gary Marx conformaron las señas de identidad de esta genuina banda.


Acabaron siendo los grandes abanderados de la segunda ola del gothic rock, cuyas bases fueron fundadas en los 70 por The Cure, y Siouxsie and the Banshees. Sus éxitos tardarían en llegar, sobre todo teniendo en cuenta que esta música, estaba relacionada con el mundillo marginal, aún hoy, del goth rock.

Su primer éxito importante fue la canción Alice:
 
 
Pero no fue hasta 1985 que sacaron su primer álbum completo, First And Last And Always, obra referencia del goth rock de los ochenta, donde brillan temas como Walk Away, aunque lo cierto es que para esa fecha, la banda estaba al borde de la disolución, por los constantes enfrentamientos entre sus miembros, cosa que ciertamente se convirtió en una constante mientras la banda ha permanecido activa.
 
 
Luego de este lanzamiento, tanto Wayne Hussey como Craig Adams, abandonan THE SISTERS OF MERCY para fundar otra banda referencial de este género, The Mission.


La reacción de Andrew fue reclutar a la bella y enigmática bajista Patricia Morrison, para reparar la fractura y trabajar en la nueva etapa de la banda, que se mostró idónea, lanzando un espectacular adelanto del siguiente álbum, el corte This Corrosion, que fue un éxito demoledor y dio una perspectiva prometedora a su futuro.
 
 
Así llegaba en 1987Floodland, un disco muy bien grabado y con un sonido característico mucho más refinado que en sus anteriores grabaciones, añadiendo coros e instrumentación más compleja pero con la misma esencia, empalagosamente tétrica, añadiendo grandilocuencia, épica y obscuridad sonora.
 
El disco está repleto de maravillas, como es también el corte Lucretia, my reflection.


Pero la estabilidad nunca formó parte de SISTERS OF MERCY, Morrison los abandonó antes del siguiente lanzamiento, y Andrew siguió contratando y despidiendo miembros, sacando nuevo álbum en esas condiciones que resentirían la calidad de Vision Thing, un disco que, siendo bueno, era un trabajo bastante inferior a los anteriores, y llegaría ya en 1990, teniendo la banda una fama inusitada en este género. Pero aparte de dicha fama, las cosas no volverían a encauzarse de manera satisfactoria, si bien es cierto que consiguieron efímeramente ventas y prestigio con la revisión del corte Temple Of Love donde la cantante israelí Ofra Haza, aportaría su voz en los coros y daría como resultado un tema brillante pero aislado, en un disco que poco aporte hizo a la banda
 
Este sería el último disco como tal, editando después del mismo, numerosos recopilatorios hasta que llegó un silencio sepulcral, sólo roto por algunas apariciones en conciertos y festivales, de los que fui testigo hace pocos años en Madrid. Yo había frecuentado mucho estos ambientes en Madrid y bailado sus temas hasta dislocarme, pues me encantan, por su originalidad de entonces y cómo  subieron en popularidad este estilo musical al gran público.
 
Recuerdo que cuando empezaron dicho concierto madrileño, tras años de silencio y sin actuaciones (el último concierto que teniamos conocido, fué en Venecia en el año 91, donde eran muy apreciados), el escenario era como Londres en invierno, pues una densa humareda no dejaba ver nada en absoluto, apenas una calva (la despoblada cabeza de Andrew) y gafas características estilo mosca, brillaban bajo la bruma y apenas se dejaban ver. Fue muy decepcionante, aún a sabiendas de que estaban viejos, que no sacaban disco y que seguramente estaban ahí por hacer caja. Tan simple fue el bolo, y tan poco se veía, que bien podría haber sido Andrew un doble y aquello que sonaba un playback, que ni el más experto melómano, habría podido descifrar… aquello fue un horror de directo sinceramente, y donde hubieron ganas de quitarme una espina por verlos, se convirtió en una decepción importante, y la espina en sí, quedó más profunda. Aún así nos lo intentamos pasar bien y así resultó, obviando el espectáculo, pues me lo imaginaba bastante más potente pero sólo destacó la poca presencia de Andrew que parecía camuflarse a drede entre la cálima artificial con olor a coco. Fuí con varios amigos y nos lo tomamos como una noche más de aquellas vividas bajo la música de SISTERS OF MERCY, con el fulgor de aquella calva que se asomaba a veces, recordándonos que bailábamos ante lo que quedaba de esta leyenda. No habló al público, cantó y marchó sin más.

De cualquier forma, Andrew fue muy famoso por comentarios insultantes a sus góticos fans, y desmarcándose de la escena que le vió crecer. En eso, quienes le conocíamos ya estábamos avisados.


Aún con todo, los he elegido porque su música es sobresaliente, obscura y muy pegadiza, además formó buena parte de las locas noches en los clubs góticos españoles, donde siempre ha habido un nutrido grupo de metaleros, atraídos por la música, las chicas o la fiesta en sí. Por eso estaré una vez más ante ellos, bien para confirmar lo que ya se, o para llevarme una grata sorpresa... correcto, no tenemos remedio.

De cualquier manera, si te gusta este género y no los has visto, y has leído hasta aquí, puede que te extrañe que te recomiende verlos, pero no es masoquismo, es que su música es realmente magistral.

Web Independiente de Apoyo al Rock & Metal