Fue una noche gélida en la capital nazarí. Granada se preparó para la última incursión andaluza de TARQUE y la Asociación del Riff dentro de su imponente gira. Su tour en apoyo de Tarque, el primer embate del músico murciano en solitario está acabando. Y eso, no me lo podía perder. Ya he tenido la oportunidad de presenciar varios conciertos de la gira de TARQUE y he de decir que tanto Carlos como el resto de la banda está en estado de gracia. Agradecer también a Cultura Rock por facilitarnos nuestro trabajo.

 

 
 
 
 
 
Eran las 22:15 cuando entré en la Sala El Tren, que llevaba ya con sus puertas abiertas un buen rato. La hora marcada para el inicio del show se retrasó unos 15 minutos hasta que a las 22:45 saltaron al escenario los músicos que componen esta épica «Asociación Del Riff». La denominación no podría ser más acertada. Aquella noche Granada era un hervidero musical. Varios eventos en las grandes salas de la ciudad se dieron cita la misma noche, pero eso no fue impedimento para que La Tren presentara un muy buen aspecto, con media sala o algo más llena de ávidos devoradores de rock and roll.
 
 
 
 
 
Carlos Raya comenzó a rasgar las cuerdas de su preciosa guitarra para crear una intro psicotrópica y dar paso a Ahora y en la hora, el primer single de su álbum debut, Tarque. El resto de la asociación la conforman Coki Giménez a los tambores y «Chapo» González al bajo. El sonido era perfecto. Desde el segundo cero. Cristalino y potente, haciendo vibrar los muros de La Tren durante más de hora y media. La banda mostró su poderío técnico y actitud rock desmedida. Un show enérgico y eléctrico que solo se vio «empañado» en un lance de Hearbreaker, donde Tarque tuvo un problemilla con su petaca, de la que se deshizo rápidamente. Tras esto, Carlos presentaba a la banda para proseguir con Bailo, tema que abre su disco debut y que se ha convertido en uno de sus himnos y señas de identidad. La gente gozaba y bailaba. Yo también bailé, para qué negarlo.

 

 
El show se deslizaba con gran ritmo y sin apenas pausa a través de una gran adaptación de Evil, tema del bluesman Willie Dixon, grabado en 1954. Eso sí, diría que en este caso, Tarque se ha fijado más en la versión que hicieron Cactus en su álbum Restrictions del 71, mucho más hardrockera y con más punch. Tras esto llegaba después uno de los momentos calmados y emotivos de la noche, con la interpretación de Cactus en el corazón. Uno de los mejores temas del álbum, dedicado a toda esa gente que tiene que huir de sus hogares por una violenta e implacable guerra. Pelos de punta. No podía faltar en su setlist otra de las versiones que viene realizando en la gira, la de Come Together de The Beatles. Adaptada maravillosamente, me atrevería a decir que mejora a la original, dándole un aspecto más sombrío y rockero. Una delicia, la verdad.

 

 
 
Raya es sin duda, uno de los mejores guitarristas rock patrios. Depurada técnica y feeling a partes iguales, con un sonido increíble. La fuerte pegada de Coki unida al perfecto sonido que el técnico consiguió, golpeaba el pecho sin descanso. Una gozada de sonidos graves, con las líneas rítmicas de Chapo, que estuvo sonriente aunque tal vez menos activo físicamente que en otras ocasiones. La forma de la banda, en general, es estupenda. Transmiten energía. A sus 50 años, podría afirmar sin temor a equivocarme que Carlos Tarque está en su mejor momento de forma y es el mejor vocalista de rock en español. Un puro rabo de lagarto que no para de moverse e interactuar con el público con una voz portentosa. En un par de ocasiones, hizo algún gesto al técnico de escenario para ajustar la voz. Quitando ese par de momentos, estuvo a gusto encima de las tablas, lanzándose incluso al público para cantar con sus fans Calle sin luz, uno de los temas de M-Clan incluídos en el setlist.

 

 

Cuando Tarque le toca el wah-wah a Raya, sabemos que hay complicidad y sinergia entre ambos músicos. Momentazo que me resultó curioso y bonito. Un gesto que demuestra que la «Asociación del Riff» está bien engrasada y funcionando al 100%. Se acercaba la recta final del show y con Electroshock, TARQUE y los suyos se retiran a camerinos brevemente para volver y agradecer a Granada y todo el público haber asistido. Yo por dentro pensé «Gracias a vosotros por este concierto». Fue otro tema de M-Clan, Noche de aullidos, uno de los dos bises. Gran pieza que me hizo vibrar y emocionarme, ya que es uno de mis favoritos del grupo. Para terminar, Donde nace el rock and roll. Porque sí. Es donde está Tarque donde empieza el rock and roll. Acaba el show y se me queda una sonrisa de bobalicón. Qué grandes sois. Espero nos veamos de nuevo en otro bolo.

 

Algunas fotografías más:

Autores:

Redactor y fotógrafo

Rubén Montejo

Autores:

Redactor y fotógrafo

José Emilio Paqué