El pasado sábado 17 de octubre volvieron los conciertos de rock a Jaén a «gran escala», la que nos permite las nuevas medidas de la COVID-19. El Auditorio de la Alameda hizo sold out con unas 300 personas aproximadamente para recibir a los sevillanos reyes de la kinkidelia, DERBY MOTORETA’S BURRITO KACHIMBA, que visitaban por primera vez la capital jiennense.

 

Y es que estos conciertos aún se hacen extraños, donde la gente baila sentada en su propio habitáculo, canta y respira a través de la mascarilla y la interacción con la banda queda restringida a vítores y aplausos, que por cierto fueron muy sonados esa noche, pues había muchas ganas de recibir a este grupo que a través de su trabajo personal, de ensayos y kilómetros y kilómetros de carretera se están abriendo hueco en el panorama nacional y ocupando un lugar más que merecido, donde la originalidad bebe del sur con un toque muy setentero, haciendo bailar hasta los muertos, aunque se nota esa distancia de seguridad, que ojalá se disuelva pronto.

 

 

Los sevillanos venían a presentar el adelanto de su nuevo trabajo, El valle, que esperemos no tarde mucho en llegar y durante una hora y cuarto completaron su setlist al completo, en el que incluyeron su álbum integro y su EP Nana del viejo mundo, además de la canción que interpretaron junto a Kiko Veneno, Alas del mar. Una hora y media después de la apertura de puertas, se apagaron las luces y se escucharon las recomendaciones que había que mantener durante el directo por megafonía cuando la noche y algo de frío se dejaban caer sobre el público.

 

El sonido estuvo a la altura de la ocasión y tanto desde la primera fila en la que me encontraba, hasta la parte alta del reciento se escuchaba con potencia y nitidez, los compases de su introducción KBMD daban el pistoletazo de salida mientras los integrantes iban entrando al escenario y saludando a los presentes. Esto comenzaba. El combo The New Gizz y Grecas, comenzaba a sonar con energía y es que son dos temazos perfectos para abrir la noche, en los que se podía ver a la gente bailar en sus sillas y al grupo entrar en calor, con esos toques de teclados y psicodelia a manos de Machete Carrasco y la voz de Dandy Piranha que suena espectacular, además de darle esos toquecitos a determinadas partes, transformando el directo con sus bailes y emociones en una simbiosis mágica.

 

 

Incluso esta vez puso una nota de humor con la que sonrió a sus compañeros al entrar un tiempo antes en un tema, sonriendo y volviendo a entrar bien. El paso a las nuevas composiciones llegaba y ponían con Viejo mundo ese toque andaluz tan visceral, bajándose a las cajas de graves al final de la canción, para sentir al publico más cerca y terminar con solo voz una canción espectacular para ahondar en El valle, un tema donde las raíces indias las funde con una oscuridad central, de dolor, donde los riffs de Gringo y Bacca nos machacan y esos cambios y entradas a contratiempo la realizan a la perfección; todo un temazo.

 

Samarkanda comenzaba su fusión oriental, un corte que en directo funciona a la perfección con sus cambios de tempos y ritmos, desde el enérgico comienzo, la parte central muy atmosférica y la aceleración final que contrasta con Alas del mar y su toque blusero andalusí, así como uno de mis cortes preferidos Aliento de dragón que aceleraba a los asistentes para que descargasen adrenalina (que ganas de asistir a un concierto que podamos saltar y bailar con el resto del público) e iniciar una parte intimista y mágica donde el silencio del auditorio centraba toda la atención en la dupla sobre el escenario y sus interpretaciones de Somnium Igni Pt1., con ese toque de gramófono inicial hasta explotar en una naturalidad que Dandy le otorga a un flamenco electrificado, teniendo su principal homenaje a un grande Camarón con, Nana del caballo grande, con una segunda parte simplemente espectacular donde DMBK lo dan todo, aportándole ese toque emocional que transmite a su público. El frío iba haciendo mella en la noche que tenía que llegar a su final, pero no sin antes interpretar La piedra de Sharon y su despedida grande con El salto del gitano, uno de los singles que le lanzó a la fama.

 

 

DERBY MOTORETA’S BURRITO KACHIMBA dio un gran concierto en su primera visita a Jaén, pero se notaba en el ambiente que a la banda le faltaba el calor humano de la gente y la cercanía del público, aunque el directo de estos chicos es espectacular, tanto musical como vocalmente. La banda agradeció a todos los asistentes que llenaran el auditorio porque de la cultura y de la música come mucha gente y es un orgullo seguir llenando lugares para realizar estos eventos en tiempos tan difíciles.

 

 

Setlist
KBMD
The New Gizz
Grecas
Viejo mundo
El valle
Samarkanda
Alas de mar
Aliento de dragón
Somnium Igni Pt1.
Nana del caballo grande
La piedra de Sharon
El salto del gitano

Autores:

Redactor

Juan Ángel Martos

Autores:

Redactor y fotógrafo

Rubén Montejo