Por Javi Palm Mute
 

           

De nuevo en la carretera, esta vez camino a tierras Zaragozanas con la incógnita del cambio de sala de última hora. Estaba previsto que el concierto se desarrollaría en el Centro Cívico Delicias, pero todavía no sabemos el porqué del cambio a la Sala Bowie, una novedad para un servidor.
 
El cambio que encontramos es un garito a priori pequeño pero de los que te sientes a gusto nada más entrar, el escenario como dicen los maños, es «chiquitico». Se notaba en la cara de los que estaban dando los últimos toques al equipo la falta de espacio para su correcta colocación.
 
 

Para calentar el ambiente se preparan sin apenas tiempo para pruebas ALACRÁN, banda local que con gran esfuerzo siguen al pie del cañón. Esta vez la situación y por supuesto las buenas maneras de los anfitriones de la noche les da un punto más, seguro que el que antes lo sintió fue Roberto, el batera recién fichado por la banda metalera, en sus manos la flamante batería de MURO «creo que por completo» y lo digo así porque más adelante volveré a ello.

 

Tanto a Christian Oliva “Mr.GoldKiss”,  el guitarra, como a Diego La fuente ,“Petroski” al bajo, se les hace el primer tema Ruidera un poco cuesta arriba, fuera de sitio, por decirlo de alguna manera, más que todo por el manejo del equipo, pero se hacen rápido con las riendas y es entonces cuando comienza el espectáculo.

Se les ve con ganas y bastante compenetrados, utilizando el poco espacio del escenario al cien por cien.  Dando el todo a sus fieles seguidores y eso en un escenario siempre da buenos resultados.
 
Con el rugir de Trampa letal, una de sus primeras composiciones los fans de la banda salen de entre las birras cerca de la barra llenando el poco espacio libre cerca de los entregados ALACRAN.
 

Su vocalista, Sergio Lasmarías “Cachorro” lleva perfecto el tiempo del concierto contando con la complicidad de Christian que resuelve correctamente todas las dificultades a las que se enfrentó.
Como ellos me cuentan, «en nuestros conciertos no pueden faltar un par de versiones de grupos nacionales» y en esta ocasión le toca a ANTÍDOTO,  formación asturiana de heavy metal con el tema Corre. Halcones, Si por ellos Fuera, Síndrome, Kamikaze… uno tras otro caen los trallazos de auténtico heavy metal ochentero que va a toda velocidad porque el amigo “RK” a los palos dejó los logos pegados en los bombos de MURO temblando.
 

Salgo a la calle a coger algo de aliento para lo que se avecina, ya que el calor en el garito es ya infernal.
El técnico me da el aviso de que la cosa está ya. Así es, las diez y media de la noche y suena la intro que acompañada de una pequeña explosión de papelajos y confetis que da la salida a MURO.
 

No voy a daros la chapa porque es el mismo repertorio como quien dice de hace 4 días en el XVI Algarrobo Rock de Málaga, donde hicimos también crónica, y sería repetirme en lo musical.
Sí que hay que agradecer a todos los que componen la tropa de MURO el esfuerzo y voluntad que pusieron para que los fans Zaragozanos no se quedaran sin ver el grupo más duro, incluyendo cinco temas con la caja reparada (supongo «RK» la dejó ya fina) con la mítica y algunas veces no duradera cinta americana que no aguantó más que un tema. Otra vez tuvieron que volver a repararla frenando un poco el bolo pero el personal animaba al grito de «vuelve a destrozarla, máquina» mientras El Largo amenizaba con un improvisado solo al son de «Este muro no se cae«.
 
Qué ganas de escuchar el nuevo disco, una muestra fue el tema Embrujada aunque sí que es verdad que no les sonó muy redondo.

Me ha vuelto a sorprender la fuerza de Rosa en el escenario, tanto con su voz como liderando la banda  y además el buen saber estar dentro y fuera del escenario. Mucha mierda MURO; sin duda la banda más «DURA».