Un año más emprendemos el camino a una parada ineludible en la agenda metálica malagueña y también andaluza, como es el FESTIVAL CAMORROCK, que este año cumplía su octava edición. Poníamos rumbo a la pequeña localidad malagueña de Alameda y su parque del Camorrillo, un sitio idóneo para ubicar este festival, de fácil acceso, con zonas verdes para la acampada y no muy alejado del núcleo urbano.
 
 

De nuevo la cosa no pintaba del todo bien, pues ese día la competencia era muy fuerte con dos grandes festivales muy cercanos el mismo día: por un parte el Rainbow Fest en Granada y por otra el Metal Lorca Fest en Murcia. A los dos grandes carteles de ambos festivales tenemos que sumar también una fecha importante en la provincia malagueña, como es la noche de San Juan y las famosas moragas que se celebran ese día.

 
 
A primera hora la afluencia de gente nos preocupó un poco al no ser muy alta, pero por suerte eso fue cambiando poco a poco, con gente que llegaba de la zona de acampada, algunos rezagados y demás seres nocturnos que huyendo del sol se retrasaron a posta. Pero por fortuna consiguiendo otro éxito un año más. Y la verdad es que no nos sorprende ver la cantidad de gente que acude años tras años a la cita. Al final el CAMOROCK ha conseguido hacer lo que muchos grandes añoran: crear un público fiel, o más bien una familia alrededor del festival.
 
Con la barra funcionando a toda máquina, los puestos de merchandising y los stand de ropa preparados y los grupos realizando las últimas pruebas de sonido, ya solo faltaba dar el pistoletazo de salida a las actuaciones. Y no podía ser de otra manera, como ya es tradición que con el legendario capitán Jack Sparrow, o Jacobo Gorrión en su versión más española, un presentador de lujo, alma de ese toque ameno y festivo que rodea al festival.
 
 
 
Los primeros en salir a escena fueron SIERPE. La banda sevillana nos dieron una pequeña pista de por donde irían los tiros de su actuación durante su prueba de sonido, cuando se coló alguna conocida melodía de los grandes DREAM THEATER. Para el que no los conozca el sonido de la banda fluye entre el hard rock y el metal progresivo de bandas como DREAM THEATER o VANDEN PLAS.
 
Tuvieron la dura tarea de abrir el festival, con lo que conlleva ello, el sol todavía presente y un público no muy numeroso aún. Pese a ello supieron dar la talla y demostrar por qué estaban en el cartel del festival. Nos trajeron un setlist basado casi íntegramente en su último trabajo de estudio Echoes of Eternity, que nos dejó un buen sabor de boca tanto el compacto como aquí en directo.
 
 
Se notó el rodaje que ha tenido la banda, sonando muy compactos y bordando los temas sobre el escenario. Han tenido una notable mejoría en directo, gracias en parte a su vocalista Yon Barranco, que supo ser más comunicativo y conseguir una buena respuesta por parte del público. Quizá les faltó moverse un poco más al frente entre monitores, como pudimos ver en otras actuaciones, pues estos, sumados a la altura del escenario, quizás deslucieron un poco la actuación al mostrar a la banda un poco parapetada tras ellos.
 
Por lo demás nada que objetar. Desde los temas más progresivos como Memories o Why, hasta los más hardroqueros como Darkside nos complacieron, con tiempos bien marcados y riffs de guitarra bien ejecutados, donde Maese Muriel supo aportar el toque mágico de sus teclados, como el inconfundible sonido hammond, tan presente en Stormrider. Cabe destacar también la correcta versión de la famosa Eyes of the Stranger de QUEENSRYCHE que se marcaron.
 
 
Buen comienzo con una banda que ha sabido hacer los deberes y que poco a poco se va asentando sobre las tablas. Esperamos tener noticias pronto con material de estudio nuevo.
 
Setlist:
 
1. Bereshit (intro)
2. Memories
3. Why
4. Tales of the Sea
5. Darkside
6. Eyes of a Stranger 
(cover de Queensryche)
7. Stormrider
8. Break of Dawn
9. Last stand
10. Echoes of Eternity
 
Y les llegó el turno a los malvados. Los chicos de WICKED INC. son ya toda una corporación bien constituida como su nombre refleja y la verdad es que lo demostraron durante su actuación. El buen momento por el que pasan se vio reflejado sobre el escenario, algo que quedó palpable durante el directo y que supieron transmitir a todo el público.
 
