29/9/2016 Sala Barracudas. Madrid

 
 
Aunque la verdad es que no me gusta el black metal un amigo me pidió que le acompañara a ir a ver a esta banda rusa que hace una mezcla entre dicho estilo y folk (lo que podríamos llamar “pagan metal”) y decidí aceptar cuando vi que en directo hacían un espectáculo “místico-erótico” que me llamaba la atención y escuché temas suyos que no eran del todo black metal sino que estaban más cercanos al metal industrial y el rock gótico.

 
SATARIAL es un grupo muy conocido dentro del underground ruso debido a que llevan más de 20 años en activo y son los pioneros del pagan metal en su país y también gracias a sus espectáculos. A pesar de eso y de que era la primera vez que tocaban en España el público que había en la sala, que ya de por sí es pequeña, no llegaba a las 30 personas, supongo que por ser jueves y sobre todo porque es una banda prácticamente desconocida en nuestro país, incluso dentro de los aficionados al black y el pagan metal.
 

Antes incluso de empezar el concierto me llevé la primera sorpresa cuando vi que ya no cuentan con un bajista y en su lugar llevan a un músico que toca (y muy bien) el violonchelo eléctrico, lo que les da un sonido muy peculiar. La segunda sorpresa fue que su música era diferente a lo que yo había escuchado ya que el concierto se basó principalmente en su último disco, titulado «Blessed Brigit» (aunque sus letras son en ruso) y de reciente aparición, que tocaron entero y en el que han vuelto a sus inicios haciendo pagan metal puro y duro, sin influencias de otros géneros.

 
En cuanto a la parte musical reconozco que el concierto estuvo muy bien a pesar de que el estilo que hacen no es precisamente lo mío. Tanto su nuevo miembro como los dos originales, el cantante y guitarrista Lord Seth y la batería, teclista y cantante Angel Bust demostraron su calidad técnica y experiencia y en general el sonido estuvo bastante bien teniendo en cuenta el pequeño tamaño de la sala, aunque para mi gusto la batería estaba demasiado alta para las dimensiones de la sala.
 
Y en cuanto al espectáculo fue lo que más me gustó, me pareció curioso y me recordó al que hacían las tristemente desaparecidas ROCKBITCH. Normalmente cuentan con tres chicas que lo hacen pero cuando salen de gira fuera de Rusia sólo llevan a una de ellas, que se hace llamar Lolita y que además de bailar sensualmente (y estupendamente), hacer coros y tocar la pandereta y un enorme cuerno, representaba rituales paganos (y también uno de vudú), incluso con algún efecto especial y se quedaba en topless. En el momento cumbre del espectáculo se bajó del escenario (debido a sus pequeñas dimensiones) y después de un baile se tumbó boca arriba con las piernas hacia arriba y abiertas, con lo que al llevar sólo un taparrabos enseñó absolutamente todo y, acto seguido, Angel Bust bajó con un consolador bastante grande, le introdujo una parte en la vagina y encendió una bengala que el consolador llevaba en el extremo superior, dejándonos a todos los asistentes “ojipláticos”.
 
En resumen, un muy buen concierto de pagan metal y a la vez un espectáculo cuanto menos peculiar que recomiendo a todos los amantes de dicho estilo musical que tengáis la oportunidad de verlos durante su gira española.