Es innegable que la «nueva ola de thrash metal» nos está dando tanto buenos como malos momentos. Este resurgimiento del movimiento thrash, iniciado en la década del 2000, nos ha dado grandes bandas como Evile, Warbringer, Suicidal Angels o Violator (Crisix o Angelus Apatrida en España), por poner unos pocos ejemplos. Pero también hemos tenido muchas decepciones y discos flojos, como les ha pasado a bandas como Gama Bomb o Municipal Waste que se han ido desinflando progresivamente, tras un inicio de carrera demoledor.

 

En el caso de hoy, ponemos en el punto de mira a HAVOK y su nueva obra, V, lanzada el pasado 1 de mayo a través de la discográfica Century Media Records. Los americanos hoy día podríamos decir que están en lo más alto del thrash metal contemporáneo. Y aunque su discografía ha sido un tanto irregular, parece que finalmente han conseguido posicionarse con este nuevo CD como una de las bandas más prometedoras del estilo.

 

Tras un poco decepcionante Conformicide (2017), HAVOK ha editado uno de los mejores álbumes de thrash metal de este extraño 2020. V es una obra que bebe irremediablemente del thrash metal americano más clásico, con claras influencias de Metallica, Megadeth u Overkill entre otros. Pero también es verdad que HAVOK han conseguido un sonido bastante carismático y propio. Formados en 2004, su mejor álbum hasta la fecha era, sin ningún tipo de duda, ese Time Is Up de 2011, un álbum implacable de thrash metal con una producción estratosférica.

 

Pero eso ha cambiado. Y hoy puedo afirmar que, para mí, V, es su mejor álbum. Los thrashers de Denver (Colorado) han horneado lentamente un disco variado, completo, orgánico y maduro. Comenzando por la alucinante portada, de corte pictórico surrealista, obra de Eliran Kantor (artista que trabaja con bandas como Testament o Hatebreed), el disco ha sido grabado, mezclado y masterizado por Mark Lewis (conocido por trabajar con gente como Cannibal Corpse o The Black Dahlia Murder).

 

 

Sí, esto es thrash metal implacable, pero con personalidad y complejidad técnica. Aunque la banda tenga poco recorrido, ya podemos hacernos una idea de la evolución y por dónde ha querido seguir caminando su vocalista y guitarrista David Sánchez, único miembro que queda original desde su formación. Sin duda, uno de los aspectos más remarcables del disco es el trabajo de su nuevo bajista, Brandon Bruce, todo un desconocido que se ha convertido instantáneamente en uno de los bajistas de thrash metal actuales con más pegada y personalidad. Su trabajo es demoledor, hay líneas de bajo realmente inspiradas y originales, y el sonido metálico y percutivo de su instrumento es totalmente reconocible, trayéndonos a la mente al gran Verni de Overkill.

 

La lírica y temática del disco gira en torno a la política, la crítica social, la distopía y la conspiración. Temáticas bastante manidas en el thrash pero que nunca pasan de moda o se hacen cansinas. Y es que el thrash metal, por norma general, siempre ha tenido en sus letras estas temáticas, que le van como anillo al dedo. La producción es demoledora y tanto base rítmica como el trabajo de las guitarras es alucinante, con cierto virtuosismo que incluso nos llega a parecer thrash progresivo en algunos momentos.

 

Respecto a canciones destacadas, me quedo con Cosmetic Surgery, uno de los temas con más pegada y violentos del trabajo. Por el nombre ya podéis haceros una idea de lo que habla. Luego tenemos temas más orientados al thrash metal clásico, como Fear Campaign, con ese deje a lo Megadeth tan reconocible o Post-Truth Era, que podría ser perfectamente un tema contenido en …And Justice For All de Metallica.

 

HAVOK ha conseguido editar un álbum redondo, sin fisuras, maduro, variado, técnico y pegadizo a partes iguales. Con 45 minutos de duración, repartidos en 11 temas, volverás a darle al play tras la primera escucha, sin duda. Un disco que engancha desde el minuto 1 y que, pese a su complejidad, su escucha es dinámica y muy amena. Sánchez a la voz ha mejorado respecto a su anterior trabajo, con unas letras más trabajadas y profundas. Las guitarras siguen sonando afiladas y asesinas, pero con bonitas armonías y partes melódicas que van progresando dentro del mismo tema. Una delicia. Lo mejor que ha hecho HAVOK hasta la fecha. 9/10

 

Tracklist

1. Post-Truth Era
2. Fear Campaign
3. Betrayed by Technology
4. Ritual of the Mind
5. Interface with the Infinite
6. Dab Tsog
7. Phantom Force
8. Cosmetic Surgery
9. Panpsychism
10. Merchants of Death
11. Don’t Do It

 

Enlaces de interés

Facebook | Homepage | Instagram | ReverbNation | SoundCloud | Spotify | Twitter | YouTube

Autores:

Redactor y fotógrafo

Rubén Montejo