Pese que a por temas de logística no pudieron realizar la prueba de sonido a su hora y tuvieron que realizarla de manera exprés antes de su actuación, el grupo no lo sufrió mucho salvo un poco en Wailing World, con la que abrieron, que no sonó tan bien como en otras ocasiones. A partir de aquí todo fue rodado con temazos como Ready To Fight, que da nombre a su EP, o el pequeño homenaje al gran DIO que es Devil´s Horns.

 
Quedó clara una de sus grandes influencias cuando nos sorprendieron con una buena versión del gran The Evil That Men Do de los MAIDEN. El despliegue de buen heavy metal siguió imparable, aderezado por algunos toques de trhash metal heredados de su anterior etapa como EXODIA, notable en la rápida y dura The Hunter. La veteranía del dúo de guitarras formado por Pablo y Rafa, así como de Víctor a las cuatro cuerdas, era evidente, dando un paso al frente y posando sobre los monitores, cosa que dio mucho juego y mas visibilidad al grupo.
 
La recta final fue apoteósica con el estreno de su último single Agony, perfecto para que los asistentes, bastante numerosos ya, se aprendieran el estribillo y participaran en los coros. Y no podía ser otra que la genial Time To Go con la que la banda marcara el tiempo para marcharse, con Marti luciéndose impecable a la voz y Tony reventando sin tregua la batería (entre otras cosas). Llegó la hora de la despedida, no sin antes hacerse un selfie con el multitudinario público.
 
 
 Setlist:
 
1. Wailing world
2. Ready to Fight 
3. Devil’s Horns 
4. The Evil That Men Do Maiden Cover
5. The Hunter 
6. Agony 
7. Time to Go
 
 
 
La legión infernal desembarcó en Alameda con toda su potencia, dispuesta a no hacer prisioneros. La experimentada banda liderada por su vocalista Jorge Berceo comenzó su acometida con 100 dardos, la misma canción que abre su último disco Alma de Fuego II, del cual también cayeron otras buenas canciones como Corazón de hielo o Ángel negro.
 
La formación esta en un gran momento de forma como pudimos comprobar, con Víctor De Andrés, que aparte de ser un showman mediático, es un profesional a las seis cuerdas siempre muy activo y efusivo sobre el escenario. Javi no se queda atrás, martilleando su doble bombo o cualquier cosa que tenga su alcance. Esto sumado al trabajo encubierto de Salva a las cuatro cuerdas y el ambiente creado por la magia de los teclados de Ernesto Arranz, la convierten en una máquina de crear buena música.

 
Poco a poco fueron desgranando un setlist bastante variado y completo, compuesto por clásicos como Ícaro, Mi alma es tempestad o La legión infernal, siempre bien presentados por un maestro de ceremonias de lujo como es Jorge Berceo, que con su simpatía terminó de cautivar a un público con ganas de ello. A cambio, este se volcó coreando grandes temas como La fiebre del oro o El sueño de un loco, en pleno apogeo del concierto.
 

Como buen frontman, Berceo supo aprovechar todos los recursos a su mano, y tiró de ingenio e improvisación cuando llamó a bordo a nuestro particular capitán pirata y presentador del festival Jack Sparrow, el cual lo dio todo sobre el escenario ondeando sin parar la bandera con las dos tibias y la calavera, cosa que terminó de incendiar al público. La banda afrontó la recta final para despedirse en medio de un ambiente festivo con otros dos temazos como son Unidos por el metal y La Tormenta, un colofón perfecto para una memorable actuación.

 
 
ZENOBIA vinieron, vieron y vencieron, agradando a sus fieles, y lo que es más importante, conquistando nuevas almas. Después del curso intensivo sobre ZENOBIA que nos impartió nuestra compañera Adriana, podemos asegurar que todos los temas nos sonaron y nos llenaron.

 
Setlist:
 
1. 100 dardos
2. Entre tinieblas
3. La fiebre del oro
4. Corazon de Hielo
5. Ícaro
6. La legión infernal
7. El sueño de un loco
8. Borraré tu nombre
9. Mi alma es tempestad
10. Ángel negro
11. Una de piratas
12. Lo llevo en la sangre
13. Unidos por el metal
14. La tormenta

Y les llegó el turno a los cabezas de cartel, en este caso los holandeses DELAIN. La banda de metal sinfónico que en su día fundase  el teclista Martijn Westerholt (ex-WHITIN TEMPTATION) ha crecido vertiginosamente a lo largo de los años convirtiéndose en un referente a nivel europeo. Tenían el honor de de ser cabezas de cartel de un festival por donde han pasado ya bandas de la talla de MASTERPLAN, ANGELUS APATRIDA o PRIMAL FEAR, así que la responsabilidad y el listón estaban muy altos. Pero la verdad es que no defraudaron a nadie.

 
Con la encantadora Charlotte Wessels al frente, la banda entró como es tradicional en los dos últimos años con Hand Of Gold encadenado con Go Away. El concierto estaba lanzado, o eso creíamos, pues  después de la primera interacción con el público, con algunas palabras en castellano por parte de Charlotte, la banda se disponía a empezar Suckerpunch cuando hubo un fallo inesperado y se cortó el sonido. Se lo tomaron a bien y mientras se solucionaba el problema, ni cortos ni perezosos se sentaron en el filo del escenario a esperar e interactuar con el público, para posteriormente acabar cediendo a la petición de los fans, bajándose al foso a saludar y fotografiarse con los congregados en primera fila.
 
 
Una vez restablecido el sonido, se reanudó sin mayor problema la velada. La banda está muy bien rodada, pero conserva ese punto de frescura y espontaneidad que le faltan a muchas otras. Martin Westerholt con sus teclados junto a Ruben Israel a la batería, ambos en sendas plataformas, se encontraban muy a gusto vigilando y dirigiendo las canciones desde la parte de atrás. Mientras tanto Charlotte junto con el alto y bonachón bajista Otto y la habilidosa guitarrista Merel, supieron llenar la escena, moviéndose y ofreciendo lo mejor de si, volcándose con el público del Camorock. 
 

Temas como The Hurricane, o Fight With Fire fueron excelentes, dejando al público encandilado, no solo por la simpatía que derrocha sobre las tablas su cantante, si no también por el gran momento vocal en el que se encuentra actualmente Charlotte. Consiguieron que grandes canciones como The Gathering sonaran igual o mejor que en sus compactos, ganando algunas incluso en potencia, algo más duras.

 
 

Pero ya estábamos en la recta final y no podían faltar otras como Mother Machine o We Are The Others, un tema clásico de los holandeses con el que sellaron el pacto establecido con los asistentes. Muy a nuestro pesar se acabo, dejándonos con muy buen sabor de boca y con ganas de más. La banda se despidió y devolvió todo el cariño recibido por el público. Sin duda de lo mejor que hemos visto sobre el escenario de este festival.

 
 
Setlist:
 
1. Hands of Gold
2. Go Away
3. Suckerpunch
4. The Glory and the Scum
5. Army of Dolls
6. Get the Devil Out of Me
7. The Hurricane
8. Danse Macabre
9. Fire with Fire
10. The Gathering
11. Not Enough
12. Mother Machine
13. Don’t Let Go
14. We Are the Others

 
Después de un cambió un poco más largo entraron en escena THE GREAT SOUTHERN – PANTERA EXPERIENCE, los encargados de cerrar la noche.  Rindieron homenaje a los grandes PANTERA, con un show íntegro basado en canciones de la gran banda de thrash americana. Desafortunadamente la actuación tuvo una connotación especial debido al repentino fallecimiento ese mismo día de uno de los últimos componentes del desaparecido grupo como es Vinnie Paul, convirtiéndose este también en un homenaje póstumo hacia su persona. 
 
No faltaron grandes canciones como I´m Broken, Walk o las legendarias Cowboys From Hell o Cemetery Gates entre otras, donde el grupo se entregó al máximo para compensar la desbandada de público tras los cabezas de cartel. Los que se quedaron pudieron disfrutar de pogos y circles pit, incluído su vocalista Jacob, el cual le cogió gusto a cantar en el foso y junto al público.

 
Con esa buena banda sonora de fondo, aprovechamos para charlar un poco con el público y algunos de los músicos participantes. Como Javi, Ernesto o Víctor de ZENOBIA, así como con los chicos de WICKED INC., muy ilusionados con su nuevo proyecto, con los que tuvimos la oportunidad de reírnos un poco. También pudimos hablar con Yon, el vocalista de SIERPE y discrepar sobre la pulcritud de su música. El pobre chaval se acabó disculpando por su rango de voz (muy amplio). No cambies hombre, lo estáis haciendo muy bien.

 
3:30 y el octavo CAMOROCK tocó a su fin. Una edición para enmarcar con grandes bandas, y una buena afluencia. Destacar un año más la organización, prueba que se puede hacer un festival gratis de grandes dimensione, y que no parezca una chapuza como otros (ya podrían aprender algunos «grandes» festivales).

  
PD: Este año Jack Sparrow acabo el festival en buen estado. ¡No es así cada año! Nos vemos el año que viene.